Geometría orgánica, un disco repleto de atmósferas y sensaciones.

La experimentación en la música no es algo inhabitual, pero elaborar un producto de calidad repleto de altas dosis de creatividad y elegancia ya no lo es tanto. Esto es lo que consigue YELO, trío surgido en Madrid como respuesta a la inquietud por la creación e innovación de Eloy Lurueña (vibráfono, marimba y percusión), Pedro Ortuño (trombón, melódica y electrónica) y Edgar Grau (bajo, contrabajo y guitarra).

Bajo la etiqueta de Ambient/Nu Jazz/Instrumental, su combinación de lo acústico y lo electrónico logra crear una atmósfera de sensaciones que no deja indiferente. Geometría orgánica, un disco que se asienta en la experimentación sonora,  deja patente una gran sensibilidad a la hora de crear puentes y encontrar el equilibrio entre los elementos electrónicos y acústicos.

Su noción única del espacio y ritmo nos introduce de forma amable, creativa e innovadora en un curioso y atractivo diálogo melódico, en donde los distintos estilos y experiencias de los tres miembros se unen para aportar algo diferente.

Con un estilo caracterizado por la espontaneidad e improvisación, su música parece tener diferentes capas entre las que se establecen unos caminos suaves y fáciles de transitar. El resultado es un sonido cultivado y diverso,  donde el diálogo entre los instrumentos se hace más complejo y atrayente en cuanto el oído va tomando conciencia.

La línea general del disco está marcada por el uso de una compleja y atrayente mezcla de sonidos y tonos a través de una instrumentación que se desarrolla en las proporciones adecuadas.

Los temas son en su mayor parte de corta duración y lo suficientemente estructurados para evitar que la fluidez se pierda en la improvisación extendida.

El álbum comienza con una contundente “llamada” de atención en un tema con unos sofisticados arreglos de la percusión, con interludios de trombón y bajo que marcan la línea melódica. Cuatro evocadores minutos en una corriente sonora atmosférica y mágica que invita a adentrarse de lleno en el resto de temas.

A lo largo de los restantes  temas se mantiene una constante fluidez en los diálogos, en donde los tres instrumentos van alternándose en el protagonismo sonoro. Gracias a un desarrollo magistral de los elementos rítmicos y melódicos se genera una experiencia sonora irrepetible, llena de paisajes musicales muy diversos. No resulta difícil cerrar los ojos y sumergirse en la pasión argentina con “Thai Tango” o en el calor mexicano con “Tijuana Thai”.

Se trata de un proyecto que te sorprende positivamente y con el que cualquier amante de la música se sentirá encantado. La calidez en la interpretación, el aporte de frescura y su compleja a la par que liviana instrumentación da como resultado una elegante geometría musical para dejarse llevar escuchando y sintiendo.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...