21 abril, 2024
Standstill se despide de la capital con un concierto inolvidable en el que la sala La Riviera vuela sobre Madrid

La Riviera, 3/06/2015

Fotografías por David Pérez Marín

Es increíble lo cerca que puede estar a veces la alegría de la tristeza, el placer del dolor… Nos acercamos al río y pienso que quizás tengan razón, puede que no sea mala idea lo de escapar hacia adelante.

Esa tarde el Manzanares se antoja Mississippi. En Nueva Orleans, el “adiós final” se inicia con aire solemne para rápidamente pasar a lo verdaderamente importante: la celebración de lo que fue vida, y que de alguna manera, tiene que seguir siéndolo. En ese trayecto en el que las cenizas terminan esparcidas en el agua, la música despeja nubes y la gente se une con palmas, cánticos y bailes. Una procesión danzante que se aleja del sufrimiento para apurar el carnaval que esconde, pero no olvida, la pena de lo que fue y lo que pude haber sido. Puede sonar raro, pero dicen que un funeral en Nueva Orleans está tan lleno de vida, que si asistes a uno, puedes llegar a desear que la siguiente “fiesta” sea en tu honor. Pero no, no era hora de mojarse, así que aparcamos el río a unos metros y nos quedamos en La Riviera, donde nos unimos con otros amigos para despedir a Standstill en el que iba a ser su último concierto en la capital.

Nada más entrar, palpita en el ambiente la sensación agridulce de que este miércoles de junio dejará cicatriz en el calendario vital de cada uno de los asistentes. La sala está abarrotada y expectante, y entre cervezas y miradas cómplices, las primeras emociones comienzan a brotar incluso antes de que el grupo pise el escenario. Y es que la música de Enric Montefusco y los suyos, ha sido parte importante de la banda sonora que nos ha acompañado durante los mejores  y peores momentos de estos últimos veinte años.

Sale la banda y comienzan los fuegos artificiales. Enric, visiblemente tocado y emocionado desde el minuto cero, anuncia que aunque el espectáculo audiovisual que tienen preparado es “Cenit”, será un concierto especial y no sólo desgranaran su último disco “Dentro de la luz”, sino que recorrerán toda su trayectoria. Se hace raro vivir el final de una banda, y más raro aún que la banda no pueda dejar de vivirlo y transmitirlo en cada parpadeo.

“Que no acabe el día” es lo que queremos y es lo que nos dan, seguido del “Conjuro de todos los tiempos”. Y sobrepasando la luz, nos adentramos en otra dimensión, esa suerte de momentos en los que todo se olvida haciéndose más presente que nunca y estallando en cada instante. “¿Por qué me llamas a estas horas?” hace levitar hasta a las palmeras de la mítica Riviera, para seguir con “Feliz en tu día”, “La mirada de mil metros” o una colosal “1, 2, 3 Sol” que nos mata y remata.

La banda se ha vaciado en el escenario. Ha llorado mientras reía y ha reído mientras lloraba, incluso, cuando parecía que los sentimientos no los dejarían llegar a la meta en alguna canción, han renacido antes de caer para volar de nuevo tan alto que casi los perdíamos de vista por unos segundos.  Creo que ninguno de los que estuvimos allí olvidaremos jamás tal eclipse de intensidad y verdad.

El final de los finales, como siempre, llega demasiado pronto, con un “Adelante Bonaparte” en la que todos cantamos a pleno pulmón, fundiéndonos en la noche con la esperanza de que este adiós se convierta muy pronto en un hasta luego.

Y al salir, mi reflejo me mira desde el río, y decidimos que no es hora de arrojar cenizas, que ya viajaremos a Nueva Orleans, que hay que seguir inventando planes para escapar hacia adelante. Y la madrugada, antes de susurrar dudas para volver a escapar,  cruza a la otra orilla del Manzanares y termina sumergida en el cenit de una jam session de mezcal y buena compañía. Lo único importante.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.