Zahara santifica Sevilla

Fotografías por Mario López Medina

Todos hemos conocido alguna vez a una persona que de primeras nos ha encantado pero a la hora de la verdad ha sido un desastre y finalmente quedó en “Ah, sí, a ese lo conocía yo”. Pues con esas apareció Zahara e introdujo “Int.Noche”, abriendo su concierto en Sevilla por el final.

La Sala Custom se encargó del lugar y la ubetense de ponernos a todos en pie arrancando de un tirón “La Gracia”, “Donde Habitan Los Monstruos” y “Oh Salvaje”. Pero no todo el concierto sería así, sus canciones son famosas por su sentimentalidad y en ocasiones tristeza, ella lo sabe y por eso llegó pronto “El Universo”, aunque no para darnos la bajona, sino para emocionarnos. La guitarra sonó de escándalo, poniéndole el marco a una canción casi perfecta. “El Leñador y la mujer América” eran imprescindibles. Alguna de La Fabulosa Historia De… tenía que caer y la primera fue “Photofinish”, aunque quizás “Merezco” lo merecía más, para mi gusto.

Zahara tiene canciones que deben ser tocadas con delicadeza, como es el caso de “El lugar Donde Viene a Morir el Amor”, y sólo ella supo hacer callar al público interpretándola con la dulzura que transmite en temas como este, uno de los más íntimos del disco La Pareja Tóxica. Seguido “El Frío”, para ponerle fin al momento melancólico de la noche pero sin perder esa intimidad que se respiró durante todo el espectáculo.

Lo dejaron claro, no querían que todo el concierto fuese así y para hacernos bailar qué mejor que “Rey de Reyes”, “Hágase tu Voluntad” y la mítica “Camino L.A”, que si ya de por sí es una canción increíble, consiguieron hacerla más dura aun en directo.

La andaluza se expresaba como si tal cosa, natural y siendo hasta graciosa. Así se despedía prometiendo volver después de hacer el numerito de esconderse para poder escucharnos gritar “¡Otra, otra!” y sentirse especiales.

Quedaba el cierre del concierto, la traca final, que lamentablemente se quedó un poco corta. Volvieron con la esperada “Caída Libre”, no sin antes explicarnos porqué Yola mola mil. Nos hizo creer que realmente veríamos una versión rubia de Concha Velasco en el escenario pero, gracias a dios, no.Tocaron una versión de “Is There a Ghost” de Band of Horses, enlazada con la preciosa “Funeral” y si con esto nos puso a saltar, con “El Deshielo” y “Tú me Llevas” nos hizo a correr por las líneas de las manos, poniéndole el broche final a la noche.

Faltaron canciones. El concierto se nos quedó corto para los que esperábamos que nos hiciese algún regalo. Con las ganas nos íbamos a quedar, eso estaba claro, pero algunos nos ilusionamos con escuchar “Pregúntale al Polvo”. Inocente de mi, Sevilla no es Barcelona.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...