30 mayo, 2024
Intimidad en los temas conocidos y sorpresa en los que han de venir. Una sucesión de sensaciones y sentimientos en primera persona. Algo que nadie debería perderse si tuviera la oportunidad.

Hotel Inglaterra, 5/06/2015

Fotografías por Nuria Sánchez

Las luces de la Catedral dan pie a una figura fantasmagórica, casi etérea que pasa entre los asientos acolchados, las copas de Ginger Ale con Licor 43 y los murmullos a media voz de todos los que estamos disfrutando de las maravillosas vistas del Hotel Inglaterra gracias al ciclo Live the Roof.

Con un simple “hola” se presenta, se presigna (en sentido figurado, por supuesto) y se tira de cabeza a la piscina con la sana intención de no dejar a nadie indiferente, de cambiarnos la existencia aunque sea solo un poco, quizás sea este uno de esos “efectos mariposas”.

Durante esta noche viviremos muchas sorpresas y algunos momentos que se nos quedaran grabados en nuestra mente durante mucho tiempo. Advertidos quedáis…

La primera de las sorpresas es “Santo Santo”. Tema inédito con el que abre la noche.

Nos confiesa que esta mini gira de verano “La gira Fantasma” tiene la intención de poner a prueba algunos de los temas nuevos que actualmente se encuentran en fase de preproducción en el estudio. Es la primera vez que se tocan en público tras varios meses sin que Coque se subiera a un escenario.

Nos los sirve desnudos, apenas una melodía a guitarra acústica y unas letras listas para adornar y arropar como se merecen. Es curioso el concepto ya que pocas veces hemos visto que un musico presente su obra sin terminar. Algo así como enseñar a tu niño recién nacido.

Te expones a críticas sin sentido ya que, a veces, un tema en tan corto estado de desarrollo se parece bien poco al terminado. Y sin embargo, ahí estaba, desnudando sus secretos, exponiendo sus inseguridades, sus inquietudes a unas personas que probablemente no vuelva a ver nunca mas.

Otra sorpresa, los temas nuevos no siguen ni de lejos la línea marcada por La Hora de los Gigantes y continuada por el exquisito Termonuclear. La sencillez en cuanto a las composiciones esconden una clara intención de volver a las raíces del pop, y no exclusivamente al nacional, sino más bien al pop americano, tirando a Amos Lee o Joshua Radin.

El siguiente tema “Deberías volver” nos confirma que la guitarra no va a ser la protagonista, sino que se limitará a crear la base para que posteriormente se unan, posiblemente, una gran cantidad de instrumentos con el que se cerrará la composición.

Como el mismo Coque Malla nos confiesa “El último hombre en la tierra” se presta a unos arreglos circenses. La tintineante felicidad de un niño que traspasa las cortinas de la puerta de un circo, las voces de nerviosismo que están en el interior, los violines en alza y los platillos resonando en tu corazón. Gran atmósfera la que crea este tema y recordamos que se están interpretando solo con una guitarra acústica y la voz del señor Malla. Mucho mérito para crear una atmósfera tan palpable.

Pero no todo van a ser caritas de felicidad, también hay espacio para los medios tiempos donde la poesía deja paso a las frases con sentido literal, casi como un consejo que se le cuenta a un amigo. Tema que incluye una subida de tono hacia el final que rompe tímidamente el tempo a la vez que alegra el alma de los presentes aunque sea recurriendo a trucos por todos conocidos.

Antes de continuar con este primer bloque de novedades hay espacio para un tema conocido aunque aun no grabado en un disco “At The movies”. Tema que nos desvela aparecerá también en su próximo trabajo.

A estas alturas la noche caía inevitablemente sobre Sevilla mientras “Ella cambiaba las palabras” (no se si el tema final se llamará así, pero le pega”.

Evocar agua en completa calma y sólo escuchar los latidos de tu propio corazón, es un recurso que aunque utilizado en multitud de ocasiones a lo largo de la historia (Demian Rice) no deja de ser algo admirable. El protagonismo absoluto lo toma la narración, historia desgarrada de corazones rotos en clave de poesía trasnochada, de llanto misericordioso. Empatía instantánea, reflejo de nuestra propia existencia.

Otra de las sorpresas de la noche fue poder escuchar en primicia el tema compuesto para “Bite”, película de terror dirigida por Alberto Sciamma donde Coque Malla participa con el tema “My beautiful monster”. Aun siendo muy bonito he de reconocer que a mi me sonó al típico tema de pelis como Shrek o Corpse Bride cuando el protagonista se da cuenta de que no puede vivir sin ella, y sale corriendo en su busca. Tras algunos tropezones y pequeñas tribulaciones consigue dar con ella entre jadeos cuando el tema se apaga y los sentimientos florecen.

Y hasta aquí la primera parte del show. Tiempo para el refrigerio, para la charla intrascendente de quien habla escondiendo el deseo de volver a meterse en los sueños de ese personaje que poco a poco se ha expandido desde el escenario hasta el final de la terraza. A través de las sillas de madera, de las copas de licor 43, de los ojos vidriosos de quien sueña despierto.

Para la siguiente sección nos reservaba Termonuclear y La Hora de los Gigantes. Nada que ver con lo anterior. No solo ha cambiado el estilo musical, mucho mas intimo y atormentado ahora, sino la actitud sobre el escenario. Temas como “Lo intenta” o “Berlín” suenan completos, consabidos y corales. Son comunes los adornos a la hora de interpretarlos. En estos temas no tienes la sensación de que falta algo, mas bien justo lo contrario, no añadirías ni un solo sonido más.

Coque esta muy cómodo, se le nota que conoce los temas al dedillo, los ha interiorizado y es capaz de darles lenguajes nuevos solo cambiando pequeños detalles en entonación y ritmo. Nos regala un viaje a gastos pagados por calles mojadas, corazones henchidos y pulmones llenos de aire forzosamente.

Tras “Hace tiempo” otro regalo que hacia años que no escuchaba “Guárdalo con amor” de su etapa en Los Ronaldos, que suena igual pero deliberadamente distinto. Cantado como si le estuvieras contando algo a un colega. Tremendo.

Volvemos a Termonuclear con “La carta”. Uno de los temas mas bellos del disco que brilla en matices pulidos con pulcritud gracias a la tranquilidad que da el haberlo tocado tantas veces. Se nota que es una canción mimada, llena de colores en cambios de ritmos impagables.

El estar imbuidos en ese mundo onírico nos impide en cierta medida participar algo más en el recurso de la trompeta coral de “Despierto”. Es una sensación parecida al niño que despierta de su siesta y aunque sabe que le esperan maravillas por descubrir se resiste a terminar de abrir los ojos.

Despedimos animados, como debe ser, con “She´s my baby”. Al que siguen oleadas de aplausos en las alturas de esta noche sevillana sin luna.

Tras unos breves segundos “Una moneda” nos permite volver a disfruta un poco mas de esta dulce compañía, que irremediablemente acaba con “No puedo vivir sin ti”.

Tras el concierto pudimos tener unas palabras con el artista, donde le preguntamos por el cambio de registro entre los nuevos temas y sus anteriores trabajos en solitario, a lo que nos contestó de manera sincera: “son momentos distintos de mi vida. Ahora vivo en el campo, con mi mujer y mi hijo y estoy feliz, por eso los temas son más sencillos, ligeros y directos. Cuando compuse Termonuclear estaba pasando por unos momentos muy malos en mi vida.”

Como nota personal diré que tras años de ser un incondicional de su música, tanto en Los Ronaldos como en su carrera en solitario, el concierto de esta noche era justo lo que me esperaba y mas. Intimidad en los temas conocidos y sorpresa en los que han de venir. Una sucesión de sensaciones y sentimientos en primera persona. Algo que nadie debería perderse si tuviera la oportunidad.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

2 comentarios en «Coque Malla en el Hotel Inglaterra «Noche sin luna, almas desnudas»»

  1. ¿Avidez?… sí,avidez que no codicia.Avidez pura y dura, una espera dramáticamente ávida,llena de anhelo, de apetencia,de deseo.
    Avidez de leer esos nuevos textos y de escuchar esas nuevas canciones, de las que no tengo ninguna duda son y serán un trabajo creativo absolutamente maravilloso. Enhorabuena a Coque Malla.
    Gracias por su crónica Dr.Charles, ha hecho una descripción muy bella del concierto de Coque Malla, me ha transportado a ese ambiente onírico y me ha hecho soñar,maravillosa narración,gracias.
    Marisa.

  2. Marisa gracias por tus palabras. Siempre intentamos describir no solo lo que vemos sino lo que sentimos, ya que pensamos que es la única manera de transportar a la mente de otra persona a ese ambiente tan especial que produce cualquier concierto en directo, y en especial uno del señor Coque Malla.
    Personalmente también estoy deseando escuchar sus nuevos temas terminados, aunque creo que aún habrá que esperar un poquito.
    Un abrazo y encantado de cruzar algunas palabras contigo 😉

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.