Exorcismo de los años grises

Teñido de un increíble rojo casi vampírico nos recibió el Teatro Lope de Vega el pasado miércoles. Con aforo completo, entre lo castizo y el terror, la majestuosa lámpara parecía arder luciendo unos poco habituales tintes rojigualdas. En el escenario descansaban seis capirotes blancos y se formaba una bruma que sólo se abriría para permitir el paso a Niño de Elche y los Planetas, empatados bajo el nombre de Fuerza Nueva y uniformados todos con camisas azules. Estéticamente, una de las mejores puestas en escena que uno recuerda en el Lope de Vega, terriblemente punk. Proyecciones en blanco y negro del NODO, marchas militares y estridencia, todo el inventario de los años franquistas en España, quejíos y más, y más militares que sumergían de lleno en el contexto de este proyecto conjunto.

Un concierto de himnos atávicos de aquellos años grises, vinculados a la patria o a lo divino. Flamenco y rock omeguiano que remitía todo el tiempo al denominador común de Enrique Morente, explícito en el Tendrá que haber un camino que también sonó cuando el concierto se encaminaba a su final. Delirio místico y religiosidad a raudales, con la épica solemne de redobles marciales casi semanasanteros elevaban la intensidad del concierto. Jugando a rascar en la historia y despojar las canciones de los dogmas de su contexto político-social nacionalista. El sentido de las palabras y la música puede cambiar como en Santo Dios y Los campanilleros, que abrían fuego, o acentuarse hasta el éxtasis como en la saeta de Machado revisitada como La cruz.

No escasos de una buena dosis de seria ironía y otra de psicodelia, dotando de una vida nueva a estas músicas populares con un hipnótico directo de altura. Especialmente brillante el resultado de la orientación flamenca de los Planetas, el poderoso despliegue rítmico de Eric Jiménez en batería y Julián Méndez en bajo, y la omnipotencia de Niño de Elche, que sólo compartió el protagonismo vocal con Jota en El novio de la muerte.

Tradicionales y transgresores como pocos, Fuerza Nueva derrochó poderío y virtuosismo sucio con este experimento jondo, alianza de grandes talentos, en una noche pletórica más del Teatro Lope de Vega.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...