5 marzo, 2024

Nuevos tiempos, nuevos fracasos… ¿o sería más acertado hablar de atemporalidad, de una energía que atraviesa la vitalidad de los ochenta, el ritmo de los noventa y la energía de los dosmil para acertarnos de lleno en el pecho?

Esta sensación certera y fruto de una mezcla muy potente es lo que tiñó de un «nuevo sonido andaluz» la Sala X de Sevilla el pasado sábado —sábado de pasión, de sudor, de saltos, de baile—.

El evento —un concierto conjunto con los grupos Sarajevo 84 y Turmalina— se excusaba en la presentación del nuevo EP de Amante Laffón, Mis colegas lo decían. Este sencillo —todo un «guiño a los ochenta»— se estrenó el 16 de marzo tras el debut de la banda en 2022 con el LP Reflexiones breves sobre asuntos largos, cuyos temas también estuvieron muy presentes en este concierto. El disco —que vio la luz el 24 de abril del pasado año— es en sí una demostración de qué es el postpop, termino concebido por los Amante: «una forma de entender la música sin complejos» en la que se refleja «cómo la juventud sabe adaptarse a este mundo cambiante que nos ha tocado vivir».

Ellos —Tamaja, Kiko, Carlos y Dani— son también parte de ese «grito generacional» que se rebela contra todo. Llegados de un proyecto anterior y con experiencia y ganas a montones, están dispuestos a trabajar duro —autoeditándose— para construir un camino con sus canciones.

@ Luis Romero. | Amante Laffón es una banda sevillana formada por Dani Tamaja (guitarra), Kiko Calderón (voz y bajo), Carlos Calderón (coros y guitarra) y Dani Calderón (batería).

A la juventud nos ha tocado enfrentarnos a tiempos nuevos, a tiempos viejos, a cambios constantes y a la imposibilidad de enfrentar un fracaso continuo, una crisis tras otra. Quizás por eso la Sala X lucía llena en ese sábado de pasión y sudor, con un público más que dispuesto a disfrutar de «Tiempo de Juego», «Casablanca», «Reset» o «Sigue, calla, traga, gana». «Bodas y palomas», uno de sus sencillos estrella, demostró la complicidad que existía entre el grupo y un público animado, que no cesaba de bailar, de cantar, de acompañar a la banda en la explosión de felicidad que se transmitía tanto desde el escenario como desde la pista.

Tras una versión muy acertada de «Neverita», de Bad Bunny, llegó «Interludio», una mezcla que tornó el aire en balada. Curiosamente, el ritmo lento e hinchado de melancolía no enfrió el dinamismo en el que se hallaba ya por completo la sala, que —más animada si cabe— se encendió cuando «Nuevos fracasos» entró en escena, haciéndonos sudar la gota gorda con su aceleración. Era tal el éxtasis que un espectador no dudó en subir a bailar y a cantar junto a la banda.

@ Luis Romero. | «Cuando te arrastras por alguien que no te quiere, hay que aprovecharlo para escribir canciones».

Haciendo gala de ello en su propio nombre —Amante Laffón es una calle de Sevilla (y, más surrealistamente, un centro de salud primaria)—, algo que los Amante hacen es homenajear su ciudad, en este caso a través de «‘92», un tema dedicado a la infancia, a los noventa, a las modas eclécticas de la época de la Expo. Esta relación entre Sevilla y el grupo es íntima y original, ya que la banda consigue expresar su homenaje a la capital sin caer en clichés ni en géneros marcados del sur, como el flamenco.

La aceleración y la excitación no descendieron en ningún momento. Con la sala por entero bailando —a lo loco— y el escenario temblando —sufriendo saltos y asaltos—, el concierto terminó con «Tiempo» y «Control». El broche ideal para dejarnos con ganas de más, indefensos ante las armas de los Amante.

Fue divertido, febril: esa es la palabra; fresco y novedoso, pero sin alejarse de las raíces. Un directo muy bien trabajado, en el que todo el ritmo estuvo controlado y aprovechado hasta el milímetro: las uniones entre tema y tema, la posición de la canción más lenta, las pausas, las interacciones con el público… Una maravilla de show que podréis disfrutar en sus próximos encuentros:  13 y 14 de abril en Mérida, 15 de abril en Jerez de la Frontera, 29 de abril en Madrid, 27 de mayo en Granada y 16 y 17 de junio en Los Palacios. Y aún quedan fechas por anunciar.

Llena de nostalgia, vibrando y excitada —y tras ser testigo de algún pogo a ritmo de los Amante— me alejé de la sala sin dejar de tararear los temas. Ahora soy yo la que os lo cuenta, para que —cuando tengáis la suerte de gozar de su música— podáis decir aquello de «mis colegas lo decían».

@ Luis Romero. | Autodefinidos como «postpop» y con influencias de Joy Division, los Strokes y Happy Mondays, su música también podría ser calificada como postpunk y rock alternativo… «entre otras cosas».

Instagram de la bandaPágina web y otras redes socialesInstagram del fotógrafo.

 

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.