17 julio, 2024
El dinosaurio musical de turno, en la nubladísima mañana del día siguiente, tras relatarle los hechos acaecidos en el FunClub comentó que no consideraba como música aquella que hacía reír. Lástima por él. Suerte para nosotros.

FunClub 14/02/2015

Fotografía por Nuria Sánchez

Inusual y difícil noche la del sábado. Tres tentadores (seguro que más) citas musicales en la ciudad, y además, San Valentín. Los que decidimos ir a ver a Los Ganglios no nos arrepentimos lo más mínimo. No era la primera vez que conseguían en Sevilla lo mismo que consiguieron esa fría noche de 2015; llenar el Fun Club y conseguir un ambiente de celebración que rozó… y se revolcó en el jolgorio. El eco de aquel 2012 hizo que más de uno no se quisiera perder la actuación de Xoxé Tétano (teclados, voz principal), Rafael Filete (guitarras y coros) y Leli Loro (teclados y coros). Estos dos hermanos de Badajoz (hijos de la cantante Manuela Roque) y la sueca Leli crean una música que más que sui generis, es una parodia de todas las músicas, desde la música surf a la de videojuegos de 64K pasando por el punk; Los Ganglios no se ponen límites. Por si fuera poco, lo aderezan en Youtube con videocreaciones propias de lo más surreal. Sus letras parecen salir de la experiencia diaria, ya sea delante de la televisión o de la gente de la calle, de la ciencia ficción, de lo urbano, de lo rural, y todo combinando lo digital mientras se homenajea lo analógico junto con unas dosis de humor enormes. Al fin y al cabo, todo es porc, adjetivo que ellos mismos han creado para definirse. Los títulos de sus álbumes, tan eclécticos, son reveladores: Cataclismo Electoral (2011) , La Guapa y los Ninjas LP (2012)  y Lubricante LP (2014).  El fondo para la grabación de este flamante último álbum (hasta el momento) fue conseguido por medio de crowdfunding, y en su edición de vinilo incluye las caras de sus mecenas. Algunos de estos se paseaban por el Fun Club expectantes.

Los Ganglios aparecieron con el peculiarísimo homenaje que es “La Cumbia de Félix y Jacques”, con el público entero cantando el estribillo, algunos llevando fotos de ambos naturalistas. Pronto se internaron en temas más guitarreros (como “Badajoz 2222”, “Bacalao”), formándose un pogo ya en el segundo tema que llamó la atención de Xoxé por su intensidad y premura. El show de los Ganglios es peculiar de principio a fin. Sólo con las canciones ya hubiera sido memorable, pero no, ¡hay más! Los Ganglios proyectan imágenes desde lo más profundo del mundo freak de internet para decorar y/o explicar brevemente sus canciones. La sirena de emergencia bacaladera de color rojo que Xoxé hacía sonar hizo delirar al público, consciente de la ironía de todo aquello. Risas, muchas, pero en canciones, y de toda índole. La más coreada, al menos con más fuerza, fue la aporcalíptica distopía al cuadrado de “Hay”, pero no quedaron muy atrás “Babieca Hiede”, “Lol” o “Color de Rosa”, durante esta, en la pantalla se proyectó la imagen del ya legendario “caudillo amarillo”, para el que Xoxé pidió un fuerte abucheo. Si conoces la trágica historia que encierra “Al Final”, que sepas que en los conciertos explican el porqué del fracaso que encierran los versos de la canción con una canción con el mismo estribillo…

Caretas, duros de los de antes volando, un público entregado totalmente, otro boquiabierto, algunos disfrazados (estamos en carnaval), otros sin disfrazar, arengas… Todo culminó en la parodia y gloria del techno que es “El Subiduki”.

El secreto que hace a Los Ganglios únicos es su humor, su capacidad de transformar otros géneros y darles vida musical con un carácter particular, sacado de sus propias vivencias, que las acaban convirtiendo en las de los demás, y con la complicidad de tres músicos que no quieren aburrir ni un segundo. El humor es un signo de inteligencia, y el de Los Ganglios es un abanico abierto que va de lo soez a lo más sutil, pero siempre sorprendiendo. Una velada que para el recuerdo se queda, como los autógrafos que firmaron el trío allí mismo.

El dinosaurio musical de turno, en la nubladísima mañana del día siguiente, tras relatarle los hechos acaecidos en el Fun Club comentó que no consideraba como música aquella que hacía reír. Lástima por él. Suerte para nosotros.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

1 comentario en «Los Ganglios en Fun Club – Gloria y Parodia»

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.