15 abril, 2024
Un domingo al mes los swingers barceloneses se reúnen en la Sala Apolo para disfrutar de bailes al son de la Barcelona Jazz Orquestra, que transforma la sala del Paral·lel en el Savoy de Barcelona.

Un domingo al mes los swingers barceloneses se reúnen en la Sala Apolo para disfrutar de bailes al son de la Barcelona Jazz Orquestra, que transforma la sala del Paral·lel en el Savoy de Barcelona.

Esta cita es el capricho mensual pero también es la oportunidad de bailar con música en directo y de encontrar nuevas parejas de baile con quien disfrutar. El intercambio es constante, cientos de parejas diciéndose un “gracias” al final de la canción ya teniendo los ojos puestos en la siguiente pareja, y así cuatro horas. El Swing parece ser una especie de desahogo adictivo para la sociedad, uno puedo encontrar bailes sociales en cualquier esquina de la ciudad condal, especialmente en el barrio de Gracia, donde nunca sabes cuándo empieza y cuándo acaba. Así, las salas más míticas de Barcelona acogen cada vez más a grupos, bandas y orquestas de jazz & swing.

La Barcelona Jazz Orquestra -Big Band Internacional de Barcelona- dirigida por Dani Alonso, está integrada por algunos de los mejores especialistas de Jazz de Cataluña. Considerada actualmente como una de las mejores big bands de Europa, actúa regularmente en festivales prestigiosos acompañando a célebres figuras como Benny Golson, Frank Wess, Ann Hampton Callaway… Ha gravado discos con Phil Woods, Nicholas Payton y Jesse Davis como invitados especiales y está a punto de estrenar su cuarto trabajo en el que se homenajea a Dizzy Gillespie, con la colaboración de Jon Faddis.

La importante agrupación integrada sólo por hombres, hizo de un simple domingo un día muy especial para los swingers. Pero quizás para la minoría que no bailábamos el concierto fue monótono y estridente, con volúmenes exageradamente fuertes (aún mas para los que estaban delante). El talento de los solistas no se pudo disfrutar bien a causa de este problema evidente de sonido. En medio de la actuación apareció la cantante Gemma Abrié con “La Vie en Rose”, estilo Music Hall como si de Edith Piaf se tratara. Si uno se iba detrás del todo de la sala podía disfrutar de la magnífica voz de Gemma, limpia, trabajada y potente. Tal vez faltó un poco de desgarro y de improvisación y menos linealidad a los amantes del jazz y del swing, especialmente a aquellos que después de dos horas, quieren improvisar a tempos nuevos para sorprender a su temporal pareja.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.