23 abril, 2024
Concierto de Rosana en el Teatro Auditorio Riberas del Guadaira el pasado Noviembre en su gira 8 Lunas. Aun a riesgo de que me coman por los pies, un concierto de extraño concepto.

8/11/2014 Teatro Auditorio Riberas del Guadaira

Fotografías por Esperanza Mar

Nunca habíamos estado en este teatro. La verdad que hace relativamente poco tiempo que ha abierto sus puertas a otros estilos además de la música y el teatro clásicos.

Desconocido para una buena parte del público sevillano el Teatro Auditorio Riberas del Guadaira es uno de esos lugares de visita obligada si te gustan los espectáculos tratados con mimo. Instalaciones impecables en cuanto a diseño y funcionalidad se mezclan con, quizás lo más importante, un sonido inmejorable. Te pongas donde te pongas la acústica de los paneles de madera es preciosa, dando además una sensación cálida y acogedora a todos los visitantes. Como sabréis no todos los grandes teatros ofrecen estas cosas.

Esta noche hay prácticamente un Sold Out, y no es para menos. A pesar de los años de carrera que tiene Rosana a sus espaldas siempre ha sido muy querida en Andalucía y más concretamente en Sevilla. Nosotros la hemos visto en varias ocasiones y siempre ha llenado sus conciertos.

Me llevaría horas hablando de lo que ha influido esta mujer en mi manera de entender la música, quizás por el tiempo que llevo siguiéndola, quizás por lo mucho que han significado sus canciones en determinados momentos de mi vida. Por eso a este concierto llegaba con especial ilusión…pero cosas de la vida, salí algo decepcionado. Aunque antes de que me ataquen déjenme que me explique.

Tras la calurosa ovación de bienvenida nos encontramos con dos clásicos “Talismán” y “Todo es empezar”. Que no está mal para empezar.

Antes de seguir nos cuenta “la broma para el que llega tarde” que no vamos a desvelar aquí por si a alguien se le ocurre llegar tarde a alguno de sus próximos conciertos (pero os adelantamos que te ríes sin remedio).

Presentemos a los músicos: Alvaro Peire (teclados), Javier Quílez (bajo), Joaquín Migallón (batería), David Pedragosa (guitarra eléctrica) y, por supuesto, ella (guitarra eléctrica y voz)

Como escenografía, acompañando a los músicos que hay sobre el escenario una gran pantalla donde se proyectan algunas imágenes que acompañan a sus temas. Seguimos con “Te debo este sueño” y “Con el sol en la maleta” a piano exclusivamente. La voz suena suave, con multitud de matices, con fuerza y carácter, con pinceladas de la vida vivida y futuros por llegar, a ilusión y cariño, aun en los temas más tristes como este.

 Ya con el resto del grupo el momento de los coros oh oh ooooohhh de “Yo no te dejo marchar” recientemente revisada con mucho éxito junto a Martina la Peligrosa. A la que sigue “Sin miedo” donde, por fin, logra levantar de sus asientos a los presentes.

Móvil en ristre esto se convierte en una especie de fiesta donde las palmas retumban por todo el auditorio.

Soñaré” precede a “Para nada”. En este instante llegamos a un punto donde ya es la gente la que canta, donde ya no se sienta nadie, donde todos los problemas de la vida se han esfumado. Un punto ciego para la tristeza en el Universo, como diría Jorge Drexler.

Una fiesta donde sentirse vivo es primordial, donde cantar se convierte en una necesidad y Rosana se transforma en el catalizador de nuestra alegría. Y ella lo sabe.

Está claro que el que esperara un concierto íntimo se habrá llevado una gran sorpresa, “Hoy” nos demuestra que aquí se viene a bailar y a reír, sobretodo. Aunque también hay un pequeño espacio para “Si tú no estás”, donde he de reconocer que yo era de la primero opción, de los que sólo se habían aprendido la estrofa “me sobra el aire”…

Para aquellas personas que andan por el mundo y no lo están pasando del todo bien “Llegaremos a tiempo”. Apunte para la cuenta atrás que se proyecta en la pantalla del fondo del escenario: “A mí me creaba malestar, nerviosismo y tristeza, como una evidencia brutal del pasar del tiempo”.

Magia” da pie al primer descanso, donde se proyectan fotografías de la infancia de Rosana y de los integrantes del grupo.

Para el regreso llega el momento íntimo del concierto, con 3 guitarras españolas en escena y un cajón por acompañamiento. El momento de las peticiones del público. En esta tanda caen piezas tan bonitas como “Mi trozo de cielo”, “Carta urgente”, “Lunas Rotas” y “Si tu lo adivinas”.

Y ahora uno de los momentos que mas me han gustado de la noche. La interpretación de “Si tú no estás” por parte de Laura Marchena. Artista que les ha acompañado en toda su gira americana. Esta chica ha tenido todo el mérito del mundo. Salir al final del concierto, en frío y marcarse un tema con notas eternas como este y encima con ritmillo flamenco no tiene desperdicio. Además siento decir esto, pero reconozco que ha conseguido transmitir mucho más que Rosana cuando la ha cantado hace unos minutos.

Descubriéndote” es cantada por los presentes a dos voces, aprovechando la estupenda acústica que tiene este teatro. A lo que sigue “No le pidas a Dios” interpretada completamente sola y laureada con el auditorio en pie, con final a capela incluido.

Los temas “Contigo” y “A fuego lento” son cantados desde el pasillo del centro. A escasos metros de nosotros. Un bonito detalle que la acerca aun más a su gente.

Y hasta aquí el concierto en sí. Ahora quedan los bises, que los hay, por supuesto. Pero antes quería dar mi impresión del concierto.

Rosana es una de esas artistas que admiro. Ha sabido crear su música y su manera de expresarse, ha sabido dar para poder recibir a manos abiertas y eso hoy en día es difícil verlo. Ha ido creciendo en cada nuevo trabajo y ofreciendo lo que necesitábamos en cada momento. Reivindicativa, beligerante,  romántica, dulce e inocente a veces, aunque con los pies bien hundidos en la tierra.

Dicho esto hay una escena al final de la película de “Begin Again” que muestra perfectamente lo que me ha parecido en gran medida el concierto. Gretta le dice a Dav tras escuchar una canción que ella le compuso tiempo atrás y que él ha versionado, que en la producción ha perdido el alma. Él le contesta que lo que quería era convertirla en un hit y ella le pregunta, ¿por qué?

Pues justo eso es lo que me ha parecido el concierto. ¿Había necesidad de convertir sus temas en hits de los 40?¿Le hacen justicia estas horribles producciones a sus sentimentales composiciones? Pues no sé, quizás justicia no le hacen, pero se ve que así entra mejor a un público mayoritario. Personalmente el concierto me ha parecido desprovisto de alma, un producto bien pensado pero manido hasta la saciedad, carente de cuerpo y desarrollo, de sentimientos y empatía entre público y artista. Exactamente lo contrario de lo que tenía pensado que era un concierto de Rosana.

Tras cerca de 3 horas de concierto, ella acaba exhausta, y con razón, el ritmo es tremendo. Ha habido un momento hacia el final que me ha dado la sensación que se iba a poner a cantar aquello del “el cangrejo camina pa lante el cangrejo camina pa tras”. Una pena.

Para los bises “Que te vaya bonito”, “Con viento a favor” y “Mañana”, como todo esta noche  mucho más rockero y rápido.

Despide el concierto con el bonito mensaje: “no permitan que nada ni nadie les borre la sonrisa

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.