Cabo de Plata 2017 “sonrisas de oreja a oreja y pieles morenas”

El año pasado (2016), en Barbate, tenía lugar la espectacular primera edición de Cabo de Plata. Deseábamos volver al sur del Sur para comprobar que lo que habíamos vivido no había sido flor de un día. Así que allí fuimos para afirmar que Cabo de Plata ha llegado para quedarse mucho tiempo.

El camping estuvo lleno del buen rollismo característico de este festival desde el minuto uno, disfrutando de la costa, de la sombra que ofrecía la zona de acampada o del maravilloso pueblo en el que se encuadra. Mención aparte tienen los habitantes de esta localidad, que desde el primer momento han mostrado amabilidad y simpatía con todos los festivaleros, haciendo los días más agradables.

Así que después de coger fuerzas durante días, comenzó la primera jornada de este festival, caracterizado por el rock, rap, reggae y mestizaje.

El primer día nos trajo a Inconscientes, que como ya os contamos, está compuesto por el núcleo duro de Extremoduro (Iñaki Uoho Antón, Miguel Colino y José Ignacio Cantera) y Jon Calvo, guitarra y vocalista de Memoria de Pez, además del teclista Aiert Erkoreka.. Como no podría ser de otra forma, lo que pudimos encontrar fue un bolo de gran calidad musical y mucho rock and roll. Con letras profundas, románticas y de denuncia consiguieron que pasadas un poco más de las 7 de la tarde el público estuviera entregado y metido en la dinámica del concierto. Las canciones se sucedían unas detrás de otras, con pocas palabras entre canción y canción, o como diría Uoho: “eh… ‘Más’”. Y así procedía a introducir los temas y volvían a sonar sus acordes envolventes. Un espectáculo para no olvidar y, por supuesto, para repetir.

Nos mostraron su mejor cara los chicos de Antílopez, poniendo a mil revoluciones por minuto a cada persona entre el público, haciéndolos saltar y bailar como si se terminara la noche. Los Mojinos Escozios hicieron gala de su buen humor, de su saber estar en el escenario y de cómo revolver a todo un festival, ponerlo patas arriba y salir a saludar con un tema de La Oreja de Van Gogh que el público no dudó en corear a voz en grito. Nunca se tiene suficiente, por eso ya llevan 20 años en la música y nunca nos cansamos de ellos, ni de sus grandes éxitos conocidos por todos, ni de su poca vergüenza.

Aunque lo mejor estaba por llegar. Uno detrás de otro pudimos disfrutar de los londinenses Foreign Beggars, que nunca defraudan y consiguen dar un espectáculo totalmente efusivo y eufórico, de esos que van in crescendo en todo momento. El amanecer nos esperaba con los inigualables Gomad! & Monster al mando, cerrando la gran fiesta del primer día junto con la fiesta de color más salvaje, Paint Animals.

La segunda jornada estuvo marcada por el esperado trapero C.Tangana, que está ahora mismo en su apogeo con el tema “Mala mujer”. Sin embargo, la impresión entre los asistentes no fue tan buena como la esperada. Acto seguido salían al escenario Fuel Fandango. A este grupo no se le puede describir con otra palabra que no sea ‘fuerza’. Probablemente fuera este el mejor de los espectáculos que vivimos en los tres días. Y es que Nita y Alejandro no dieron tregua, no perdieron la energía ni el compás en la hora y media que duró su bolo y la gente salió todavía coreando los estribillos de su disco Aurora.

Por los distintos escenarios pasaron y disfrutamos de artistas como Iratxo, al cual es siempre un placer verlo con su banda. Admirable el hecho de la cantidad de gente que estaba viviendo su bolo, aun teniendo una de las peores horas que te pueden tocar, fruto del calor. También en las tablas nos encontramos con El Kanka, donde no perdió la oportunidad de cantar su tema “Andalucía” para el deleite del público. Qué bonito es siempre disfrutar de su lado gamberro, su lado romántico, fresco y lleno de buen rollo.

Revivimos los mejores temas de la ya mítica banda La Fuga, donde no solo se hizo un repaso por toda su carrera musical, sino que escuchamos temas de su último disco Más de cien amaneceres. Y no podíamos terminar la noche con más fuerza que con Dremen. Justo lo que necesitábamos para desfogar, para echar los restos e irnos a descansar como benditos y reponer las pilas para un último día cargado de rap.

Entramos en los bolos finales del festival con los emblemáticos Reincidentes, como siempre, reivindicativos sobre cualquier cosa. Tras ellos nos encontramos una vez más con Rayden, que aprovechó la cita para grabar su nuevo videoclip “Malaria” y seguimos con Kase O., presentando su disco El círculo. No exageramos cuando decimos que la explanada estaba hasta los topes y que respirar era casi imposible, todo para ver a uno de los grandes maestros del hip hop español. Sin duda, cuando ves al javato en acción, entiendes a la perfección por qué es el MC por excelencia. Querido por todos, se ganó además los vitoreos por su aparte feminista, “las chicas son reinas, cuidadlas, pueden vestir y bailar como quieran. Que nadie se pase con ellas”. El maestro de ceremonias se atrevió incluso a bailar junto con El Momo, que siempre lo acompaña (como R de Rumba, que se encontraba a los platos). Precisamente El Momo, después de presentar al maestro con acertadas palabrasa, “cuando sale Javi lo que tiembla es el escenario”, dio palos a diestro y siniestro con maestría. Entre ambos demostraron una gran compenetración y sincronía.

Un espectáculo muy medido en el que contaron historias que enmarcaban las canciones. Y así, tras interpretar el “Rap contra el racismo”, el MC se despidió con una parte de “Cantando”, momento en el que el público enloqueció (más) y con unas sabias palabras, recordando que el simplemente ha sido “el mejor” porque ha trabajado para ello. Que si haces zapatos, tienen que ser los mejores, y si haces pan, que sea el mejor de la zona. Y que si haces hip hop, tienes que trabajarlo. Que él solo salió de un pequeño barrio de Zaragoza y que: “si tu trabajo es una mierda, empieza de cero. Tenemos mente, alma y cuerpo. ¿Qué más quieres?. Llama a los abuelos.

Y así, con la sonrisa de oreja a oreja, las pieles morenas del sol andaluz y los corazones llenos, nos volvimos a nuestras casas. Con las esperanzas puestas en un nuevo amanecer en Cabo de Plata 2018. Y todos los que vengan.

Cabo de Plata 2017

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...