13 abril, 2024
Un asalto musical con el rock and roll como único botín

Fotografías por Mr. Hipérbole

Y hablamos de forma literal. Porque los de El Puerto llevan a gala la palabra banda en su acepción más amplia. Porque nos atracaron sin piedad el pasado sábado en la Sala X. Porque podrían estar asaltando diligencias pero Furia Trinidad se dedica en cuerpo y alma al show business. Y vaya cómo lo hace. Pero es que, incluso despojándola de los fuegos artificiales, de la expresividad de Goli, de todas las extravagancias, la formación mantiene un arsenal de buen sonido que se conserva inalterable a lo largo del repertorio. Por eso no queremos mutar ni un ápice de la esencia de una banda que es puro espectáculo en todas sus vertientes.

Vinieron a presentar su nuevo trabajo, She and the Sunshine, en una noche lluviosa que abrió Alice Wonder. Una auténtica mujer maravilla cuyo nombre no deberíais pasar por alto. La madrileña atesora una voz con sustancia a juego con la guitarra eléctrica que emplea como única instrumentación. Lo cierto es que no necesita nada más. El estilo dulce e intenso de Alice engancha sin dificultad a la primera. Quizás sea la sinceridad de la propuesta, la valentía de su presentación o la cascada de rizos que le cae sobre la cara. No, tranquilos, eso último es sólo una licencia poética. No necesita pelazo para demostrar el talento con el que defendió un repertorio aún inédito.

Con el firme Nelo Escortell al contrabajo, el color cambió rápidamente a blanco y negro. El saqueo de Furia Trinidad empezó poco después con dos cortes de su primer trabajo, «I´m a man» y «Shake it». Despilfarro de guitarras eléctricas y una actitud escénica imponente -que ya es marca de la casa- para darle larga vida al rock and roll de frontera. No en vano, la sala mostraba buena asistencia y público colaborador desde el comienzo. El resto de la velada fue un salvaje viaje a bordo de una diligencia sin frenos pero con un conductor muy hábil.

Entre nuestros momentos preferidos, el modo Red Hot de nuestro frontman en «Isla de la Reunión», la puesta en escena de «She and the Sunshine» -el single del que el disco toma su nombre- o una íntima «Radio Corporation of America (RCA)» en modo dúo con Goli mezclado entre el público. Fue ella, Nur, la otra mitad, el contrapunto de Supersummer, la que hizo explotar la instrumental «El Chile de la Muerte», cuya línea de guitarra resucitaría a un muerto. La fuerza del western que aún está por dirigir y al que «Red Blood» podría poner perfectamente banda sonora es culpa suya también -y de su voz-. Manejando los tiempos con soltura y mostrando una calidad singular con la eléctrica, el componente femenino de Furia merecería un capítulo para ella sola.

No faltó un bonito cover de «Hallelujah» tras el bis en un bolo que, teniendo al predicador de El Puerto sobre el escenario, debió ser una auténtica pesadilla para el técnico de sonido. Como acostumbra, Goli no dejó ni una maldad por inventar y, para muestra, señalar que hace más de dos años que la Sala X abrió sus puertas y es la primera vez que vemos a un músico colarse en el almacén que hay bajo el escenario. También lo recordamos andurreando por la escena con un ampli a cuestas. Cuando le tocó el turno a «Money», el desmadre estaba tan avanzado que la guitarra de Goli acabó volando sobre la batería de San Alberto Moreno, dejándola, cuanto menos, diezmada. Nada afectó al momento. Si acaso, añadió más pólvora. Su dueño capeó el Huracán Supersummer y cerró el concierto como si nada.

Furia Trinidad es, en definitiva, una apuesta segura si necesitas rock and roll, adrenalina y espectáculo. Como en aquella diligencia de Jhon Ford, una noche con la banda es siempre un loco periplo trufado de secuaces al margen de la ley que, no obstante, termina bien por defecto. Dejaos asaltar si tenéis la oportunidad. O, aún mejor, uníos a la caravana. Ellos os compensarán con mucho más.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.