23 febrero, 2024
No ha pasado mucho tiempo desde que nos llegó la noticia. Feña Ortalli aterrizaría en Sevilla para dar continuidad a la gira con la que hoy, después de cuatro días compartiendo Impro con nosotros, viaja hacía Alicante, llega a Barcelona, sigue hasta Bruselas, y concluye en Berlín.

No ha pasado mucho tiempo desde que nos llegó la noticia. Feña Ortalli aterrizaría en Sevilla para dar continuidad a la gira con la que hoy, después de cuatro días compartiendo Impro con nosotros, viaja hacía Alicante, llega a Barcelona, sigue hasta Bruselas, y concluye en Berlín. Tan fanático del Fútbol como de la Improvisación, el argentino es creador de la primera revista virtual de improvisación teatral en español, Status, donde plasma algunos de sus escritos y da cabida a las notas y artículos que le llegan de otras personas. Su comienzo en la Improvisación habla de casualidades, encuentros, personas y referentes. Y su tiempo libre está ligado a fiestas y actuaciones infantiles, todo un universo que le proporciona alas para seguir improvisando. Feña Ortalli pertenece a una de las primeras generaciones del Teatro de Improvisación y piensa continuar enriqueciéndose del aprendizaje. Aportar su grano de arena en el desarrollo de generaciones venideras, es una de sus principales motivaciones. Encuentra en España un buen sitio donde, quizás, vivir una temporada. Hablamos con él en plena Alameda de Hércules.

8pistas: ¿Cómo ha ido Sevilla?

Feña Ortalli: Bien, la verdad que muy bien, a medida que la gira se va desarrollando y llegando a los lugares en los cuales conozco gente o no, o simplemente son contactos que luego se vuelven conocidos o incluso amigos, e ir encontrando el trabajo que se realiza en cada ciudad, está muy bueno. Particularmente en Sevilla me sorprendí gratamente por la organización, que siempre ha estado ahí, llevándome, trayéndome, dándome de comer, dándome de beber. Se organizaron tres talleres, que estuvieron llenos, gente con muchas ganas de trabajar. Un taller para iniciales, de alumnos que están ahí con los primeros pasos de la impro, después un taller ya para profesionales de dramaturgia de la impro, que es lo que doy, y otro taller más de creación de personajes. Todos encima coronados con una función de la obra que estoy presentando en la gira, que estuvo buenísima, con Patricia. Es un punto alto de la gira Sevilla.

¿El primer capítulo de tu historia?

Empieza con la típica excusa de «un amigo me convenció de ir  a hacer teatro». Y ese mismo amigo un día me llama y me dice que hay una obra de teatro donde parece que puedes participar. Conocí la Impro a través de un match de improvisación en Buenos Aires en el año 99. Me di cuenta que quería a hacer esto. Comencé a investigar por mi cuenta,  empezamos a entrenar un poco con el grupo de teatro que teníamos, convencimos al director -aún no sé cómo- de hacer Impro sin ningún tipo de basamento teórico o técnico,  y al año siguiente ya me puse a estudiar propiamente en la escuela de Match en Buenos Aires. Así que ese fue el punto de partida, hoy ya hace 12 años de ese primer taller de impro y 15 del primer contacto con el espectáculo. Y me encuentras con una cabeza muy diferente de cómo comencé, ideas de crecimiento constante de la técnica, que es muy joven en comparación con otras artes escénicas. Estamos haciendo ese trabajo de ir tirando del carro y, probablemente, no veamos los resultados inmediatos nosotros sino las generaciones futuras, pero está bueno ser parte de eso que estamos construyendo, está buenísimo.

¿Algún referente en tu formación?

Es raro cuando no somos la primera generación de Improvisación en Buenos Aires, pero casi. Me pasa que me inspiro constantemente en toda persona que voy conociendo en mi día a día. Cuando actúas con alguien siempre te llevas algo. Desde colegas encima de un escenario hasta alumnos de un taller, voy cargando mi mochila de todas las experiencias que me van inspirando. Mi inspiración es constante y cotidiana. Pero sí, tengo mis referentes dentro de la Impro, Omar Argentino Galván, un referente para muchos de nosotros, además estar en constante improtour en su viaje por el mundo, es un tipo muy generoso a la hora de compartir sus experiencias. Escribió un manual muy bueno, donde se ve todo lo que él es. Es una perosna que vemos ahí arriba pero también al otro lado, nunca se pone en ese pedestal, su trato humano es buenísimo.

¿Seguis algún tipo de técnica en la improvisación como apuntan muchos?

Es cien por ciento real. La gente piensa que hay una estructura o un método donde simplemente se cambian algunas cosas y se adaptan a la situación. Para nosotros sería mucho más difícil eso que realmente improvisar, que es lo que hacemos. Lo que sí se entrena es la técnica. La técnica de improvisación es tener el instrumento afinado lo suficiente como para poder crear algo en el momento. Pero es cien por cien real.

Sí pero… ¿El Teatro de Improvisación para el Teatro no es muy cercano al mundo de la magia? Crear todo de la nada en ese justo momento…

Sí, hay algo que es gracioso, yo utilizo esa comparación eventualmente como para salir de eso y entrar en el mundo del Teatro tradicional conocido como tal. Generalmente lo que vemos con la Impro es un despliegue de habilidades, es «Guau, cómo hacen eso», y yo quiero que la gente deje de pensar eso y se quede con la historia, con la actuación que estamos improvisando, conseguir que se lleve una experiencia teatral. Así que yo trabajo para alejarnos de ese formato donde se ve al improvisador ante una serie de dificultades que tiene que sortear para llegar a un lugar más teatral. Y eso es lo que trato con mis talleres y con mi filosofía de trabajo. Caminar con la Impro hacia un lecho teatral más consolidado.

Los improvisadores leeréis de todo, estaréis abierto a todo, andaréis en todo…

Los improvoisadores somos neofitos, sabemos un poquito de todo, no podemos profundizar en nada, pero podemos hablar de todo. De eso se trata. Y  lo que no sabemos, lo inventamos.

¿Encuentras punto de relación entre la Improvisación y la vida misma?

Sí. Una vez que «conosés» la Impro la vida cambia por completo. Parece un manual de autoayuda, la premisa básica de la Impro es la aceptación. Ver el mundo con los ojos de un improvisador y decirle que sí a todo, te mete en lugares que nunca te hubieras imaginado. Sientes que el mundo es infinito realmente porque te metes en todos lados. No tienes miedo nunca de entrar en un lugares desconocidos porque de eso se trata. Hay una frase de un improvisador argentino, que se llama Osqui Guzmán, que dice «El improvisador al borde abismo no piensa en la posibilidad de caer, sino de volar». Y es eso, nosotros estamos acostumbrados a volar, no sabemos qué es lo que hay, pero nos tiramos, y después vemos qué pasa.

Has aterrizado en muchos países, ¿a qué nivel está España en esto de la improvisación?

España está en un momento clave para mí por lo que estoy viviendo, por lo que conocía de antes y por lo que descubrí en esta gira. Está en un momento muy importante, que es el de la proliferación de grupos en diferentes ciudades. Escena que se repite en todos los países donde hay Impro. Santiago, Vigo, Coruña, Granada, Sevilla, Zaragoza. España se encuentra en ese momento en que hay que prestar atención a lo que está sucediendo fuera de Madrid y Barcelona. Siempre existen puntos donde la Impro está explotando.  Convive con en ese punto de: ok, ya hemos visto qué es esto, qué original, qué divertido y quiere escaparse del típico show de Impro  hacia la dramaturgia improvisada. Acercarse con la improvisación al Teatro tradicional, ese que está más alejado del juego, del chiste simplemente o de la rapidez. Que es lo que muchas veces nos juega en contra a la hora de ser reconocidos  por el resto de artes escénicas. Seguramente dentro de pocos años termine de explotar.

¿Te gustaría quedarte a vivir un poco más en España?

Sí, en realidad llevo tiempo manejando la idea de venir a vivir a España. Tengo muchas ganas de cambiar de aires. Argentina me tiene un poco cansado. Buenos Aires en particular es una ciudad intensa, por decirlo de alguna manera, está todo el tiempo provocándote, exigiéndote, y es bueno relajarse también de vez en cuando. El plan de esta gira era también conocer el ambiente de la Impro en diferentes ciudades para el año que viene venir a quedarme, quizás, unos tres meses -máximo tiempo que nos dejan- y ver qué onda. Si me gusta, se verá, a ver si me puedo quedar trabajando, si puedo conseguir una manera legal de quedarme… Y mientras tanto, está en trámite mi ciudadanía europea, por mis antepasados, con la que en el mejor de los casos podré quedarme el tiempo que quiera. Siento que hay muchas cosas que hacer en España, me gustaría colaborar en  este momento tan importante que se está viviendo en torno a la Impro.

¿Tienes algo escrito?

Lo que escribo son muchos de los artículos que aparecen en una revista que edito, que es una revista mensual  online llamada Status , muchas de las cosas que voy escribiendo las plasmo ahí, a medida que también voy recibiendo notas y artículos de otras personas. Pero sí que tengo un proyecto ahí a medio escribir, se trata de un libro de experiencias donde mezclo el fútbol con la improvisación. Soy fanático del fútbol y soy fanático de la improvisación y encontré ahí un montón de analogías que utilizo en mis clases. Me puse a escribir y encontré muchas cosas que pueden asemejarse. Está en proceso de escritura, querría pronto poder compartirlo virtualmente con todo el mundo.

Cuando Feña no está improvisando ni metido en el fútbol,  ¿qué hace?

¡¡¡¿De mi vida?!!! (risas) En Buenos Aires es muy difícil vivir del Teatro, como en todo el mundo. Me dedico a animar fiestas, funciones infantiles, y está muy bueno porque trabajar con chicos te abre el cerebro de una manera… Los niños son un público muy exigente, si se aburrren, se van, nunca van a decir «bueno, ya pagué mi entrada, así que aquí aguanto». Si puedes con los niños, puedes con cualquier cosa. Mi rutina se basa en animar fiestas, escribir para la revista, dar clases, viajar, que es lo que más me gusta.

Y de aquí.. ¿Hacia dónde te diriges?

Alicante. Esta noche marcho a Alicante a trabajar con los chicos de Improvivencia, la compañía de allá, durante un par de días. De allí la gira sigue hacia Barcelona, Bruselas y Berlín y, finalmente, de vuelta a casa.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.