Needcompany, la violencia de Shakespeare en el Central

Needcompany es un idioma teatral propio, es auténtico, porque su lenguaje no admite contemplaciones ni reverencias al espectador, lo trata con el máximo respeto. Buscan la excelencia artística, son valientes. Lawers está tocado por la varita de la belleza plástica, tiene ese “algo” que hace que su trabajo tenga una atmósfera especial. “Billy´s violence” es teatro contemporáneo, irreverente, especial, bello, un regalo para los sentidos.

“Billy´s violence” son 10 síntesis poéticas de las tragedias de Shakespeare desde el alma de las mujeres que aparecen en sus obras. Es la violencia más íntima, aquella que el ser humano no es capaz de explicar o entender, aquella que nos avergüenza de ser humanos porque como dice Lawers “en cualquier tragedia lo que al final queda, es un corazón podrido”.

Shakespeare y sus tragedias son una excusa para jugar al teatro. Lo importante es el medio a través del cual Lauwers y su equipo convierten la poesía y la belleza. Y “el medio” en sí mismo es continuamente cuestionado, hay un constante examen de la calidad del contenido en relación, también, a su forma.

Por algo la Needcompany es uno de los grandes referentes de teatro contemporáneo, porque son inquebrantables en su apuesta por cuestionar el sentido del teatro.

El texto puede parecer provocador, obsceno, duro y poético. Huye de cualquier juicio moral o psicológico, pero no es lo importante, por momentos incluso dejo de escuchar porque lo bello, la conexión no está en las palaras está en lo que provoca un actor al fondo de la escena, en el grito continuo de una actriz o en el baile que hay debajo de una mesa, cuando encima están nada más y nada menos que Romeo y Julieta.

Por otro lado, el diseño sonoro es muy definitorio de la propuesta escénica, el ruido, los sonidos, las voces, las distorsiones, la amplificación del sonido, el sonido repetido, escenifican, ayudan a formar el universo de la violencia, el ruido forma parte de la violencia.

Los actores están todos enormes, fascinantes, expresivos, están conectados, entregados, interpretan, cantan, bailan, y quiero hacer una mención especial para la gran Romy Louise Lauwers, su apellido la delata, está tocada por las lágrimas de los dioses, todo lo que hace, dice y respira, es arrebatador, ella es la potencia hecha teatro.

No una historia lineal aristotélica, no hay principio, desarrollo y final, no hay tramas, las escenas están descontextualizadas, el rol de los intérpretes es difuso y no hay detalles que nos permita algún tipo de empatía emocional con los personajes. Lauwers juega a construcciones poéticas, esenciales, corales, inconexas y por momentos caóticas, como la vida misma. Yo ví violencia de género, maltrato, odio, violencia, locura, estupidez, sumisión e incomprensión.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...