14 abril, 2024
Yo recomiendo Lagartilia a todo aquel que busque música que le haga pensar y que disfrute con la armonía de instrumentos.

En la llamada Ciudad del Sol, Écija, las lagartijas recorren sus calles como un transeúnte más y en los meses que el calor reina sin piedad, estos animales se tuestan al sol y se pegan un banquete a nuestra salud a base de mosquitos. El pasado viernes 14 de mayo, Lagartilia, un grupo local de reciente formación, ofrecieron un concierto acústico en el restaurante Plateria, donde opera la asociación cultural La Galatea.

Lagartilia se compone de 4 miembros, Michi (bajista), Adolfo/Lara Sick (cantante y guitarra), Marta (percusión) y Manuel Río (guitarra) y hacen música compuesta por su cantante, Adolfo Barcia, que ha reunido a un variado grupo de ecijanos con algo en común; el amor a la música. El concierto comenzó a la hora del café, pero ya sabemos que dicha hora es de lo más polémica. ¿Cuándo es la hora del café? Bien puede ser a las 3 y media para mí y a las cuatro para ti. Sea como fuere, cuando el sol comenzaba a picar, la Lagartilia se escondió en la sombra y decidió hacer música para deleitar a sus espectadores.

En el Platería, el ambiente que se respiraba era familiar y cómodo, puesto que la mayoría de caras eran más que conocidas, y algunas compartían sangre. Pero su música no está exenta de polémica, ya que en la boca de su compositor podrían entrar miles de moscas y aun así, no quedar sellada. Digo esto porque la letra de Lagartilia es de todo menos políticamente correcta. Tienen ritmo, y buena armonía, como la que sólo se consigue o siendo un profesional o a través de años de confianza y ellos disfrutan de ambas. Y es que acabe de formarse, la gran mayoría de sus componentes comparten años de experiencia musical, juntos y por separado. Eso se nota en sus miradas, que comunican sin abrir la boca y en la cohesión que puedes escuchar de su directo.

Para el comienzo, decidió empezar con un Intro melódico, de reminiscencias a un rock clásico setentero, casi como una canción del ayer con sabor a melodías que recuerdan a los legendarios The Doors o Pink Floyd, pura adicción para los amantes de la música del siglo pasado.

Su letra puede variar desde una oda al pequeño reptil que les da nombre en forma de blues – “El blues de la lagartija taimada” – donde Adolfo hace uso de un lenguaje poético y metafórico para venerar a su lagartija, a la letra de “Fracaso Espacial”, guiño a los astronautas abandonados en el espacio, llena de sarcasmo y crítica a la sociedad. Es imposible hablar de la música de Lagartilia sin mencionar su origen, y es que todas sus canciones han sido compuestas durante la época que su cantante ha pasado en Corea del Sur, país al que se mudó por amor y que ha supuesto una fuente de inspiración para Adolfo. Aquí y allá se pueden apreciar guiños a la cultura asiática y se nota la libertad creativa en el proceso de composición.

Ese viernes de escuchó cantar sobre muerte, exilio, desahucios y sobre sangre draconiana, muy de moda gracias a Juego de Tronos, y todo ello con un estilo indefinido que navega entre el rock y la canción de autor. Las risas a las críticas vehementes de Adolfo estuvieron presentes durante gran parte del concierto, carcajadas de complicidad entre amistades, familia, conocidos y no tan conocidos que se reunieron para recrearse en una música poco común y singular como ella sola.

Entre birras y café fue la cosa desarrollándose y Lagartilia seguía contando su especial historia. Me quedo con la canción titulada “Marta”, compuesta a la percusionista del grupo y que sirve de grito de motivación y agradecimiento a partes iguales, de tono jocoso y bastante cómica.

Yo recomiendo Lagartilia a todo aquel que busque música que le haga pensar y que disfrute con la armonía de instrumentos. Han llegado para quedarse y su acústico lo cerraron con una canción titulada “A la santa muerte”, que sirve de despedida temporal. Si quieres descubrir un poquito de su música, os dejo su canal en la plataforma Youtube. Si bien, vocalmente el grupo ecijano no presenta un elemento atractivo de primera escucha, para mi es la rama de la armonía entre instrumentos y la desenfadada, rebelde e incluso algo caótica letra los aspectos que sacaría a relucir de la banda sevillana.

Y si sigues interesado, acércate a Sevilla el 16 de agosto, que tocarán en los Veranillos del Alamillo, en el Parque del Alamillo, junto a tantas otras bandas. Plan para todos, para olvidarse de la calima sevillana.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.