21 abril, 2024
Durante los últimos meses os hemos ido dejando pequeñas joyitas en forma de videoclips de esta banda madrileña. Hoy, por fin, podemos disfrutar de su primer disco de estudio.

Sunnare

Unlocked (2014) – Crowfunding

Durante los últimos meses os hemos ido dejando pequeñas joyitas en forma de videoclips de esta banda madrileña. Hoy, por fin, podemos disfrutar de su primer disco de estudio.

Pero antes algunas presentaciones, para quién ande despistado.

Sunnare es una banda madrileña claramente influenciada por eso que llaman “música negra”, dícese R&B, Neosoul, Funk, Soul, pero que ha sabido traérselo a su terreno para separarse en cierta medida de la nueva ola en este país que nos llega principalmente desde Barcelona.

Sunnare ha adoptado un sonido más dulce, menos crudo. Ayer precisamente mientras daba un paseo por la ciudad me puse a imaginar situaciones de la vida cotidiana que reflejaran lo que me transmitía el disco. Y llegué a la conclusión que tenían que ser situaciones de calma intensa. Es decir, ese momento en el que todo parece en calma pero que vislumbra  una arrolladora sucesión de acontecimientos.

Es algo así como una clara mañana de verano, justo en ese momento en el que está amaneciendo y refresca, presagiando un maravilloso día de playita con los amigos. O ese momento en una tarde de otoño, justo cuando todo el cielo está encapotado y se hace un silencio profundo, un silencio que presagia una buena lluvia en la que poder salir a bailar y sentirse vivo. O esa mañana en la que te despiertas temprano, miras a tu pareja aun dormida en la cama y decides, porque si, prepararle un suculento desayuno con zumito de naranja y todo. Pues justo ese momento en el que andas en la cocina medio vestido con una sonrisa en los labios es lo que me transmite “Unlocked”.

Todo en el disco irradia dulzura, empezando por el maravilloso trabajo gráfico realizado para la maquetación del disco, obra de Ana Cano (www.anacano.es). Me ha encantado el detalle de incluir el nombre de todos los mecenas en la caja del disco.

Si nos metemos ya de lleno en el disco os diré que de seguro no os dejará indiferentes, y que es de esos trabajos que escuchareis una y otra vez. Recomendado ponerlo en un buen equipo de música, ya que la suavidad de su instrumentación hace que se deba paladear en sonido envolvente, a ser posible.

En los 10 temas que componen el disco podremos encontrarnos muchas cositas, desde un soul aterciopelado, donde la voz de Eva Mena nos guía hacia un Saxo tenor que suena delicado y profundo, para posteriormente perdernos en el movimiento de caderas de una bella señorita con la melena al viento en “Mood of the beat”.

Claro, que la suavidad en la producción no está reñida con la pista de baile, y el funk también tiene cabida con “Traveling to you”. Un tema que de seguro en directo tiene que sonar tremendo. Al igual que “My other me” claramente influenciado por el Blue-eyed Soul que hemos podido escuchar en sellos como Record Kicks, sólo que quizás con algo más de coros.

Dentro de esta tendencia pero con algunas revoluciones menos y mucho más coral esta “Change is coming”. A mí me recuerda a  Angie Stone, Jill Scott, Ledisi o Macy gray.

Pero si hemos dicho en un principio que este álbum es en concepción dulce y delicado no tendría sentido que hubieran sólo temas ligeritos. Por supuesto, los temas lentos son una parte fundamental en la concepción del mismo. Podríamos decir que el eje principal y sobre el que se construye toda una serie de sensaciones y recuerdos que es precisamente el sabor de boca que se nos quedará tras escucharlo.

En este sentido hay que destacar el carácter cercano, casi familiar de “Thank you”, un tema sencillo a piano que con la ayuda de la trompeta de Víctor Aguilar y la delicada voz de Eva se convierte en una obra compleja y profunda, llena de matices y piel erizada.

Aunque uno de mis temas preferido es “Come with me”. Quizás porque me recuerda mucho a “Tonight, tonight” de Billie the Vision & the Dancers por el buen rollo que destila. Y por el coro de niños al final, genial.

El apartado de baladas está completo con “My days” y “Shouting your name”. Dos deliciosos temas que hablan de amaneceres soleados el primero y corazones desgarrados el segundo. Es quizás en estos temas donde podemos saborear más el amplio registro vocal de Eva. Sólo hay que cerrar los ojos si de verdad queréis disfrutar de lo que se os está regalando.

Y para terminar dos piezas algo distintas. “Look at the moon” es un tema con base de neosoul que adopta una de las principales características de este género, la inclusión de Hip Hop entre sus estrofas. En este caso de la mano de Jesús aka Vohen, que rompe la fluidez de una letra entonada en inglés para parafrasear una tonadilla cargada de personalidad en perfecto castellano. Me encanta el final subido de este tema, donde  la percusión aumenta el ritmo y Eva se encarga de demostrar que su garganta también aguanta el sentimiento desgarrado.

Y “Santorini”, la única pieza es castellano del disco. Un tema casi acústico de noche en la playa junto a la hoguera, de tarde de té en casa de un amigo, de baño de espuma tras un día agotador. No había mejor manera de terminar este primer trabajo.

En definitiva, un disco en el que se palpa el amor por lo que se hace, el respeto por lo que se transmite y la dulzura de cada uno de los componentes de Sunnare.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.