Iseo en FunClub “La química del amor”

Fotografías por Esperanza Mar

FunClub, 11/03/2017

Dice la química del amor que antes de que una persona se fije en otra ya ha construido un mapa mental, un molde completo de circuitos cerebrales que determinan lo que le hará enamorarse de una persona y no de otra. Que cuando una persona se enamora no sólo se enciende la parte del cerebro que se relaciona con la euforia sino que también se apagan las zonas que se encargan de los juicios sociales y someter al otro a valoraciones críticas. Curioso, ¿verdad?

Pues no sabíamos por qué, pero desde que entramos en la Sala FunClub el ambiente estaba raro. Quizás demasiadas feromonas en el ambiente, quizás la primavera nos iba desentumeciendo las zonas más erógenas de nuestro cerebro, quizás nuestro cuerpo nos pedía amor a gritos y, como de una danza de sustancias químicas imperceptibles se tratase, el deseo de enamorarnos entraba a través del olfato hasta lo más profundo de nuestro ser.

La Sala tenía un muy respetable número de asistentes, pero se podía respirar y bailar, que era lo importante. En un momento dado una figura alta, delgada, seria y concentrada pasa a nuestro lado. Primer toque de atención de nuestra pituitaria que se enciende como si de una verbena de barrio se tratase. Junto a ella Charlie Moreno, teclado; Toño Calvo, bajo; Josu Erviti, batería.

Dicen que en la primera etapa del amor, el enamoramiento, intervienen más los ojos del hombre y  los oídos de la mujer. Puede que fuera cierto porque nosotros teníamos los ojos como platos y de ellas escuchábamos aquello de “que voz más linda tiene”. Y es que, sin apenas mediar palabra, Leire Villanueva, aka Iseo, se “persignaba”, metafóricamente hablando, por tercera vez ante el público sevillano con temazos como “Locks” de su Last Night o  “I lost count” y “Byebye Billy” de su primer trabajo Red Gardens.

Pero cuando llega a “The Truce” se para unos segundos, para pedir que cantemos con ella, y para explicar un poco como va ese loop que tantos buenos momentos le está reportando en sus directos.

Podemos leer en revistas especializadas que el enamoramiento se explica por la intervención de las sustancias monoaminas, como la dopamina. Una sustancia  que hace que todo te parezca perfecto, que experimentes menos dolor, que se te altere el sueño, y que aunque trasnoches no te sientas cansado. Está claro que nuestros cuerpos esta noche están produciendo una copiosa cantidad de dopamina.

El recurrente espacio entre escenario y primera línea de público hoy no se ve, la gente tiene necesidad de cercanía, necesidad de acompañarla a los coros, necesidad de bailar, de reír y divertirse.

A estas alturas de la noche es hora de presentar “No guns”, un tema completamente nuevo que aún no está grabado. Con sonido de sintetizador sigue la línea del último disco pero con un pasito más hacia la conjunción instrumental y vocal, todo suena armonioso, sencillo y fluido, entendiendo que precisamente en eso está la dificultad.

Hay que puntualizar una cosilla. Leire es de Pamplona, lo que quiere decir que no es andaluza. Parece una obviedad pero no te percatas realmente hasta que la tienes sobre el escenario. El desparpajo de los de aquí se hace notar y en ciertas ocasiones puede crear en artistas que no son del lugar algo de incomodidad. Los asistentes de esta noche vienen con ganas de cachondeo, la serotonina corre descontrolada por sus venas,  y las frases ocurrentes y gestos de cariño no han faltado en toda la velada. Pero claro, Leire viene a cantar, a explicar sus canciones y a mostrarnos toda su obra en su máxima expresión, en directo. No es que le cueste interactuar, es que sus maneras son distintas. Ella nos habla con su cuerpo, con su expresión, con sus canciones, como en “The Wolf”.

La historia de “The Wave”, y la ola que se la llevó mientras se tomaba una copa de vino, apaciguan un poco los ánimos algo ruborizados de algunos asistentes, propios de la Noradrenalina.

Pero claro, no ayuda nada para la ingente producción de oxitocina que estamos sufriendo  la versión de “bésame mucho” que Leire se marca en español. Instantáneamente un corro de parejas abrazadas de sonrisa risueña, de miradas tontonas, de manos largas y dedos juguetones se crea en mitad de la sala. El estribillo es coreado por todos los presentes y el amor fraternal que había al comienzo se transforma en visceral, pasional y algo mental, y eso se nota.

Deep voice”  y “No eres tú, no soy yo, es el amor que nos mira” o lo que es lo mismo “C’est pas toi” nos hacen bailar de lo lindo acompañados, por supuesto, por Iseo desde el escenario, que en este último tema se suelta la melena para marcarse más de un pasito. Uf, verás la bajona hormonal que me va a dar luego y el mono que voy a tener.

Parece mentira, pero tras “Deep in the sea”, el cover de “Wicked game” y “Castle” escuchamos las fatídicas palabras “pues vamos terminando”. Ni mucho menos vamos a permitirlo. Palpas y gritos los alientan para una nueva subida al escenario y seguir por todo lo alto con “Stop The world” que ahora si hace botar a toda la sala al completo al ritmo de la percusión.

Y para finalizar “Last night”. Terminando por el principio, dejando claro que esto acaba de empezar aunque las palabras sean de despedida.

El amor motiva a recorrer el mundo con tal de estar a solas con esa persona especial. Por supuesto, que la razón está por encima de esas banalidades biológicas pero los neuroquímicos de la felicidad, hacen que sienta tan bien estar enamorado, que el cerebro busca la manera de conseguir más. Los neuroquímicos hacen su trabajo sin palabras, y nosotros buscamos palabras para explicar la locura de nuestras motivaciones.

Hoy no hay que buscar nada, sólo dejarse sentir. Decimos hasta luego con las manos mientras decimos hola, bienvenida a nuestras vidas, con los ojos.

Iseo se va esta noche, pero se quedará por siempre en nuestros corazones, o al menos los 4 años que dicen que dura la producción de oxitocina…

Iseo en FunClub

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...