18 junio, 2024
Como siempre Esperanza Mar sacando lo mejor de cada evento. Difícil momento para un festival ecléctico como pocos, aplaudido y abucheado casi por igual, con ganas de más pero sin querer perder esencia por el camino

Como siempre Esperanza Mar sacando lo mejor de cada evento.

Este año su cámara se ha posado en los artistas que nos visitaron en Territorios. Su manera de transmitir sensaciones y momentos con sus imágenes siempre nos sorprende. En lo referente a la parte técnica del festival poco podemos añadir ya a estas alturas que no hayáis leído en infinidad de sitios. Mi opinión personal hacerca de la edición de este año prefiero guardármela.

Lo que si me gustaría, al igual que hizo nuestro compañero Gonzalo Aldino en El Club Express, es expresar mi inquietud ante el difícil momento que le toca vivir a este insigne festival sevillano.

En la rueda de prensa previa al festival le preguntamos a Juan Antonio Pedrosa el motivo de la escasez de grandes nombres internacionales en esta edición del festival. Su respuesta aunque contundente y en teoría bastante razonable nos dejó algo preocupados. Según su propia experiencia, los grandes nombres de años anteriores no habían hecho incrementar apenas las ventas de los abonos, sin embargo sí que habían supuesto un gran desembolso para la organización que en estos tiempos se tenía que hacer cargo del pago del 80% del coste del festival ella solita. Según él mismo nos confesó grupos nacionales como Amaral o Alaska habían tenido mucho más tirón a la hora de traer gente de los alrededores al festival.

En un momento delicado, donde encontrar patrocinadores es bastante difícil, esto puede suponer que se tomen algunas decisiones algo impopulares (como se suele decir). Así que este año, a priori el cartel ha sido más flojito. Aunque hay honrosas excepciones como Anna Calvi, por supuesto.

Sin embargo, y tras haber asistido a algunos de los fiascos más importantes de todas sus ediciones, a posteriori puedo asegurar que tal y como lo tienen planteado ahora no llegará a ser un festival emblemático para la ciudad. Más bien se convertirá en un sucedáneo de festivales de radios mainstream. Si eso es lo que pretenden, que lo hagan sin pudor, por mí estupendo. Artistas consagrados como Malú, Pastora Soler, Alejandro Sanz, Melendi y demás atraen a miles y miles de personas. Este año se ha alcanzado la nada desdeñable cifra de 34000 asistentes al festival. Pues genial, seguro que con nombres como los anteriormente citados llegarían mucho más lejos sin problemas.

Pero, ¿es eso lo que de verdad quiere la organización? Desde luego sus comienzos no iban por esos derroteros, aun recuerdo ese Monasterio de San Jerónimo, con apenas 100 personas donde disfrutábamos como niños pequeños. E incluso este año el cartel , salvo Lori, Loquillo y algún otro no era muy mainstream, por lo que se sobreentiende que no quieren perder su sello de identidad.

En fin, difícil momento para un festival ecléctico como pocos, aplaudido y abucheado casi por igual, con ganas de más pero sin querer perder esencia por el camino. Algo complicado.

Por mi parte, disfrutaré escuchando lo que me guste, me iré a tomar algo cuando el alcohol inunde el escenario, saltaré con la historia del rock de esta ciudad y me sentaré a verlas venir cuando la ocasión la pinte aburrida. Pero eso sí, seguiremos ahí para contaros todo lo que suceda, eso que no os quepa duda.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.