16 julio, 2024
Volvimos al Auditorio del recién inaugurado Espacio BOX para disfrutar de una actuación nada convencional: Sarah Neufeld (ex Arcade Fire)

Auditorio del Espacio Box, 11 de mayo de 2016

Fotografías por Lorena Lucenilla

Volvimos al Auditorio del recién inaugurado Espacio BOX para disfrutar de una actuación nada convencional. Sarah Neufeld (ex Arcade Fire) al violín acompañada de la percusión y los bajos de Stephan Schneider.

Se trataba del segundo concierto del ciclo Avantclass organizado por Espacio BOX, que se inició con Michael Nyman el pasado 6 de mayo, y que culminará con la visita del prolífico Wim Mertens el 3 de junio. A priori, Sarah Neufeld es mucho menos conocida que estos dos longevos monstruos de la música minimalista. Ha pasado por formaciones como Arcade Fire y Bell Orchestre, atreviéndose a lanzarse en solitario hace poco. Tres sólidos álbumes de estudio la respaldan: “Hero Brother” (2013), “Never Were the Way She Was” (2015) y “The Ridge” (2016), cuyo tour internacional de presentación la trajo hasta Sevilla.

Armada con su violín, arrancó con el hipnótico “From Our Animal” a modo de introducción, que no era sino la calma que precede a la tormenta. Sarah sabe exprimir su instrumento, que domina como una extensión de su cuerpo para extraer secuencias orgánicas y motivos melódicos que se repiten constantemente, creando paisajes inusuales y con miles de matices. Con ayuda de la reverb, la canadiense nos transportó a otro mundo; acústico y sintético a la vez.

Hizo su aparición Stephan Schneider, componente de Bell Orchestre, que a los mandos de las baterías y el bajo electrónico, añadió dinamismo y energía a los siguientes temas, mejorando algunas veces las versiones de las grabaciones, como en el caso de “Hero Brother”; uno de esos temas que resumen el sonido y el estilo de un artista en una sola canción.

Temas rítmicos y de estructuras repetitivas e hipnóticas como “A Long Awaited Star” se alternaban con piezas más ambient y etéreas, como la hechizante “They All Came Down”, que Sarah acompañaba con su etérea voz flotante, y que bien podría servir de banda sonora a las imágenes de un desértico planeta o a una travesía por un infinito paisaje nevado.

Música llena de contrastes, colorida, evocadora, intensa y directa. Heredera de tendencias minimalistas, pero sin olvidar nunca el aspecto lírico. La música de Sarah Neufeld busca constantemente la melodía entre las insistentes células reiterativas sin fin – una de las características de su estilo – que ha sabido moldear en apenas tres trabajos discográficos.

Tras terminar el concierto, el escaso pero fiel público la hizo salir hasta en dos ocasiones más, regalándonos como colofón una delicia de pieza “muy antigua” según ella misma, donde se mezclaban el folk irlandés, el chill-out y la new-age en un solo tema. Prueba indiscutible de que – afortunadamente – en casos como el de Sarah Neufeld, a veces es imposible colgar etiquetas.

>

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.