25 junio, 2024
"¿Cómo era aquello...? Sí, hombre, sí... Segundas partes nunca fueron buenas. ¿no?"

Sala X, 11 de abril de 2015

Fotografías por Antonio Guerrero

A ver, la cosa fue más o menos así:

En un principio iba a ser otro el redactor que debía cubrir el concierto, pero hubo algún tipo de confusión, el redactor se marchó, la confusión se arregló, el redactor ya estaba lejos y acabé aceptando hacerlo yo. Era, pues, el segundo intento de 8pistas de realizar un seguimiento de la noticia, y yo la segunda opción. Era también la segunda vez que me acercaba por la Sala X, el espléndido local que está removiendo los cimientos de la escena local. Como llegué tarde debido a lo antes relatado, sólo pude disfrutar de la segunda mitad del concierto, perdiéndome a Supermosca (lo lamento), pero a tiempo de ver el grueso de la actuación del grupo principal, a los cuales vería por segunda vez. ¿El nombre del grupo? Second, claro.

Así que era una noche de varias segundas oportunidades. La de acercarme mucho al escenario no era una de ellas, porque la X estaba hasta los topes, y el ambiente era, cuando llegué, el de una fiesta en curso. Entré sintiéndome intruso, ajeno a alguna broma pública contada antes de que yo apareciera, avancé cámara en ristre hasta un lugar cerca de la barra, me agencié una cerveza y me dispuse a pelearme con mi instrumento muy gentilmente, hasta que pude, por fin, prestar algo de atención a lo que ocurría delante.

Esta vez no venían vestidos como en La fuga de Logan (Michael Anderson, 1976), sino de chicos normales y corrientes. Y sin embargo cada vez me parece más obvio que tienen algo especial. Sus fans, apelotonados por todo el recinto y dejándose la garganta en cada tema, claramente piensan así; hubiera sido temerario discutirlo con ellos.

Pero Second son algo más que un grupo de chicos guapos para chicas indies. Para empezar, no son tan guapos, ni todos los fans eran chicas, o indies. Fue algo que me llamó mucho la atención la primera vez que los vi, en Nocturama. En esta ocasión había mucha más diversidad de sexo y edad – o al menos las chicas no habían copado todas las primeras filas.

Y luego está, por supuesto, la cuestión fundamental, la que realmente importa: la música. ¿Son Second una buena banda en directo? Lo son. ¿Tienen buenos temas? A mansalva, oiga. Rara es la canción que no consigue causar algún efecto en cada uno de los presentes; en los iniciados, en forma de comunión orgiástica; en los legos, es una expresión aprobatoria consistente en afirmar repetidamente con la cabeza. Así pasé buena parte de mi experiencia entre foto imposible y foto frustrada.

A Second se les puede achacar algo de falta de variedad en su propuesta. Tienen un tic que les hace tirar del “modo himno” quizá con más frecuencia de la deseada, pero también es cierto que cada uno de ellos funciona a la perfección. La voz de Sean Frutos, sin ser espectacular ni poder permitirse demasiados alardes, cumple sobradamente y convence. Los músicos estuvieron bastante bien, con mención especial para el batería Fran Guirao; algo más despistado su hermano Jorge a la guitarra. Saben desplegar ese ambiente oscuro que flota en casi todas sus composiciones con oficio y energía palpable.

Lo mejor de Second son sus canciones. A pesar de no ser el colmo de la alegría, todas tienen un gancho indiscutible; ninguna es demasiado particular dentro de su repertorio, porque comparten un mismo tono estético – lo cual, ya lo hemos dicho, puede llegar a ser un lastre. En disco, hacen gala de una cierta frialdad, elegante, en la exposición de los hechos. En directo, Second dinamitan esa distancia a base de guitarrazos certeros, ritmos bailables, coros pensados para multitudes y una evidente complicidad con los de abajo. Y, encima, con glamour.

Al acabar el concierto intenté hacerme con alguna copia de los discos que vendían -y firmaban- ellos mismos. No tenían cambio, la chica de la barra tampoco, y me fui a casa sin regalito, como la primera vez por ir corto de pasta. Espero que a la tercera* vaya la vencida, porque esta segunda cita ha sido difícilmente mejorable.

* (Nota para los miembros de Second): Esto quiere decir, en román paladino, que volváis pronto. ¿Vale?

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.