18 abril, 2024
Cada vez que Mertens visita Sevilla, nunca defrauda. En esta ocasión fue mucho más allá, y visiblemente emocionado por el cariño del público, nos regaló un recital realmente inolvidable.

Auditorio del Espacio Box, 3 de junio de 2016

Fotografías cedidas por la organización

Cada vez que Mertens visita Sevilla, nunca defrauda. En esta ocasión fue mucho más allá, y visiblemente emocionado por el cariño del público, nos regaló un recital realmente inolvidable.

Era el tercer y último concierto del ciclo Avantclass organizado por el Espacio BOX. Tras Michael Nyman y Sarah Neufeld, el minimalista belga sería el encargado de ponerle el broche de oro a esta propuesta única. ¡Y de qué manera!

Venía a presentarnos su último trabajo discográfico: “What are we, locks, to do?”. Un disco muy personal donde sigue evolucionando aún más su particular estilo donde el piano y su propia voz son los únicos protagonistas. Y donde la letra de las canciones es lo de menos, buscando el efecto fonético y musical tras las palabras inventadas de su lenguaje único.

El auditorio, con un lleno casi completo, recibió impaciente a Mertens, que sin más preámbulos arrancó con el primer tema del disco: “Loosening the ropes”. Capturando a la audiencia desde el minuto uno. Poco a poco fue desgranando el álbum completo (y en el mismo orden); una colección de delicadas e inspiradas piezas, llenas de matices y con un estilo muy libre, diluyendo en lo posible ese encorsetado estilo minimalista del que procede, convirtiéndolo en un sonido mas lírico y menos mecánico.

Algunas de estas nuevas creaciones son auténticas joyas, poseedoras desde su concepción de una sensibilidad y personalidad que nunca dejan indiferente, como en el caso de “Oxyrhynchus”, que podría pasar perfectamente por una balada pop del futuro. “But the archer himself feeling the arrow’s point from another bow” es uno de esos ejemplos de tema redondo, perfecto, nuevo y nostálgico a la vez, y que incluye todos los ingredientes principales del definido estilo inconfundible del belga.

La fuerza y empaque de “Burned on non fruit-bearing wood” fue uno de los puntos álgidos de la velada. Una suerte de hipnótica tormenta creativa en forma de sinuosa y tenebrosa pieza realmente inspirada que nos dejó a todos en vilo y boquiabiertos.

Fotografía por Nieves Leonor Sariego

A pesar de tratarse de canciones sin letra reconocible, cada tema cuenta una historia, poseyendo cada uno de ellos un desarrollo y encanto que atrapa desde el principio, y del que es difícil escapar o quedar impasible.

La novedad en esta ocasión de incorporar una colorida iluminación en el escenario fue todo un acierto. Un vistoso añadido que iba cambiando de vez en cuando, aportando un toque casi mágico al envolvente viaje musical en el que nos encontrábamos embarcados.

Muchos de los allí congregados echaron de menos algunas piezas icónicas y grandes éxitos en el programa, pero como suele ser habitual, al finalizar el repaso del disco y abandonar el escenario, la entusiasta audiencia arrastró a Wim Mertens de nuevo al piano en varias ocasiones, regalándonos algunas de las mejores interpretaciones de la noche. El público aplaudía a rabiar, y Mertens, visiblemente emocionado y contagiado por el calor que recibía constantemente del respetable, no pudo sino seguir tocando – ahora sí – algunos de sus hits más memorables, como “No Testament”, “Humility” o “Struggle for Pleasure”, que fueron recibidos con auténtica admiración.

Fuimos testigos de un recital único e irrepetible, donde la emoción y el fervor traspasó la ficticia barrera que se interpone entre el patio de butacas y el artista; cuando los vítores y los aplausos dan alas que derrochan cariño, llegando a tocar muy hondo a esa persona que se encuentra en el escenario. Algo en lo que seguramente coincida todo el que que tuvo la suerte de presenciar este momento.

Wim Mertens sigue siendo uno de los grandes. Pero no por crear melodías repetitivas o pegadizas, sino por haberse convertido en un auténtico artífice de embriagadores y apasionados paisajes que nos siguen encandilando. Ya estamos deseando que vuelva.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.