Los Ganglios La Lían de Nuevo en La Sala X

Sala X, 18 marzo, 2016 

Fotografías por Juan Antonio Gámez

“¿Tiene el humor cabida en la música?” Era 1984, y la pregunta retórica venía del mismísimo Frank Zappa. Retórica, porque él era un ejemplo vivo. ¿Se puede tomar en serio la música con humor? ¿Y cuáles son los límites de eso de en serio? Aún alucinando con su último trabajo en mente, Lubricante (2014), nos enteramos de que vuelven Los Ganglios, desde Montijo (Badajoz), y esta vez sin la sueca Leli Loro (dignamente sustituida a los teclados por Mariana Scaravilli). Rafael Filete (guitarra) y Xoxé Tétano (ritmos, voz, samplers y ruidos varios) hicieron del sitio la fiesta por la que son famosos. Una fiesta electrónica, eléctrica y ecléctica. Acerca de este eclecticismo, no se queda sólo en la variedad de estilos (techno, bakalao, punk, cumbia…) sino en parodia del género en sí, parodia de la música, en general, llena de letras surrealistas o dolorosamente realistas, documentos de situaciones o personajes o tipos de personas. Hablando de tipos de personas, en la noche del viernes 18, no faltó (al principio sólo) el “gracioso” de los conciertos, ese que le habla al grupo como queriendo añadir algo sin aportar nada, sólo entorpeciendo.

Las canciones se alternaban con historias de la intrahistoria humana; inevitable y de agradecer es que el showman sui géneris que es Xoxé Tétano, presente cada canción, brevemente la mayoría de las veces, y cuando no es brevemente, mejor. El evento empezó con el punk de “Mimetic Motherfucker” y “El Héroe de la Transición”, que en temas como este Rafael Filete brilla con sus trallazos a la guitarra. Y como antítesis y seguida, “La Cumbia de Félix y Jacques”, para la cual, dos asistentes llevaban caretas de ambos naturalistas de tierra, aire, y mar… y vuelta con el punk de “El Molino”, el barrio de Montijo en el que los hermanos Ganglios se criaron.

Las canciones no sólo incorporan hilarantes historias; de extremada importancia son las proyecciones (vídeos o diapositivas) que las ilustran. Dicho sea de paso, no suelen poner las mismas allá donde actúen, que es de agradecer por los que ya habíamos estado antes en uno de sus conciertos. Aquí entra en juego el porc, entendido, creemos, como una corriente de estilo en el que lo escaso y/o lo obsoleto del medio de creación refleja… ¡Es digno de ver! Una de las más coreadas fue “Hay”, la distopía minimalista de un futuro apocalíptico. Luego más pogo con “Badajoz 2222”, y la historia de amor truncada en dos capítulos (uno techno pop, otro punk), “Al final” y “Amélie Poulain”. Tampoco faltó el tema con el que muchos les empezaron a conocer, la didáctica “LOL”. A mitad de concierto, nos presentaron “El Emblema”, una esclarecedora mirada al logotipo de cierta cadena de hipermercados. El vídeo de presentación del tema, sin desperdicio. De la segunda mitad destacaron entre los asistentes “El Regalo”, el nuevo e hilarante tema “Vivencias”, “Viejo Satiro Hipertenso”, “Babieca”, “Robocop” (a petición del público) y “Color de Rosa” que podría haberles dejado terminar en lo más alto, pero “El Subiduki” le quitó este puesto de honor, siendo el bis final.

El ambiente de celebración, el número de asistentes, sus reacciones y diferencia de edad, que la música no se apoye demasiado en samplers (que sean diferentes a las versiones de los álbumes), y el humor, da valor añadido a una actuación dinámica y divertida. Los Ganglios no son humoristas. Xoxé, Rafael y Mariana nos ofrecieron una actuación divertida pero sin dejar de ser musical.

Aquellos snobs que, como a diferencia de Frank Zappa, creen que el humor y música no pueden estar juntos, y aquellos que compartiendo cierta zona incómoda de confort con estos, no salen de dos o tres géneros y ciegos prejuicios, se perdieron una velada llena de ritmo e ingenio, que, visto lo visto, es mejor disfrutarla, que diseccionarla en un artículo como este. Nos vemos en el próximo, sin duda.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...