La banda independiente Pumuky como compañera de viaje.

Sin medidas de seguridad nos adentramos en el universo  Pumuky.  Los exploradores perdidos llegaron a la sala X para presentarnos la reedición de su segundo  álbum,  10 años después de su lanzamiento. Esta noche los canarios han venido solos. Tras ellos, cientos de kilómetros en  carretera.

En un último intento por parecer invisibles, Jaír y Noé suben al escenario, toman aire y el miedo escénico  se desvanece. La música parte desde todas las direcciones.  Parece que sonaran desde dentro, en una especie de romance  interior  del que nacen  historias melancólicas y lejanas.  La banda española independiente suena como si lo hicieran para amigos. El despliegue de luces multicolor  incita a cerrar los ojos y acogerse  a lo que está por llegar.

Se diría que la luz haya vestido también las viejas canciones. El público se emociona y se abre en canal.

En la noche, rescaldada ahora de familiares  melodías, el viaje sigue. Empiezo a no tener muy claro si es un viaje al pasado o al futuro. Apenas una ligera  luz viste a  los hermanos Ramírez deshilando melodías absorbentes. Sobresaliendo de entre las sombras la voz pausada de Jaír, casi como una caricia eléctrica, y los acordes aterciopelados de Noé . No  sé por qué, su música me transporta a una noche de tormenta.

A la salida hace frío, no llueve, pero estamos sin abrigo y con los sentidos al descubierto.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...