Bienvenido a los “Días Raros” de Melenas

Corría 2016 cuando Melenas irrumpieron en el panorama nacional y desde entonces no han parado ni un instante. Además, estos tiempos extraños que nos ha tocado vivir las pamplonesas estrenan hoy, viernes 8 de mayo, su nuevo trabajo, bautizado con un nombre ciertamente premonitorio. “Días Raros” es el segundo largo de estudio de la banda, alumbrado bajo las discográficas Elsa Records y Snap! Clap! Club, a las que se une el sello de Chicago Trouble In Mind, que se encargará de su distribución internacional.

Un nuevo trabajo que llega con recomendaciones de la talla de Henry Rollins. El mítico y polifacético artista norteamericano abría esta misma semana su programa en la legendaria emisora californiana KCRW calificando este “Días raros” de Melenas como “a really cool album”. Y no es la única emisora norteamericana que se hace eco ya de las nuevas canciones de las pamplonicas: KEXP también ha contado en sus ondas ya con canciones como “No puedo pensar” y “Primer tiempo”, sus últimos dos singles, y locutores como el muy seguido Chilly Myers se han declarado fan a través de su programa “El Sonido”, plataforma del talento latino en EE.UU. Además, la conocida plataforma Bandcamp seleccionaba el domingo 4 de mayo “Días raros” como “Album of the day”.

Tras el recordado LP homónimo que sirvió como su debut en 2017 y que las llevó a tocar incesantemente, tanto a nivel nacional (Primavera SoundBilbao BBKFIB, etc.) como internacional (SXSWEurosonicIndietracks, etc.), Melenas mantienen dos años después su tremenda frescura pop en este nuevo álbum.

“Días raros” es un disco que golpea con inmediatez gracias a su acertada mezcla de garage-pop y elementos de dream pop lisérgico, indie rock melancólico y tintineante sonido jangle. El premonitorio título parece haber cambiado de sentido dramáticamente conforme se acercaba su publicación, y es que, según explica la propia banda, “cuesta ahora hablar de lo que eran los días raros a los que nos referíamos en el momento en que decidimos llamar así a nuestro segundo disco, cuando semanas después nos esperaban los que probablemente sean los días más extraños de nuestra vida: días raros para todo el planeta”.

Pero no era eso lo que originalmente pretendían reflejar las canciones de Melenas, que hablan “más de un sentimiento personal y no global, aunque en la portada y la contra del disco, la imagen de esos edificios de barrio con sus ventanas, en las que se intuyen hogares con vidas como las de cualquiera de nosotras, nos recuerden ahora a la imagen que vemos estos días del exterior.” La idea era plasmar “un estado de ensimismamiento, de ensueño… un desajuste que hasta resulta bonito, como la resaca después de un gran after… Pero también hay momentos de querer salir, de buscar el otro lado, de sacar chispas a lo que hay fuera, de divertirse y no pensar en nada más”.

Un contraste que se refleja también musicalmente, ya que las canciones recorren distintos estados de ánimo, presentándose algunas como más enérgicas y otras más nostálgicas, con un rollo dreamy y hasta incluso lisérgico. Así se aprecia desde el inicio: el zumbido glorioso de órgano de la canción “Primer tiempo” se despliega en una magnífica melodía que marca brillantemente el tono de “Días raros”, con su pop de guitarras y resplandecientes armonías vocales. Le siguen canciones trepidantes como “No puedo pensar”“3 segundos” y “Despertar”, verdaderos himnos que recuerdan por momentos a lo mejor de StereolabVeronica Falls o Dolly Mixture.

Melenas por Dani Cantó

Todo un contraste cuando suena la delicada “El tiempo ha pasado”, monumental balada con riff circular, sintetizadores y una de las mejores melodías de la historia de Melenas. Pero aún hay espacio en “Días raros” para el colosal groove entre Delta 5 y el motorik de “Los alemanes”. Hablamos de la frescura muy Goon Sax de “Ciencia Ficción” o el himno de bellísimas armonías vocales “En Madrid”“Ya no es verano” recuerda, con su insistente y pegadizo jangle, a luminarias del underground como The PastelsR.E.M. o The Shop Assistants.

Y el broche de oro lo pone “Vals”, que cierra el álbum a compás de 3/4, titulada así por el baile y también por el apellidode una buena amiga, una dedicatoria que concluye “Días raros” con ambiente sublimemente embriagador. Los últimos compases de la canción, con esa cascada de voces, oleadas de teclados y guitarras que chocan entre sí como olas del mar nos deja con la sensación de que Melenas, en indudable camino a su cúspide creativa, tiene todavía por delante decenas de canciones brillantes reservadas para nosotros en los próximos años. De momento, disfrutemos con el regalo de estas once joyas.

El disco fue grabado en el verano de 2019 en BonbereneaGaztetxe de Tolosa, en el estudio en el que habitualmente trabaja Karlos Osinaga (aka Txap). Bajo el cielo húmedo del verano, entre las montañas y los animales que rodean la casa, pasaron un total de tres semanas. Este aire se respira en cierta manera en el disco, que más tarde fue completado con la magia de los teclados grabados en el estudio de Guillermo Fernández Mutiloa, amigo de la banda, donde ya se habían grabado las dos primeras referencias de Melenas. A lo largo de este proceso y durante calurosas sesiones de verano en la sala de ensayos, Tamu Tamurai y Jaime Cristóbal, grandes amigos y amantes incansables de la música en general y del reverbcore en particular, trabajaron con Melenas y el resto del equipo en la producción de “Días raros”.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...