25 junio, 2024
Dos propuestas diferentes confluyeron el pasado sábado en una noche de principios. De primeros pasos con pequeñas audiencias y margen para poner a prueba repertorios. Sus protagonistas fueron Bittersweet y Negroazulado, dos formaciones que comienzan a despuntar en este mercado de propuestas infinitas.

Fun Club 21/02/2015

Fotografías por Elena Gato

Dos propuestas diferentes confluyeron el pasado sábado en una noche de principios. De primeros pasos con pequeñas audiencias y margen para poner a prueba repertorios. Sus protagonistas fueron Bittersweet y Negroazulado, dos formaciones que comienzan a despuntar en este mercado de propuestas infinitas.

Francisco Montaño y Alex Fernández están detrás Bittersweet, un dúo de la tierra que se armó de arrojo y ganas para defender su último EP, Extranjeros. Lo hicieron en un formato “experimental” según sus palabras, con el único acompañamiento de la batería marcando el ritmo a las guitarras que manejan ambos. Apuesta armónica e interesante la de esta pareja que busca el cuidado en sus letras y el esmero en las voces. Tanto al tiempo como por caminos separados, Francisco y Álex superponen talentos abarcando un amplio registro musical y emocional. “Despejando la senda” inauguró la noche para que llegaran otras como “Luz” y “Enredados”, ésta última en una versión mucho más íntima.

Andan haciéndose un hueco y emplearon la ocasión como toma de contacto antes de la gira que arrancarán en acústico y formato de a dos el próximo 12 de marzo en La Sala. Con actitud también afrontaron una prometedora “Van a pisarte”  o “Tus garras”, donde disfrutamos de parte del potencial que se les intuye. Junto con Genérica, tendrán oportunidad de darle rodaje en un tour que también se despedirá en Sevilla en el mes de abril.

Un rayo cayó dentro de la sala cuando Negroazulado comenzó su show. Un rayo que no cesó, provocado por guitarras y batería, resonó atronador en la potente propuesta de estos malagueños. Que no os engañe la serena portada que ilustra el recién salido “Antártida” ni los títulos que se ordenan en su repertorio: no hay ni una gota de quietud en ellos. “Ciudad mágica” fue la primera en sacudir los cimientos con un poderoso riff que avanza el espíritu rockero de la banda, con el que coincide “Invierno” y su “saber que siempre nos tuvimos”. Tema contagioso que sube enteros en directo, al igual que le sucede a “Mercurio”.

El trabajador y preciso Juande Jiménez en la batería le aporta carácter al estilo de la banda y lo demuestra al inicio de cortes como “Pájaro negro“. Diego Espiñeira, blandiendo guitarra, y Ernesto García al bajo aportan capas melódicas que suman enteros a la solidez de su sonido. La voz de Sixto Jiménez, la cara visible y entregada, permanece a ratos oculta, a ratos plantando cara a la instrumentación. Asoma al comienzo de “Invencibles”, que llegó casi al final, y suena melódica en “Un tesoro”.  También hubo tiempo para que la banda sacara pistas de su primer EP como “La mitad” y “Superhéroes”, antes de internarnos en un “Viaje estelar” que tuvo como destino “Junto al ciprés”. Con la misma contundencia que arrancaba cerró Negroazulado la noche y puso punto y seguido a una gira que atracará el próximo 28 de febrero en la Sala Polaroid de Granada. En definitiva, jornada de profesionalidad y buen hacer para dos proyectos con visos de progreso a los que estaremos atentos. Prometen decorar más de una buena noche.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.