21 abril, 2024
A escasas horas de recibir a la cantaora de flamenco y cantante de boleros catalana en 'El Verano de Malandar', Mayte Martín nos concede en forma de entrevista estas sinceras palabras que hablan, sobretodo, de cómo ven sus ojos la vida.

A escasas horas de recibir a la cantaora de flamenco y cantante de boleros catalana en ‘El Verano de Malandar’, Mayte Martín nos concede en forma de entrevista estas sinceras palabras que hablan, sobretodo, de cómo ven sus ojos la vida. Después de que en 1994 sacara a la luz Muy frágil, hoy sigue teniendo mucho que ofrecer con la música por bandera.

8pistas: Después de la larga trayectoria que nos llevas brindando desde que en el 94 publicaras Muy frágil, hoy, 20 años después, ¿con qué Mayte nos vamos a encontrar el próximo 22 de julio en Sevilla?

Mayte: en esencia, con la misma. Afortunadamente, el tiempo no ha modificado ni un ápice mi sentido de la libertad ni el lugar desde donde hago lo que hago. Sigo creando y cantando sin coger atajos, sin pensar en el fruto, solo disfrutando la siembra, que es lo hermoso del arte, su verdadero sentido y su razón de existir. Sigo, como siempre, sin plantearme si lo que me brota es rentable o no, y saltando con convicción todos los obstáculos que, hoy en día, se le presentan a todo el que hace las cosas desde donde las hago yo.

Y hablando de Sevilla… ¿cómo van los preparativos del concierto que se coronará con tu paso por ‘El Verano del Malandar’? ¿Qué supone para ti plantarte ante el público sevillano?

Sevilla me acoge siempre muy amorosamente… Plantarme ante el público sevillano supone un disfrute, un ritual en el que doy y recibo emoción.

¿En qué momento te encuentras?

Me siento madura, con mucho que dar y muchas ganas de darlo. La vida te va dando materia prima y el tiempo te madura la voz y las intenciones. Pero como te he dicho antes, lo que hago sigue saliendo desde el mismo lugar limpio y carente de toda estrategia.

¿Qué tiene el amor para ti que no tienen otras cosas en la vida? ¿Se refleja esta definición de amor en Cosa de dos?

El amor altera y modifica nuestra existencia como ninguna otra cosa en la vida. Por amor descubrimos quienes somos y hasta qué punto somos capaces de dar.

¿Cómo fue la grabación en directo de Cosa de dos el pasado mes de mayo en la sala barcelonesa Luz de Gas…?

Fue muy hermoso hacer cómplices a mi público en todos los sentidos. Ellos financiaron este disco y ellos participaron en él de principio a fin. La gente acudía al concierto sabiendo que estaban participando de algo que les va a sobrevivir, y eso tiene una carga emocional muy bonita. Hice fotos al público desde el escenario que están impresas en el libreto del CD, y en él está también escrito el nombre de cada una de las personas que me ayudaron a financiarlo. Por eso el disco se llama cosas de dos, porque es una historia exclusivamente entre el arte y quien lo disfruta. Sin intermediarios ni intereses económicos.

¿Ha sido fácil explicar todo lo que has querido explicar con este disco?

Yo creo que musicalmente está claro: abogo, como he hecho toda mi vida, por la ausencia de artificio. El resto está ya explicado simplemente con la forma en que este disco ha visto la luz.

Cosas de dos sólo tiene en común con el mítico Free boleros (que grabaste en 1996 con Tete Montoliú) el tema «Somos»… ¿Qué recuerdas cuando «Somos» invade el escenario?

Tete está presente en mí todo el tiempo. Cante lo que cante. Porque fue una de las vivencias que me hizo comprender que mi fortuna no iba a ser nunca cuantitativa, sino cualitativa.

¿Qué ha supuesto para ti este trabajo a nivel profesional?

La fortuna de haber sido elegida por un genio entre todos los cantantes que hubiesen dado cualquier cosa por vivir lo que yo viví con Tete.

Cosa de dos, un trabajo donde podemos respirar la compenetración que tienes con tu banda, esa de siempre… ¿Consideras que esta compenetración es requisito indispensable para transmitir de verdad?

Por supuesto. en el escenario hay que rodearse de músicos que respetes y te respeten, que se enorgullezcan de estar a tu lado y sientan que son únicos para ti. Yo, cuando creo un proyecto, nunca elijo instrumentos, elijo músicos. Toquen lo que toquen. personas a las que sienta que puedo transmitirles lo esencial de mí.

Cómo te gustaría que fuera el presente del flamenco… ¿Y el futuro? ¿Crees que el futuro del flamenco en particular va ligado al de la música en general?

Hay una crisis cultural generalizada; y no hablo solo de lo económico: ante la dificultad de los profesionales en encontrar salida y poder seguir sosteniéndose a través del arte, están prestándose a cualquier cosa y empiezan a olvidarse de la razón de ser y del origen del arte; y están mercantilizando todo aquello que hacen sin preguntarse a dónde lleva perder el norte de esta forma y dejar que todo se vulgarice y se comercialice sin criterio ni seriedad. Esa es para mí la crisis verdaderamente preocupante. Este es el presente del flamenco y de la música en general.

Después de tanto tiempo encima de los escenarios, con tantos artistas a tu vera y con tantas letras hablando de la vida, qué reflexión se le queda a Mayte entre las manos…

He nacido del vientre de una mujer que ponía amor en todo lo que hacía, por intrascendente que fuera. Así aprendí el valor de las cosas; aprendí que la bondad y la honestidad se manifiestan en los pequeños detalles, en aquello que se hace por puro amor y sin pretensiones de manipular las emociones ajenas ni buscar el reconocimiento de los demás. Así aprendí que hay que ser consecuente con uno mismo y sus principios; y presentarse ante el mundo sin disfraz y sin condiciones. Sigo mi camino con humildad y con agradecimiento porque no es un mérito, sino un privilegio, tener la capacidad de conectar a las personas con su verdad más profunda a través de mi voz. Yo me desnudo ante quienes me escuchan y ellos muestran sin pudor su emoción ante mí. Y ese viaje a través de la intimidad compartida, ese acto de entrega, de amor y de construcción colectiva de un micromundo romántico y de conexión con la emoción, convierte lo que hago en una religión. Por tanto, no puedo tener otra meta que el propio camino, porque en él ya tengo lo más grande que se puede tener.

¿Cómo define una cantaora de flamenco, cantante de boleros y compositora la Música?

La música es el alfabeto del alma. Aquello que sustituye a las palabras cuando no son suficientes para expresar tanto. La música es curativa, drena las penas hondas del alma. Aquellas que, a veces, ni siquiera sabemos que tenemos.

¿Qué lugar ocupa el Arte de los demás en tu vida?

La gente que ha engrandecido el arte son dioses para mí, seres benditos. Quienes lo han banalizado son demonios. No existe el término medio.

El negocio de la música priva de libertad a los que circulan por él… Tú siempre has señalado con fuerza ese «irreductible compromiso con la libertad» que tanto te caracteriza…

Nada priva de libertad a nadie. Sencillamente, la libertad tiene un precio y hay que estar dispuesto a pagarlo. Si un artista no es libre, honesto y comprometido, si comete la herejía de anteponer sus intereses económicos a lo sagrado del arte, pierde el derecho a denominarse artista, es sencillamente un farsante. Y creo firmemente que debería inventarse con urgencia una nueva palabra para esta otra especie.

¿Está relacionado el amor, la música y la libertad en la vida de Mayte Martín?

Mi música es un fiel reflejo de quien soy, de cómo pienso y de cómo vivo.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.