26 febrero, 2024
Hablamos con Golzalo Alcina, ex-guitarrista de Melocos y nos cuenta que la música que suena, nunca es por casualidad. Y nunca lo es porque suele ser producto de un trabajo a cámara lenta: tranquilo, producido con sentido, coherencia y motivado por la ilusión

La música que suena, nunca es por casualidad. Y nunca lo es porque suele ser producto de un trabajo a cámara lenta:  tranquilo, producto con sentido y coherencia, motivado por la ilusión que sientes al ver las metas alcanzarse muy poco a poco. Muy poco a poco. Y cuando despiertas una buena mañana, te das cuenta de que la primera, esa meta que te marcaste como algo casi inalcanzable, ya la tienes bailando en la palma de tu mano.

Vértigo y Tranquilidad es el primer trabajo en solitario de Gonzalo Alcina, antiguo guitarrista del grupo Melocos. Con 28 años, nacido en el Puerto de Santa María, y conviviendo con el mundo de la música desde que tiene uso de razón, decide coger el micro con las dos manos y arrancar dentro de una nueva etapa musical. Rescantando letras exclusivas, se adentra en la producción de su nuevo trabajo, el cual nos invita a la reflexión en un mundo de calma. Porque su música es calma, en eso coincidimos con él.

En qué momento se encuentra Gonzalo Alcina

Ahora mismo acabo de lanzar mi proyecto en solitario. He editado “Vértigo y Tranquilidad”, mi primer disco, y estoy dando los pasos necesarios para darlo a conocer y disfrutarlo todo lo que pueda.

Como antiguo guitarrista de Melocos ¿Este camino en solitario es como volver a empezar?

Más o menos, la verdad. Tengo un recorrido que implica no empezar de cero, pero sí es verdad que ahora toca volver a darme a conocer, promocionar canciones que no ha escuchado nunca nadie y que no suenan en radios y tal… Es bonito, poder dar forma a otro proyecto da vértigo, pero me recuerda a los otros inicios y eso reconforta mucho.

Han sido cinco años trabajando en la música de un grupo que pisó fuerte sobre el panorama musical, parece que en la música siempre llega el momento de emprender en solitario…

La cosa es que cuando amas algo tanto no lo puedes dejar. Cuando el grupo terminó tuve claro que había que seguir, no formando otra banda, sino sacando mis canciones y poniéndome por primera vez en el micrófono, delante.

Háblanos de Vértigo y Tranquilidad, de cómo has logrado hacer de una idea de proyecto algo material…

Llevo grabando el disco desde 2009. Tenía muchas canciones y siempre las he querido tener grabadas. Era una cuestión de “amor al arte”. Sabía que ciertos temas tenían algo especial y que podían calar con sus mensajes. Así que decidí grabar y cuando llegó el momento, terminarlo, darle forma, sentido y publicarlo.

Señalabas en la presentación de tu nueva obra que ahora quieres disfrutar de la intimidad de las pequeñas salas… ¿Gonzalo Alcina le da valor a las pequeñas cosas que se convierten en algo grande… A ese producto macerado a cámara lenta?

Eso es. Ahora me tocar ir muy despacio. Cuando digo muy despacio es muuuy despacio. Cada cosa que haga tiene que ser firme y su repercursión, lo normal, es que sea pequeñita. No hay prisa. Tengo las once canciones grabadas y publicadas, ahora toca tocar, convencer, disfrutar del público que venga a los conciertos y tratar de no dar pasos en falso.

Fotografía por Carmen Martorell

Una palabra que defina tu música

Calma.

Cómo está siendo la aceptación del nuevo álbum en la calle ¿sientes la cercanía de tu público?

Lo primero que he sentido del público ha sido el apoyo a la hora de financiar el proyecto. Hice una campaña de crowdfunding y la gente respondió muy bien. Ahora cuesta vender entradas y llenar los conciertos, por muy pequeñas que sean las salas. Intento tocar en ciclos, iniciativas culturales y sitios donde haya gente que no me conozca de nada. Ese reto me encanta. Que sea la primera vez que nos veamos y nos escuchemos, y justo en ese momento, lanzo mis canciones e intento hacer que conmuevan.

Después de 10 años metido de lleno en la música, reconoces el panorama musical (o mejor dicho), identificas el panorama musical actual con el de 2007?

No tiene mucho que ver con lo que había en 2007. Ahora casi todo es digital, las imágenes importan muchísimo y hay un constante contacto con el público en las redes. Es bastante divertido, quizás demasiado fugaz, pero tanta dinámica te hace estar siempre alerta.

Concedes especial importancia, Gonzalo, a la personalidad del músico, a lo más íntimo de su persona, a esa parte que le define dentro de un medio cambiante…

Sí. El medio en el que nos movemos da muchas vueltas. Es difícil poder dedicarte solamente a hacer canciones y conciertos. Tienes que explotar mucho tu faceta íntima para sacar lo mejor de ti a la hora de componer, pero también tienes que entender, aunque sea un poquillo, cómo se comunica hoy en día el público.

Daría es el primer single de Vértigo y Tranquilidad, ¿por qué ha sido ella la primera?

Es una canción que resume muy bien el resto del disco. Tiene ese aire a mar pero también un toque country en su arreglo. Eso es lo que me hizo elegirla.

Cuando aún era una idea,  ¿Con Vértigo Y Tranquilidad te ponías un objetivo a conseguir?

Me voy marcando metas de una en una. La primera fue grabar el disco, diseñarlo y publicarlo. Después fue presentarlo en Madrid. Ahora estoy con el videoclip de “Daría”, lo que venga luego… Eso habrá que verlo. Prefiero ir pensando los pasitos poco a poco.

Algo que no defina lo que para ti es música

Qué buena pregunta… Quizás lo vulgar, eso para mí nunca lo definiría. Creo que cualquier música siempre tiene un punto artístico, un punto cultural que le da empaque y cierta categoría.

¿La música del cantautor siempre habla de realidades?

Creo que si eres honesto a la hora de escribir siempre vas a calar en alguien. Nunca tengo pretensiones raras cuando estoy escribiendo, ni de ser súper original ni de encontrar una palabra o metáfora espectacular. Intento ser natural, y de esa manera creo que cualquiera puede llegar a entender las imágenes que utilizo al escribir.

Después de una carrera tan trabajada como la tuya, ¿podría conceder algún consejo a los que comienzan a caminar en el mundillo? 

Pondría dos pilares básicos en cualquier proyecto. Ilusión y coherencia. Además de muy buenas canciones, claro está… Cuando el público ve a alguien que se cree lo que hace, que lo defiende porque lo ama y que además, no chirría por ningún lado a nivel de imagen, sonido, personalidad… Eso unifica tanto al artista como a su mensaje… Para mí es clave.

¡Gracias! J

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

1 comentario en «Hablamos con Gonzalo Alcina sobre «Vértigo Y Tranquilidad», su primer trabajo en solitario»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.