17 julio, 2024
No es muy normal que a Sevilla venga una banda de Funk y Hip Hop californiana. Así que no podía perder una ocasión así. Me puse mis vestimentas más cómodas, me pillé una libreta para tomar algunas notas, y allí que nos fuimos a desquitarnos de una semana de duro trabajo de la mejor manera posible, con pura y sincera diversión.

Sala Malandar, 24/10/2014

Fotografías por Esperanza Mar

Ya veníamos preparados. No es muy normal que a Sevilla precisamente venga una banda de Funk y Hip Hop californiana. Así que nosotros no podíamos perder una ocasión así. Me puse mis vestimentas más cómodas, me pillé una libreta para tomar algunas notas, porque el móvil sabía que si lo sacaba entre tanto salto y tanto baile no me iba a durar mucho, y allí que nos fuimos a desquitarnos de una semana de duro trabajo de la mejor manera posible, con pura y sincera diversión.

A eso de las 23:00  The Coup, con Boots Riley a la cabeza, aterriza en el escenario del Malandar. Directamente desde Oakland, California, y sin escalas.

Puro funky y derroche bailongo desde el segundo uno. Las 200 personas que saltan sin descanso. Está noche venían preparadas, venían avisadas, aunque siempre es  un tremendo placer encontrarse con cositas así en esta ciudad que se prodiga tan poco en eventos de este tipo.

Nos encontramos al grupo al completo, J.J. Jungle, bajo; B’nai Rebelfront, guitarra; LJ, teclados y Hassan Hurd, bateria. Echamos de menos a Silk-E, tremenda si los escuchas en sus discos. Pero difícil viajar tan lejos con el equipo completo, supongo.

Bueno pues antes lo digo, antes me tengo que tragar mis palabras, porque en cuanto suenan las primeras notas de “The Magic Clap” ahí que está ella, imponente, tal y como la hemos visto decenas de veces en sus vídeos.

Vaya ritmazo que se te mete por el cuerpo con este tema. Que subidón, dios mío, pero una imagen vale más que diez mil palabras en este caso y además me quedo sin calificativos del puro placer que estoy sintiendo.

Que coraje da comparar pero Riley recita con una fluidez y desparpajo que ya lo quisieran más del 80% de los raperos que hemos visto este último año.

Si a eso le sumamos el punto soul de Silk-E y el puntillo rociero de la guitarra eléctrica la combinación da como resultado una amalgama de sonidos eclécticos de puro heart  beat y descontrol.

Estábamos esperando este momento, el momento en el que ella solita se marca un temazo del que no sabemos el nombre pero que lleva rulando un tiempo por youtube. En vivo muchísimo mejor, esto no tiene desperdicio.

Y no hablemos del resto del grupo. B’nai Rebelfront se marca solos de 5 minutos sin pestañear, con cambios de ritmo y melodía incluidos. De buena gana cogería a todos mis conocidos y los hubiera traído aquí de las orejas.

Pero esta noche no todo van a ser saltos con pasión, risas encajadas y ojos apretados, también hay momentos para el deleite del parafraseo más contenido y sentido. Aunque generalmente terminado en un aumento de volumen y tono que viene acompañado por el desfase de todos los que estamos aquí.

Si la música es sentimiento esto es MUSICA con mayúsculas.

Los temas de los discos se alternan y se puede apreciar sobre todo en los beats que son más actuales o de otras modas, pero el fluir es perfecto no dejando que decaiga en ningún momento el subidón que tenemos

Teclados para transportarnos a los 90´s, rapeos para recordar al gran  Puff Daddy y coros para rememorar el gustazo que era escuchar este tipo de música en nuestra adolescencia. ufff que de recuerdos. “Fat Cats and Bigga Fish

Esto debería de ser como una prueba de fuego para los raperos españoles. Antes de subirte a un escenario deberías ir a ver a estos tipos en directo y si no te ves capaz de hacer un 20% de lo que ves ahí, mejor sigue ensayando chaval.

Para los bises los ritmos groove y funk toman el lugar por completo. Como debe ser, dejarnos  con un sabor de boca estupendo mientras nos abrazamos a los componentes que con todo el buen rollo del mundo se han bajado del escenario para alternar con todos nosotros.

Salimos de allí, con una tremenda sonrisa en la boca y con una camiseta que dice “laugh, love, fuck and drink liquor and help the damn revolution come quicker “, creo que con eso lo digo todo, ¿no?

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.