16 julio, 2024
El pasado sábado 11 de Julio volvía a Sevilla un espectáculo que allá por Enero causaba sensación en la ciudad “y en mis compañeros”. Sólo que esta vez en un nuevo recinto, el Teatro Quintero.

Fotografías por Esperanza Mar

Teatro Quintero, 4/07/2015

El pasado sábado 11 de julio volvía a Sevilla un espectáculo que allá por enero causaba sensación en la ciudad “y en mis compañeros”.

Esta vez no repetía lugar, ya que en esta ocasión fue el Teatro Quintero en lugar de la Sala Cero los que han tenido el honor de albergar durante dos días seguidos una obra que ya lleva más de dos años rodando por la geografía española.

En ella los actores Pablo Puyol y David Ordinas dan vida a dos personajes que pretenden ser un poco el reflejo de ellos mismos. De ahí el nombre de la obra “Venidos a menos”.  A estos actores los conoceréis seguro, por ejemplo,  en el caso de Pablo Puyol por series como Un paso adelante, o películas como 20 centímetros o La Conjura del Escorial. En el caso de David Ordinas por la serie Entre Amigos o por alguna de sus composiciones.

En definitiva, dos actores que llevan en esto años, los que les da soltura en las tablas y mucho manejo de su voz y su expresión corporal.

Es, quizás, lo primero en lo que nos fijaremos nada más entrar, en la naturalidad de su presentación. Basados en la premisa de parecer que están contándote una historia “autobiográfica”, bueno más o menos, son capaces de transmitirnos cercanía sobre el escenario. Algo difícil, ya que empatizar con los actores suele ser el mayor escollo con el que se encuentra el teatro. Demasiado cercano, frío en ocasiones y con pocas posibilidades de acudir a juegos de luces o cámaras, el teatro es algo mucho más directo, sin intermediarios que nos puedan influir. Y en distancias cortas, es cierto, que estos señores se defienden muy bien.

La obra está presentada sin adornos, desnuda, y nunca mejor dicho frente a nuestros ojos. Salvo un momento en el que una luz cenital nos recuerda que aquí todo influye para plasmar una idea, la imagen es cotidiana y campechana. Un par de cajas de Cruzcampo, un cajón flamenco, una guitarra y un montón de botellas de agua, se acabó.

Ahora hablemos de la obra en sí. Por supuesto, no destriparemos los entresijos para aquel que aún no la haya visto pero sí contaremos el argumento. Como ya hemos dicho, se basa en la idea de contar su periplo desde que cada uno en sus respectivas carreras estaba en lo más alto (entiéndase por alto estar en una serie de éxito para adolescentes) hasta su situación actual, mucho más transparente para la mayoría de las personas.

Ese argumento, a priori, puede dar un juego tremendo, y mucho más en el apartado cómico. Narrar con experiencias vividas como es eso de estar todos los días de fiesta con una chica distinta y terminar compartiendo habitación cutre de hotel con otro hombre induce a la risa tan sólo de pensarlo. Pero lejos de tirar de ese hilo para que no paremos de reírnos, se enrolan en una serie de sketches a veces incluso incongruentes con la trama principal.

Además desde una perspectiva nada atractiva para …. bueno, he aquí el principal obstáculo de mi escrito. Tal y como hizo mi compañera Nuria hace unos meses, yo no voy a describir el estilo que utilizan en la obra, sí bueno, es comedia, pero dentro de ese género hay multitud de versiones y recovecos. Lo que sí puedo es poner un ejemplo. Buscando información sobre  Pablo Puyol me encuentro con un vídeo que describe a la perfección su estilo en esta obra: “El orgasmo de Rocío Carrasco conquista a Pablo Puyol

A mí esa escena en Cuando Harry encontró a Sally me cautivó, como a muchos supongo. Pero si la sacamos de contexto y la tratamos de manera soez, superficial, anodina y dando vergüenza ajena, pues como que pierde su encanto.

He titulado mi escrito “Mediaset llega a los teatros” y, aún a riesgo de que me llamen… vete tú a saber qué, he de advertir que el tratamiento de los diálogos me ha parecido un ensayo de primero de interpretación, un Gran Hermano 15 donde lo único que engancha es saber quién se folla a quién o quién es el que se lleva el triste honor de ser el peor hablado de todos.

Yo me imagino al profesor de turno diciendo, en comedia hacer reír es muy fácil, di una frase y le añades al final “me cago en tu puta madre” dicho así, con desparpajo y sin pudor, y la gente se troncha. Bueno y si ya añades tramas donde el eje central sea follar, pollas, lamer coños y gays, bueno, ya ahí te aseguras años de espectáculo. Vaya, es lo que viene haciendo Mediaset durante toda su vida y ahí están, número uno en audiencias cada mes.

Pues ellos se han tomado estos consejos como una doctrina y durante los 130 minutos que dura la obra no hay más de 30 segundos donde no escuches Te voy a mata a ostias, hijo de puta, me voy a correr en tu boca o vamos a hacer la ola con la polla de Dios.

Básicamente, si eres de los que ven Tele5 a todas horas, esta es tu obra. Si no lo tienes sintonizado, ni se te ocurra ir porque probablemente te tendrás que marchar a mitad del espectáculo. Y lo digo en serio. En nuestra noche se fueron tres señores, y lo entiendo, hubo momentos que incluso yo quise irme, porque a veces se pasan, se pasan mucho.

Pero claro, reírte te ríes, claro, igual que también tarareas las canciones de los 40 cuando te la repiten 200 veces por muy malas que sean. Si tiran de clichés machistas y retrógrados para la mujer te terminas riendo, si no que se lo digan a Guillermo Zapata.

El argumento tiene un tremendo potencial, la puesta en escena correcta y los actores motivados y con mucha empatía con su público. Un conjunto de valores que no todas las obras pueden tener, y sin embargo, sales con la desagradable sensación en la boca de haber visto algo tremendamente desagradable por momentos. Lo de Massiel no hay por donde cogerlo.

¿A quién va dirigido esto? Está claro que no a mí, pero bueno, yo soy de esos que no tienen sintonizado ese tipo de canales así que poco puedo decir.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.