Vertebración IX: el poder de la Danza.

Vertebración es, un año más, una de las mayores propuestas de danza creativa y experimental que celebra su novena edición coincidiendo con una fecha tan destacada como es el Día Mundial de la Danza.

Una oportunidad casi exclusiva en Andalucía para poder disfrutar de variada danza de autor, que reúne las mejores propuestas coreográficas y artísticas de danza contemporánea.

Fruto de esta iniciativa organizada por la Asociación de Profesionales y Compañías para el Desarrollo de la Danza en Andalucía (PAD), un total de ocho piezas son seleccionadas para ser partícipes de un proceso creativo conjunto que se exhibe en el Teatro de la Maestranza, templo y casa de este proyecto.

“La danza, es una nueva forma de lenguaje contemporáneo que pone en el centro el cuerpo…De ahí la necesidad de ponerla en valor, traer conciencia…” eran las palabras de Natalia Jimenez Gallardo, presidenta de la asociación PAD.

Y es que la danza puede ser no solo un elemento de alta carga poética, sino una pieza reivindicativa clave para crear conciencia artística y construir un futuro mejor para este sector. Esa es la reivindicación unánime que comparten este grupo de profesionales altamente sensibles: bailarines, coreógrafos, gestores, creadores e investigadores…que conforman este gran proyecto dancístico

sin fronteras.

El espectáculo da comienzo ya en el vestíbulo de La Sala Manuel García. Como preludio de las sorpresas que traerá la noche, la primera de las creaciones se exhibe antes de que el público llegue a tomar asiento. L_entes (2009), una obra de video-danza, creada y representada por las artistas Iris Heitzinger y Natalia Jiménez, se proyecta como un relato de danza contemporánea, atemporal, impregnado de naturaleza, donde espacio, tiempo, luz, sonido y movimiento se convierten en elementos fundamentales de la obra, más allá de ser meros vehículos de expresión.

La pieza, compuesta por dúos y solos, con la luz como hilo narrativo, es un juego sugerente entre el espacio, la presencia y ausencia, el contacto íntimo y un público protagonista sobre el que se pone a prueba la dimensión de la percepción humana. No existe percepción sin testigo. Pero ¿estamos seguros de que lo que vemos es real?.

Te amaré y después…, llega con la primera puesta en escena. Una creación de Susana González, que interpreta junto a  su compañera la bailarina Patricia López. Susana domina con gusto la poesía del cuerpo y del lenguaje, motivo del que surge un proyecto muy personal y casi sacado de las entrañas.

Este trabajo nace fruto de la casualidad y de emociones encontradas de la niñez, en la ciudad de Friburgo. Allí, la semilla que nació de una canción de Silvio Rodríguez, tuvo la oportunidad de seguir gestándose y madurando con el tiempo, pasando de la pieza solista que fuera en su día hasta llegar a la pieza en dúo estrenada en este ciclo.

Autoconsciente de que el dolor emocional anida en el cuerpo en forma de dolencia física, utiliza como motor de la obra su propio talón de Aquiles, el Sistema digestivo. Glándulas y órganos tienen una participación figurada en esta danza del cuerpo, en una pieza que busca, al grito de Te amaré y después…, la curación propia y colectiva a través de un lenguaje gestual sanador.

Cuando los filósofos presocráticos hablaron del poder del Arjé como principio creador de todo, olvidaron mencionar a la mujer. Es por eso que María Moguer y Ro Menéndez situaron a la mujer en el centro de la noche con su proyecto creativo “Arjé, una oda a todas las fuerzas que pueden coexistir en una mujer, fuente y principio de todas ellas’’. Las sevillanas,  fundadoras de la jovensísima compañía Haberlas Haylas, presentaron una pieza de alto simbolismo, delicada y moldeable, creada en principio como pieza en trío y adaptada para dúo con motivo de su estreno en Vertebración. Con el precioso concepto como base de la mujer como ser polivalente y que encierra visiones homónimas y opuestas de sí misma, desarrollaron un proyecto de creación común, de autodescubrimiento no impuesto,  cuyo eje es la mujer, sensual, centro de su propio universo y protagonista misma de sus distintas experiencias. Con el mar como paisaje sonoro, y el concepto del agua como elemento fundamental, danza clásica y contemporánea se mezclan y confluyen en una pieza de alta riqueza coreográfica.

Les sigueCaber de pie”, de los bailarines Joan de Maials y Alberto Lucena, una obra reivindicativa que sorprende por su dinámica escénica. A golpe de moño y de humor, dos hombres descontentos, reflejo uno del otro, nos plantean una reflexión sobre si todos tenemos cabida en una sociedad en la que se nos exige ser iguales. La máxima valoración del gesto en una muestra de ritmo creciente y una danza cruda e inteligente que aborda dilemas sociales.

Un ejercicio de colaboración estrecha entre Daniel Rosado y Natalia Barraza (Cía. Lamajara) dará lugar a Faralaes. Daniel, creador y performer de esta obra, se propone investigar dentro del flamenco y la cultura andaluza, en un ritual de búsqueda de sí mismo y de sus propias raíces que confronta elementos populares con una coreografía ágil y repleta de contrastes.

“Un dúo intimista. Una reflexión sobre la tristeza natural de las cosas rotas. Una mañana cualquiera en que las piezas del puzzle no encajan como una vez hicieran. Un viaje físico al presente para darse cuenta que el pasado no volverá…” Así se define Cualquier mañana, la desgarradora e íntima creación de la consagrada Laura Aris y Álvaro Esteban, coreógrafos e intérpretes a su vez de la segunda muestra audiovisual de la noche, realizada por Vitaliy Kim.

El frágil equilibrio entre las cosas y las personas es la premisa de esta narración de belleza sobrecogedora.

Masu Fajardo es la creadora de Skachaikovsky, un solo poético con perspectiva urbana que interpreta la virtuosa bailarina Gabriela Alonzo. Esta danza experimental pone de manifiesto el descubrir continuo de un cuerpo que investiga su naturaleza física y la inevitable relación con el antagonismo de las cosas. Con zapatillas de deporte y maillot clásico se inicia un viaje hacia la búsqueda continua del ser a través del movimiento, se manifiesta el «transitar» entre los diferentes estados del cuerpo y asistimos a la deconstrucción de un fragmento de danza clásica para alcanzar  como el nirvana, la libertad máxima del cuerpo y la mente.

No pudo haber una despedida para la noche más auténtica y adapta que “Abducida”, por la bailaora y creadora cordobesa Melisa Calero, una pieza profundamente experimental que ella misma denomina “en progreso” constante. Esta obra, en la que ha dejado huella también la figura de la artista Chloé Brûlé, marcará un antes y un después en su carrera y crecimiento personal.

“Partir del flamenco pero con otros lenguajes” es lo que se plantea Melisa, que crea un mundo escénico variopinto y sólido que hibrida distintos lenguajes coetáneamente: música remezcla (con arreglos del productor cordobés de música electrónica Durand), una danza libre y emergente y la poesía experimental de Marta Fernández Portillo, líder de la banda Mapache, que pone el cierre a esta obra magistral.

Abducida, ante la situación precaria en que viven los artistas, Calero se planta, intimista y valiente, como un acto reivindicativo de su propio espacio en la sociedad.

Abducida, se evade después en el baile, su mejor medio de expresión, su mejor herramienta de lucha y superación personal.

 

Es entonces cuando el Maestranza se pone en pie, testigo de esta preciosa revolución que es la Danza.

Vertebración IX: el poder de la Danza.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...