“Al sur de la frontera, al oeste del sol”, Ángel Stanich en La Riviera

Nos lo tomábamos un poco a broma. Por su barba, quizá, por su voz extraña,por sus chascarrillos. En realidad, no habíamos entendido nada. Pero los que estuvimos anoche en La Riviera lo comprendimos todo y de golpe. Es lo que ocurre con las cosas importantes, que o se entienden así o no se entienden nunca.

Hablábamos en la previa del aroma de noche especial que rondaba la cita, de la sensación de asistir a uno de esos conciertos clave, de puerta grande o enfermería. Y es que aquello tenía algo de cruce de caminos, de esperar, a la orilla del río, bajo una enorme palmera, a un tipo que lleva un año recorriendo el polvo ibérico con sus camperas. Pues bien, los allí reunidos asistimos a la prueba definitiva de que tras dos discos y cuatro EPs, el cántabro ya tiene en su repertorio un buen puñado de tesoros, y de que a lo genuino de sus letras, a lo potente de su banda, a lo singular de su mirada, el camino recorrido le ha otorgado calado y elegancia.

Ángel Stanich ofreció un concierto emocionante y serio, sin concesiones. Algo que ya avisó desde el inicio, abriendo la veda con esa maravilla delicada que es “Golpe en la pequeña china, de su recién salido Máquina. A partir de ahí, la artillería: desde hacernos cantar a voz en grito con la mccarthiana Mezcalito” a llevarnos de vuelta a los Campos de Criptanacon esa balada dolorosa y galopante llamada “Casa Dios”; desde himnos como “Carbura”, “Escupe Fuego”, “Un día épico”, “Metralleta Joe” a la nocturna tristeza del “El outsider, para acabar con la suicida “Mátame camión“.

Y entre tanto, una versión de Mecano (El 7 de septiembre) y varios invitados de peso (Iván Ferreiro, Abraham Boba, Juan Izquierdo), que sirvieron para engalanar la noche, para decirnos a todos que este no era un concierto más.Pero no hacía falta. Nos bastábamos nosotros mismos para darnos cuenta de lo que estaba ocurriendo: el asalto a los grandes foros de un músico importante.

Y es que, al final, los que acabamos en la enfermería, como siempre ácida, fuimos nosotros, caminando por el Puente de Segovia en silencio, tras haberlo cantado todo; con esa mezcla de emoción y de cansancio que se te queda en el cuerpo cuando las canciones se te meten dentro y en el aire flota una sensación inexpresable y compartida.

La del 22 de noviembre en Madrid fue una de esas noches que no acaban hasta que alguien dice: “Casi no puedo ni andar, seguiremos mañana: acamparán nuestros sueños hasta que asome el sol”.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...