23 abril, 2024
Una de esas noches que uno no se espera, y de nuevo con The Milkyway Express... Pero antes, llegaron Rusty River.

Fotografías Juan Antonio Gámez

Una de esas noches que uno no se espera, y de nuevo con The Milkyway Express… Pero antes, llegaron Rusty River. Ya habíamos escuchado el EP The Old Curry Destillery, y parecía, sin ánimo de ninguneo en absoluto, una versión domada de The Milkyway Express. Sin embargo, Rusty River han dejado atrás los aromas folk y country, no del todo, en favor del pop británico de los años 90. Sí, aquello del Britpop. Dentro de aquella etiqueta poco descriptiva (si lo pensamos, sólo nos servía para definir un lugar, y ahora un tiempo) podríamos verlos cercanos a The Seahorses, aquella aventura malograda de John Squire de Stone Roses. Casillas y estilos aparte, Rusty River no es una propuesta, si no un logro. Canciones que entran rápido al oído, pasajes instrumentales bien jugosos. Los onubenses saben por dónde van, y merece la pena verlos sin que sean invitados o teloneros de nadie.

En cuanto a The Milkyway Express, los trajimos de vuelta, tras pasearse de cabo a cabo la geografía española, incluyendo islas. En el ambiente se sentían las ganas de verlos de nuevo, unas ganas que se hicieron más que patentes a medida que el concierto se iba desarrollando. De alguna coordenada espaciotemporal que incluye sobre todo la costa oeste de los EEUU y la Vía Láctea, los sevillanos nos trajeron temas de su última grabación, Perrorosa, y su anterior, One Day in Summer. Ambos están grabados impecablemente, con invitados de lujo, con un cuidado extremo. Y si el brillo estelar de la banda es enorme entre los surcos, sobre el escenario es cegador; el ritmo atronador, la armónica ensordecedora y los rugidos y aullidos y ladridos de Charly Riverboy reviven el doble de energía cuando suenan en directo, ya sea en escenarios grandes, como en el de la Sala X. Ante tal despliegue de intensidad sonora, el público respondió a la perfección, llegándose a ver escenas más propias de un concierto de los Sex Pistols. Y es que “Goodnight Butcher”, “Lonesome Man” o “One Day in Summer”, por nombrar las más conocidas, no dejan de convencer. El directo de The Milkyway Express es de los que reflejan su experiencia y ganas de interpretar. En definitiva, arrolladora, la locomotora hispalense de la vía láctea, que así despidieron la gira de Perrorosa. Estamos deseosos de saber a dónde se dirigen. Por lo pronto, las paradas de este tren nos han dejado con la boca abierta.

No se puede obviar una mención muy especial a Tali Carreto, que nos ofreció una pinchada muy variada y atrevida a veces, y que dejó a muy poquitos apoyados en la barra de la Sala X.

¿No estuviste? Aish…

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.