Tu Otra Bonita y Club del Río adornan FunClub

IMG-20170328-WA0015

Fotografías por Mr. Hipérbole 

Con fanales de colores y aroma a verbena. Reclamando esa primavera tardía con la que olvidar la jornada destemplada y fría que se presentaba el pasado sábado. Los directos de Tu Otra Bonita y Club del Río firmaron una auténtica noche de celebración en FunClub. Pese a que la cita ya apuntaba maneras, el ambiente superó con creces las expectativas y enmarcó la sala sevillana en una acuarela de tonos vivos y pinceladas rápidas.

Porque los conciertos son mucho más que una lista de canciones, instrumentos y un escenario. Conseguir generar un momento especial, ganarse al público y hacerlo entrar en materia -especialmente cuando uno inaugura la velada- es parte del espectáculo. Sobre todo en el caso de Tu Otra Bonita, inéditos en una ciudad en la que lo desconocido suele generar inapetencia. Es por eso que la más de media entrada del local resultó una sorpresa. Aún más lo fue la entrega de un público que disfrutó sin reservas con la propuesta rumbera y mestiza de los madrileños.

IMG-20170327-WA0007

No tienen desperdicio. Desde la voz, la presencia y el efecto venenoso de Héctor Lacosta, hasta el impecable apartado rítmico a cargo de Alberto Vallecillo y Pablo González. Además de ese inspirado Fico Cámara a la batería, que cambió el sitio con Héctor, para arrancarse con un divertido fragmento de “Baby one more time” (sí, la de Britney) antes de protagonizar “Tango”. Destaca en primer plano Félix Vigara, que presume de guitarra española con pellizco flamenco. Con todos ellos cantamos a pulmón eso de “se quemó, se quemó”, “Mantequilla” y el “parapapa” de “Lado Malo”. Y vaya si cantamos. Que se lo digan a la pegajosa “Queena Lagarta”.

Más de uno andaba por entonces preguntando el nombre de una banda que grabó su último trabajo en La Mina, sorprendido de no haberla conocido antes. En el apartado de bonus track, se atrevieron con una más que competente versión de “La Leyenda del Tiempo” de Camarón y con la hermana “Ojalá no te hubiera conocido nunca” de Muchachito, que precedió a un final canalla liquidado por “El camello del barrio” y “Pastelitos o Polvitos”. Algarabía, algún que otro suspiro, sonrisa pintada en la cara y ganas de mucho más para despedir tanto bonito. Volverán pronto. No es un pronóstico, es una certeza.

IMG-20170327-WA0006Quien abajo firma siente cierta debilidad por los sonidos latinoamericanos tradicionales y por Xoel López, que colabora en Un sol dentro. Enunciarlo sería tendencioso en una crónica sobre Club del Río si no fuera porque Club del Río son objetivamente buenos. Armados con la narrativa de sus guitarras y la potencia de unas robustas armonías vocales consiguieron hacerse con el silencio de un público revuelto y charlatán. A poco que uno conseguía concentrarse en las melodías preciosistas, el campo magnético se activaba de inmediato.

IMG-20170327-WA0003

Los también madrileños destilan naturalidad y compenetración como pocos. Una especie de bálsamo en los tiempos que corren. Club del Río asienta sus pasos en el folk más limpio, imbricado en sones latinos de aristas afiladas. Sus cantos son a la vez cura y herida y así lo certifican cortes como “Erosión” o “Ídolos”. Los únicos “del río” que nos gustan también le cantan a la vida y eso aflora en “Nigeria”, “Buen Día” y “Estampida”.

La escucha final en el directo es mucho más que la suma de las partes y el octavo pasajero de la banda, que no tiene nombre ni instrumento -ni es un alien-, es el resultado de su unión como uno solo. Y su presencia sin pretensiones es abrumadora. Con esa “Montaña”, “en la que todo empezó”, acabó el cuento. Para poner el final feliz, llegaron ecos en forma de un íntimo acústico a pié de pista con ambas bandas conchabadas. Atrás quedaba un recinto trufado de arena de playa y rumor de montaña encantada. Nunca una sala de conciertos tuvo tantas vistas.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...