22 junio, 2024
Si algo han demostrado las últimas elecciones es que una misma ideología puede acoger a elementos del más diverso pelaje. ¿Esto plantea la cuestión de si la ideología es coherente?

La Resistance (2015) 

Editado en octubre del pasado año, La Resistance no es exactamente una novedad, pero en 8pistas queremos servir de altavoz a bandas que, como en este caso, debutan con su primer trabajo de larga duración. Trabajo que está, además, magníficamente presentado, con una portada que es como una versión en plan algo más cómic de William Blake-conoce-a-Mastodon.

Sunfaia son un cuarteto que dice hacer rock y reggae, y eso es más o menos verdad, con ciertos matices y diferencias en la forma de mezclar esos componentes básicos. Yo veo el peso en ese rock alternativo de guitarras de los noventa (podemos llamarlo grunge, vale), que está a no mucha distancia de una estética punk en ocasiones (aunque esta gente sabe tocar). Lo reggae aparece aquí y allá, sin duda de forma recurrente, pero me parece exactamente eso: un recurso, algo que se les da especialmente bien y que sirve para tener variedad. Lo cual no tiene absolutamente nada de malo. Al contrario.

Con respecto a las canciones, la que da título al álbum comienza con un bajo algo reminiscente de The Clash, y deja claro que este es un proyecto serio y muy profesional en lo referente al sonido. “Zombie Reggae” es -lo habéis adivinado- un reggae con filiación guitarrera, y desde este momento las letras alternarán entre los idiomas de Shakespeare y Cervantes. “El agujero” suena como Red Hot Chili Peppers con Anthony Kiedis de bajón, y “Won’t Stop Us” como si Kurt Cobain imitara a Mick Jagger imitando a Lenny Kravitz. Son también dos puntos fuertes del trabajo. Las cosas se calman un poco con “Breve historia del mundo”, más atmosférica hasta que el reggae entra con naturalidad antes de un estribillo quizá demasiado facilón. Una buena guitarra y una voz esforzada realzan el tema.

Todo empeora un poco con “Mr. Money”, que dispone de un coro repetitivo e irritante, pero una parte soul, con otros coros femeninos, discretos pero muy efectivos, vuelve a redimir la canción. “The Revenge of Johnny Wallace” es un quiero y no puedo a medio camino entre The Offspring y Pearl Jam, cuyos arreglos -buenos-, efectos de estudio de percusión y máquinas de escribir no aportan gran cosa. Buenas voces y guitarras de nuevo, pese a todo. “Overthinking” es mucho mejor reggae y rock, de principio a fin. Una composición sin pegas. “Hormigas” se presenta como el momento existencialista del disco, y aunque al principio parece plomiza, en esa vena Pearl Jam de Vitalogy (1994), está inteligentemente producida y va ganando pulso hasta convencer. “Never” es una canción perfecta para despedirse, relajada y francamente bonita, aunque provoca pensar que la anterior debiera haber aparecido mucho antes para causar más impresión por separado.

En la página de bandcamp donde se puede escuchar el disco se agradece la colaboración de mucha gente, pero la cosa está producida y mezclada por la banda y Ramiro Nieto, batería de The Right Ons, y masterizado por Mario G. Alberni. Por último, Sunfaia son Dani Enríquez a la batería y percusión, Jorge Falcones al bajo, Marcos Rodríguez a la guitarra principal y Aitor Gascón a la voz y la guitarra. Todos son buenos músicos.

Bueno, ¿y todo esto qué tiene que ver con las elecciones? Nada, claro. Solo quería utilizar una imagen para proponer una pregunta que (creo) se responde sola: ¿qué más da que Sunfaia hagan rock, o reggae, o copla, o todo a la vez, si el resultado es válido?

Ah; ¿que no estáis de acuerdo?

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.