25 febrero, 2024
El mérito de Big Sur, no se centra en una simple suma de ADN y guitarras eléctricas.

8Pistas lo tenía claro desde que aparecieron las demos en Bandcamp. Fun Club Records también captó el mensaje rápido, y artista y discográfica se embarcaron rápido en la forma definitiva de Big Sur, que ha resultado describir un díptico que podría formar su título. Más confirmaciones más que positivas al concepto de su creador, Quintín Vargas; la edición del Monkey Week de 2014 y la del 2015, y quizá no por casualidad en un apartado llamado Flamonkey, donde se exhiben propuestas con las que conjuntar el flamenco. A final del año pasado, en el hispalense Fun Club, se vendieron unas pocas copias como avance. Oficialmente, desde principios de marzo Big Sur se encuentra dando vueltas, metafórica y literalmente, y muchas.

Big Sur es la expresión de cómo suena apretar más la tuerca a la fusión del rock con el flamenco (o viceversa), esta vez con artillería étnica, porque combina la fuerza creativa del frontman de uno de los mejores grupos del momento, Los News, con la tradición de generaciones gitanas del flamenco, la suya propia junto a la de su familia, Los Vargas de Lebrija. Pero el mérito de Big Sur, no se centra en una simple suma de ADN y guitarras eléctricas. La inteligencia del disco, tremendamente producido y grabado, reside en la determinación de no aburrir ofreciendo un producto estimulante a base de cambios de atmósferas, de idiomas, de ritmos, de instrumentos y ruidos sobre el tablao del rock, de razas, de voces y de sexos (unas suenan rasgadas, otras suaves), de palos, de cuerdas eléctricas a cuerdas acústicas, combinando estos factores de diferentes formas, dándole sentido, sin ser un collage al azar.

El engaño que representa el comienzo de “Le Temps Detruit Tout” cambia repentinamente en un préstamo a The White Stripes que acaba siendo un temazo con vida propia. Adentrándonos en los territorios pantanosos de los sentimientos, y más aún en los territorios del flamenco, “Zíngaro”, donde colabora brillantemente Tomohiko Gondo a la trompeta. Luego, dando un paso más hacia el sonido flamenco, “Sentencia”, que sí que acaba con un martinete puro y duro interpretado por Curro Vargas, “Romero Verde” de Manuel Molina, un homenaje que no era póstumo en un principio, al cincuenta por ciento de Lole y Manuel. Sólo los arreglos de cuerdas de Quintín, Igor Mijal y Alexis Lefevre junto a la voz de Quintín son protagonistas en “Kill Me”, cruda,dolorosa, y hermosa, aleja del concepto (o prejuicio) sonoro del álbum por primera vez, sin que esto se convierta en un inconveniente. “Big Sur I” retoma el sonido de “Le Temps Detruit Tout”, y luego con “Divé”, para explotar al final. “Going Back to Sevilla” comparte espíritu con “Kill Me”, tratando de amansar las aguas que se embravecerán con “Fire Walk with Me” y su final majestuoso, que eclosiona en el breve e intenso “Big Sur II” y que culmina de manera caótica con la voz de Carmen Vargas, formando una cadencia que suena más a interrogante que a conclusión.

Fotografía por Nuria Sánchez

De vocación rockera, y por valor compositivo, el resultado está entre nombres que se alinean entre Gong, Smash, Triana, Storm… y un largo etcétera. Allí, Quentin Gas y Los Zíngaros se escriben en letras grandes. Los que se rasgaron las vestiduras con Triana, La Leyenda del Tiempo de Camarón o el Omega de Lagartija Nick y Enrique Morente, tienen otra oportunidad de callar dignamente, si bien, esta vez lo tienen más difícil, ya que Big Sur no busca ser rupturista (ni falta que hace) sino que queda perfectamente a mitad de camino del rock y el flamenco, a veces dando pie a un lado, luego al otro, luego al pop acústico. Lo que no se invirtió en experimento, se centró en labor de composición y arreglos, de modo que lo puede disfrutar un rango de mentes que van de las más herméticas a las más amplias de miras y escuchas.

Este julio, en el festival Suberock, en San Vicente de Alcántara, la bipolaridad artística de Quintín Vargas estará presente como embajador del rock de los 60 y 70 con Los News, y de la música de los gitanos de Andalucía con su ejército musical de Zíngaros, porque eso sí, como Los News se nos queden atrás, nos damos un disgusto, por muy grande y sureño que sea este Big Sur.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.