Y Conociendo Rusia llegó a España

Fotografías Antonio Andrés

Es especialmente emocionante vivir conciertos como éste. Podremos decir estuvimos allí. Conociendo Rusia, el proyecto del argentino Mateo Sujatovich llegaba por primera vez a España. Y fue en Sevilla. En Platea Odeón Imperdible vivimos el clavado de la bandera en tierras ibéricas del Ruso. En Argentina se trata de una de las grandes nuevas bandas jóvenes del pop rock, una de las grandes promesas de la larga y rica tradición rockera argentina. Heredero de Fito Páez o de Andrés Calamaro en la generación siguiente a Coti, Guasones y compañía. También de los grandes maestros, Charly García o Luis Alberto Spinetta. Y es que, no en vano, los argentinos fueron los primeros en castellanizar el rock and roll. De una forma particular, además, porque no sólo trajeron a los Rolling Stones y a los Beatles a su lengua madre, sino que también lo impregnaron de los sonidos propios que navegan Río de la Plata abajo.

Es por ello que Conociendo Rusia sitúa sus coordenadas en la esquina de Cabildo y Juramento, la confluencia de dos calles del barrio bonaerense de Belgrano que inspiraron una de las más hermosas canciones escritas en nuestro idioma en los últimos años. Un medio tiempo parisino y elegante, con aires de cine noir y armonía de tango que en acústico camina como una bossa nova sutil. Del universo de Giros, de Los Aviones o No soy un extraño. Pero las canciones rusas también traen reminiscencias beatles como en ese Mundo de Cristal tan Harrison que compartió con Leiva en la grabación de estudio.

Mateo es uno de esos músicos envidiables que parece no tener un punto débil. Escribe muy buenas letras, tiene un gran directo y una muy buena voz que sabe usar con eficacia y con estilo, maneja armonías complejas y es un instrumentista habilidoso en varios instrumentos. Además, trae frescura a una estirpe musical en la que, no está realmente inventando nada, pero está renovando con un gusto y un talento exquisitos. Fue desgranando algunas de las canciones de sus dos únicos discos conformando un repertorio sin altibajo alguno. Puede ser, En todos los lugares, Cosas para decirte, Otra oportunidad, Bruja de Barracas, La luna, Loco en el desierto

Con su guitarra y un puñado de canciones tan lindas como estas, en mitad de una pandemia mundial, Mateo logró esquivar las cancelaciones aéreas y las impertinencias de estos tiempos y se aventuró a cruzar en julio el charco hasta Sevilla para encontrarse con un público que, como es de esperar en una primera avanzada, no era una gran multitud, pero esperaba con ansia al músico. Una rápida encuesta a pie de escenario de Mateo concluyó la multiculturalidad de los espectadores. Una mitad de nacionalidad española y otra mitad que contaba con uruguayos, chilenos, italianos, turcos y un grupo importante de argentinos que era puro espectáculo. Porque qué maravilla cómo viven la música en directo los argentinos, cuánto respeto por el artista, cuánta autenticidad, cuánta entrega. Había un show paralelo en un grupito de unos diez compatriotas del músico que coreaban las canciones con una pasión inusitada en España. Una verdadera Bombonera en la cuarta fila de los sillones de Platea Odeón cantaba hasta los solos de guitarra que no podían sonar con un único músico sobre las tablas.

La antigua estación de trenes de Plaza de Armas recibió por primera vez a Conociendo Rusia y lo despidió con una ovación en una noche mágica de hermosas canciones impregnadas de esa melancolía tan arrabalera, tan argentina, de, paradójicamente, los trenes que parten para no volver. Quien sí esperamos que vuelva pronto es el Ruso. Ojalá el público español sepa valorarlo y recibirlo con el mismo cariño con el que recibió a algunos de sus predecesores. Sus canciones lo merecen. Conociendo Rusia ya está en España.

 

    DEJANOS TU COMENTARIO

    Loading Facebook Comments ...

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Loading Disqus Comments ...