Los Aslándticos – más “Vivos” que nunca

El 29 de Mayo presentarán en la Sala Malandar su nuevo trabajo Vivos en formato acústico. Y, por supuesto, nosotros no queríamos dejar pasar esta oportunidad para saber un poquito más acerca del disco y ya que estábamos de ellos.

Ochopistas: ¿En qué momento se encuentran los Aslándticos?

Bueno: Nos encontramos en plena promoción, con un disco recién nacido,  y envueltos por la emoción que nos aporta este nuevo trabajo, en el que hemos puesto plena ilusión y pleno empeño en sembrar otra de las partes importantes del disco que nos está permitiendo ver cómo van cayendo los primeros frutos de cara a la primavera y festivales… Ahora mismo, como grupo, estamos empezando a presentar el disco en directo.

¿Entendéis la evolución como un proceso que os ha permitido mejorar  o consideráis que los años os han situado en un extremo radicalmente distinto del que partísteis?

B: Bajo ningún concepto hemos sufrido una evolución que nos haya situado en un extremo opuesto a lo que ha venido siendo nuestra música y el mensaje que transmitimos con ella.  Comenzamos con una idea y con una filosofía cercana a decir cosas amablemente y de una forma que pudiera gustar al que las escuchase, lo que nos ha permitido ver qué sí y qué no ha funcionado dentro de nuestro estilo. En ese sentido, hemos sido testigos de cómo ha crecido nuestro público. Nuestro objetivo es seguir captando, llegar a oídos nuevos, es ahí donde creemos que radica el quid de la evolución en un grupo: en seguir siendo tú y, al mismo tiempo, no rechazar la idea de expandir tu música a nuevos oyentes. Queremos seguir abriendo puertas.

Alberto: Se trata de ampliar el lenguaje de la banda, que durante años ha evolucionado al asimilar nueva música, cosa que te abre el abanico a la hora de llegar a nuevas personas, pero siempre permaneciendo fieles a nuestro estilo con el fin de hacer llegar el mensaje de forma clara, sencilla y directa. No se han dado cambios radicales. No. Más bien hemos ido cogiendo un poco de aquí y otro de allí e incorporándolo al lenguaje que ya nos caracterizaba.

¿Cómo fue el paso de imaginaros encima de un escenario a estar encima de uno a tiempo real?

B: Supimos que queríamos dedicarnos a la música cuando vimos la reacción del público en nuestro primer concierto. Más bien nunca nos hemos bajado del escenario. Hacemos discos para tener una nueva tarjeta de presentación y para tener nuevas cosas que decir en activo, pero no ha existido un cambio entre cómo lo imaginábamos y cómo vivimos hoy el sueño, porque siempre ha sido una continuación, que comenzó hace ya más de diez años. A día de hoy se nos siguen poniendo los vellos de punta cada vez que subimos a un escenario. El cambio no ha sido tal. Seguimos sintiendo lo mismo por la música.

A: Al contrario, ahora te emocionas echando la vista atrás y viendo lo que has hecho en todo este tiempo (y que quizás no eres consciente) a través de vídeos en Youtube, por ejemplo. Y dices: hostia, el Etnosur, hace ocho o nueve años, con miles de personas… Vídeos que te sirven para ver lo que hacías, el repertorio que llevaba el grupo por entonces… Aunque muchas veces, al mirar atrás, te da un poco la risa (risas)…

¿Cómo no definiríais nunca vuestra música?

Jorge: Pesimista. El pesimismo es lo contrario a lo que hacemos, por completo.

B: A nosotros mismos nos cuesta un poco de trabajo (y la verdad es que tampoco nos gusta) definir nuestra música. Creemos que el hecho de definir de forma cerrada tu estilo termina limitándote en cierto modo. Guiados por nuestra pasión, intentamos que quede lo mejor posible y que la gente, cuando reciba nuestra música (ya si quiere) que le ponga la etiqueta que mejor le parezca o considere.

¿Cuál de vuestros trabajos ha aportado (quizás) mayor satisfacción a vuestra carrera musical?

A: Todos han sido diferentes de alguna manera. El primero es el que te coloca un poco en el mercado y te da a conocer. Con él, te das cuenta del coche que pasa por tu lado con tu música a todo volumen (y lo flipas), vives la primera vez que apareces en televisión… Hablo de todas esas sensaciones nuevas que tienes con tu primer disco. Pero fue muy importante el segundo, ya que supuso un punto de consolidación de la banda en un momento importante y bastante significativo. Que Mi Primer Día se haya convertido casi en el himno de la banda nos ha marcado.

B: Cada disco viene a cubrir un objetivo distinto. Naces, te consolidas, te reafirmas y ahora, con este último (y con su portada metafórica), das a entender que es mucho el camino recorrido, pero que tienes aun mucho camino por delante. Que estamos muy vivos y con ganas suficientes de demostrarlo y decírselo a la gente.

J: Ocurre como con los niños. Tienes cuatro, y al cuarto no le quieres menos, ¿verdad?. Lo que pasa es que no te emocionarán las primeras veces del cuarto después de haberlas visto en los tres anteriores… Dicho esto, me voy… (risas)

Con una palabra, ¿cómo definiríais a vuestro público?

J: ¿Os imagináis que ahora diga?: pesimista (más risas)

La opinión de Nuria no coincide con la de los chicos:

A: Iba a definir a nuestro público, precisamente, más bien al contrario. Un público heterogéneo, porque te puedes encontrar familias, niños, gente mayor, gente de nuestra edad (que no se dice), más jóvenes, adolescente…

B: Está guay, todo eso al proyecto le da realismo. Si sólo vieras a chavalas (imagínate) entre el público, indicaría que no está ocurriendo lo que buscamos, que el proyecto sea real. Buscamos que haya diversidad en la medida en que queremos ampliar nuestro mensaje para que llegue a todo tipo de públicos. Siempre decimos que todo el que tenga ganas de escuchar música en positivo, es nuestro público.

Volviendo a la actualidad, habladnos de Vivos

A: La línea de Vivos continúa con la que caracterizó a Lo Bueno, ya que ha servido, además, para afianzar nuestro estilo y nuestra forma de decir las cosas. Seguimos haciendo canciones directas y positivas. Hablamos en él de cosas importante de modo amable, mientras la gente baila. Fue súper fresco, la producción y la parte de composición ocupó tres o cuatro meses solamente. A diferencia de Lo Bueno, que fue un trabajo con una producción más pesada, éste ha sido más ligerito.

B: La experiencia de todos estos años nos ha ayudado en cuanto a componer canciones. Con Vivos ya teníamos la idea de lo que queríamos hacer bastante clara. Muy trabajada. Buscábamos una historia, sí, pero con un punto que hiciera del resultado final algo más maduro. Estamos muy satisfechos con lo que hemos creado. Todo en el disco está enfocado hacia lo que (precisamente y valga la redundancia) el trabajo está enfocado: ser capaces de transmitir una imagen clara, al igual que con las letras y la música, sin darle un sentido demasiado estrambótico. Y bueno, creemos que lo hemos conseguido.

J: Añadir que el disco gusta. Y que el single gusta. Salió el día 14 de febrero, por tanto, todavía todo está muy reciente.

B: Es una suerte que la gente haya hecho tan suyos los discos anteriores. Y ahora, que sale lo nuevo, debido a la pasión que le han puesto a la espera, nos vemos obligados a dejar también que el público lo asimile con calma y lo incorpore a su rutina, antes de sacar valoraciones referentes a cómo ha sido recibido el trabajo. Las primeras impresiones son incluso de desencuentros, lo que indica que como grupo no estamos apalancados en nuestro sillón. Las sensaciones son buenas, el videoclip ha quedado muy guapo, y el single mola… Con el single (que es una adaptación de Alright, de Supergrass, que nos encanta) hemos tenido la suerte de que los propios autores nos hayan echado un cable a la hora de que pudiera salir adelante, lo cual supuso una enorme satisfacción por nuestra parte antes de que saliera el disco.

¿Qué lugar ocupa la música dentro del mundo de la comunicación?

J: Para nosotros la música es nuestra principal arma. Ocupa el primer lugar sin lugar a dudas. Si fuera un locutor de radio o un presentador de televisión, ocuparía otro lugar. Seguro. Es nuestra principal herramienta a la hora de comunicar al mundo lo que hacemos.

B: Si hablamos de la forma a la hora de comunicarnos con el gran público, nos parece que la música es un medio maravilloso. Si el mismo mensaje en Perdimos la Vergüenza, en lugar de cantarlo, lo lanzamos en un programa de radio hablando, podría darse la posibilidad de que a la gente el mensaje, la letra, no le llegara del mismo modo. Sin el envoltorio de la música, las cosas aterrizan diferentes.

¿Mejorará el panorama musical actual?

J: Seguro. La música no hay quien la pare. Aunque podamos llegar a creer que hay una regresión en distintos aspectos (que creo que tienen más que ver con otras cosas y no con la música), la música crece, cada vez hay más grupos, las corrientes se multiplican… Por mucho que sigamos en sitios donde pensemos (lo típico) que no se potencia la música naciente o que ya no quedan locales de ensayo accesibles…

A: Los locales de ensayo estarán llenos y la gente tendrá ganas de montar un grupo para convertirse en la estrella del rock que desde chico soñaba. Lo que sí es verdad es que ya más zancadillas no nos pueden poner, ¿no?… Ya más IVA no podemos pagar en la entrada de cada concierto que damos… IVA que al final asumimos los músicos, algo lógico porque no puedes encarecer las entradas provocando que lo asuma tu público que llegará un momento en que no podrá pagar la entrada y, por consiguiente, no podrá disfrutar de nuestros conciertos… Entonces, esto sólo puede mejorar…

B: A favor, creo que la industria musical, o ciertos sectores relacionados directamente con la música, puede tener más menos problemas, pero lo que es la música en concreto, el artista, el que hace arte, ese, es la persona que más capacidad tiene para reinventarse y adaptarse a todo lo que venga. Ni la música ni lo músicos están en crisis. Pasarán unos años hasta que vuelva a explotarse el asunto comercialmente. Pero un pintor nunca dejará de pintar porque no pueda comprar sus pinturas, ya se inventará algo si fuera el caso…

J: Los músicos nos adaptamos al terremoto que venga. No tenemos otra.

Antes decíais que hoy vuestros vellos siguen de punta al subir a los escenarios… ¿No estáis inmunizados después de tantos directos?

A: (ríe) Inmunizados no creo porque nos seguimos poniendo de los nervios antes de vernos encima de las tablas… Incluso, a veces, cuanto más pequeño sea el escenario y más cercanía la que exista entre nosotros y el público, más nervioso te pones que en un espacio más grande…

B: Está claro, al público y a los escenarios hay que tenerle el respeto que se merecen. Eso es como si una jaula de tiburones fuera nuestro terreno de trabajo de todos los días. Sí, llega el momento en que te acostumbras, pero siempre sabes que si te columpias, puedes ir fuera… Un acústico con cien personas mirándote a un metro de distancia, impresiona, sigue impresionando.

Como para gustos, colores… ¿Qué os gusta más: la intimidad de ese metro de distancia del que habláis o los grandes festivales?

B: Lo bueno es la posibilidad de estar en todos los charcos metidos. Eso es lo que a nosotros nos mola y, además, es la suerte que tenemos, que lo mismo nos puedes ver en un acústico en una azotea con cien personas que en un festival. En ambos sitios vamos a dar el cien por cien.

A: Las sensaciones que vives son distintas. La intimidad te permite la capacidad de transmitir cosas más sutiles. Desde hace tiempo tenemos un formato acústico para sitios más pequeños y el otro más apto para festivales. Y ambos funcionan.

A esta hora, ¿cuál os hubiera gustado que fuera la primera pregunta?

J: Cuál es mi comida favorita (risas)

B: Qué queréis de primero… (risas)… Hombre, después de toda la mañana trabajando… Aunque esperaras algo más trascendental (risas)…

¿En qué piensan los Aslándticos antes de cantar el primer tema en cada concierto?

A: Antes del concierto todos somos como tiburones dentro de una pecera. Cada uno siempre con su historia, intentando estar concentrado porque que las cosas salgan bien. Y luego sí: un abrazo, el grito y todos al escenario.

¿Y las manías?

B: Me estoy quitando de las pequeñas manías. Pero el micro tiene que estar siempre en el centro del escenario. Siempre (risas).

¿Escribís para algún artista?

B: En realidad, nos sentimos cómodos en este proyecto. Las letras que escribo son nuestro diario. En alguna ocasión he escrito para alguien… Pero yo escribo canciones para expresarme y lo hago para Aslándticos porque gusta que toque la guitarra mi compadre y que toque la percusión mi compadre también. Bienvenido sea cualquier otro proyecto, pero de momento…

¿Os gustaría colaborar con algún grupo del panorama musical?

Todos: Con todos (risas).

¿Cuál fue el último concierto al que fuisteis?

J: ¿Al que hemos ido?… Es complicado como músico… Esa es una pregunta… La tienes muy estudiada, ¿eh?… E imagino que no vale el hecho de ver a otros músicos en festivales donde has coincidido con ellos tocando… Pues mi compadre y yo fuimos el otro día a un espectáculo de cabaret que ha pasado por Córdoba, The Hole, que aunque no sea un concierto… La putada del músico es que estás trabajando cuando la gente se va de concierto, pero el último en que estuve fue viendo a El Kanka. Le mandamos un saludo, que es colega.

¿Y qué nos dicen Los Aslándticos sobre los baches en el camino?

B: Si no fuese por ellos, ahora mismo no seríamos quienes somos ni estaríamos donde estamos. No quiero ahorrarme ninguno de los problemas que hemos tenido porque, quizás, hubieran existido otros tantos…

A: Eligiendo el camino que hemos escogido, el que no has llevado hasta este punto, estamos muy contentos y muy satisfechos de todo lo que hemos vivido y de cómo lo hemos vivido. Continuamos aprendiendo de la experiencia.

Un mensaje al emprendimiento musical

B: Me gusta decirlo en las entrevistas, incluso en los conciertos, y además lo pienso seguir haciendo porque me parece genial: hace más de diez años decidimos montar un grupo y hacer canciones, algo que por entonces era una locura (casi algo absurdo), queríamos montarnos en un escenario para que la gente disfrutase con nuestra música, incluso vender discos. Y a la vista está que es posible lograrlo con esfuerzo, ganas y mucho trabajo. Al emprendimiento en general le diría que, a ser posible, no dejase que nadie echara sus sueños por tierra porque, al fin y al cabo, el que ha echado sus propios sueños por tierra es el que intenta ver desaparecer los sueños de los demás.

Chicos, ¿algo más que decir a lo que no haya hecho referencia?

B: Pues que el disco Vivos está súper guapo (risas)

Después de hacernos la foto de rigor, Los Aslándticos (con otra sonrisa) marcharon a comer.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...