15 abril, 2024
La noche comienza con toda una declaración de intenciones, a ritmo de reggaetón entran en escena Antílopez y tras las primeras risas de la noche se presentan, alegando que pretenden que la noche sea como cuando eras pequeño y faltaba un profesor en el colegio.

Fotografías por Esperanza Mar

Para cualquiera de los que ya hayan podido disfrutar de un concierto de Miguel Ángel y Félix lo que lean en estas líneas no les cogerá por sorpresa. Para los demás quizás les guste saber que ver el espectáculo de estos chicos es algo que hay que hacer si o si al menos una vez en la vida.

Sobre el escenario apenas dos taburetes, dos guitarras españolas y algunos aderezos en forma de extrañas vestimentas que iremos descubriendo con gran regocijo a lo largo de la actuación.

La noche comienza con toda una declaración de intenciones, a ritmo de reggaetón entran en escena Antílopez y tras las primeras risas de la noche se presentan, alegando que pretenden que la noche sea como cuando eras pequeño y faltaba un profesor en el colegio. Llegaba la profesora de turno y decía, como ha faltado el profesor habrá “Hora de dibujo libre”. Esa sensación de alegría y nerviosismo es la que literalmente nos acompañará a lo largo de toda la noche.

Hoy vienen presentando su nuevo disco Desprendimiento de Rutina, que ya analizamos hace unos días. Un disco que en líneas generales nos pareció más oscuro y cínico que sus anteriores trabajos. Queríamos ver cómo eran capaces de plasmarlo en uno de sus famosos directos, y vaya si lo vimos. Cierto y verdad que apenas fueron 5 temas los que tocaron de este nuevo trabajo, pero fueron más que suficientes para comprobar que funciona a la perfección en su espectáculo trágico-cómico. Quizás los temas no sean tan alegres pero entre que  vienen acompañados por unos monólogos previos con los que no puedes dejar de reír y que son interrumpidos continuamente por improvisaciones el hilo humorístico del espectáculo no pierde fuelle en ningún momento.

Pero metámonos en faena. Tras la breve intro donde reconocen que ellos no están acostumbrados a sitios de tanta alcurnia (en sus inicios tocaban en sitios tan pequeños que lo hacían a veces encima de los posavasos), comienzan la noche con “Arizona Wifi”, al igual que hicieron el año pasado cuando actuaron en Fibes. Tema que, por cierto, también abre su último trabajo. Siguiendo con el orden escrupuloso del disco continúan con “Musa en paro busca poeta” y “Mentira”. Este último tema viene precedido por la historia tórrida entre Félix y una supermodelo que suaviza bastante la profundidad de la prosa. Precisamente a esto me refería anteriormente. El espectáculo funciona como un todo, llega un momento en el que no sabes si has ido a un concierto con tintes humorísticos o a un espectáculo de humor donde la música ayuda a que todo entre mejor. Lo que sí es verdad es que no puedes parar de reír ni en los momentos más sentidos.

Está claro que ellos no vienen a presentar su nuevo disco, ellos vienen a presentar su nuevo espectáculo, ya que música, humor e improvisación conforman un todo indivisible. No se pueden entender los temas completamente si no es con los gags, historias truculentas y mandíbulas doloridas que los acompañan. Eso es así.

La narrativa que precede y complementa cada canción se hace más palpable en el nuevo disco y buena prueba de ello es “Le habla el Sunshine”, donde la historia de un sueño de Miguel Ángel llegando a un bar con la cancela “medio abierta” a eso de las 6 de la mañana, te ayuda a contextualizar y enmarcar la letra. Bien podría decirse que no terminarás de entender las canciones hasta que no los veas en directo.

El flamenquito en el que Félix es todo un especialista llega por primera vez esta noche de la mano de “Metralla, medida y viaje”. Y es que como podéis ver en el vídeo la diversión no está reñida ni mucho menos con ponerte los pelos de punta.

Momento para recordar Por desamor al arte con “Hijos de España” a ritmo de pasodoble según ellos, aunque a mí me suena más a tango. Vestuario para la ocasión con mandil de lunares y abanico a juego para Miguel Ángel y chaquetilla de bar cutre y gorro de bolas para Félix.

¿Cómo se puede interrumpir un tema con improvisaciones más de 20 veces y ser a cada cual mejor sin perder el ritmillo del mismo? Pues, con lágrimas en los ojos y mandíbula algo desencajada, te aconsejo que si quieres saberlo no te pierdas  su próximo concierto.

Vestidos de gondolieri venecianos nos traen “Peligro de extinción” con un toque italiano que imprime ritmo a un tema que en el disco encontrareis más pausado y melancólico.

Los cambios de vestuario no dejan de sucederse, y con “Yo tengo el dominio” le llega el turno a las típicas barbas de los modernitos de ahora. Esos que te dicen cuando tú cuentas un capítulo de una serie que “ellos ya la vieron entera y en sirio subtitulada en alemán, porque sino el personaje de la madre pierde mucho”.

Llegamos al punto de la noche donde el graderío puede solicitar algún tema. Y vaya que si la solicitan. Llegan gritos de todos los puntos del teatro y al final se escoge “Hoy la prensa viene sucia” y “Prefiero” de su anterior álbum, ambas cantadas a voz en grito por todos los presentes. La energía que se respira dentro del teatro a estas alturas es abrumadora. El buen rollo inunda los asientos, se sube por las paredes y se engancha de esa lámpara que tiene a la pareja protagonista tan sorprendidos.

La felicidad rebosa de cada uno de nuestros poros, por un momento no existe el ahí fuera, no existen las rutinas ni los jefes incompetentes, no existen las navidades ni las elecciones, simplemente está la sensación de alegría que nos recorre el cuerpo, se expresa con nuestras palmas y nos ilumina el rostro con una enorme sonrisa. ¡¡¡Dios que gustazo!!!

Un simple gesto, como es ponerse un guante de colores, puede significar toda una algarabía en el auditorio, y es que algo tan simple precede casi siempre a lo que muchos estaban esperando “La gatita presumida”. La historia de terror apenas ha cambiado pero se ha pulido. Ahora la niña es menos tétrica y mucho más graciosa (que conste que hablo bien de ella porque la he visto jugar antes con el mechero y no quiero problemas).

Todo el Lope de Vega en pie despide entre aplausos y gritos a Antilopez en su primer pequeño receso. Tiempo que aprovechan para disfrazarse de canis y volver con “Amor de polígano”.

La noche termina con “Polka Miseria” con intro de Álex Ubago incluida. Pero no puede ser, ¿tan pronto?, pero si sólo han pasado….¡¡madre mía!! Más de hora y media. ¡¡Pero yo no me quiero ir!! ¡¡OTRA, OTRA, OTRA!!

Desgraciadamente esto se acaba aquí, habrá que esperar a su próxima visita a la ciudad porque desde luego YO no me lo pierdo. Ha sido divertido, entretenido, ilustrador, didáctico e irónico, y encima hemos escuchado muy buena música. No se puede pedir más, no puedo pedir más, me voy alegre pero triste, como cuando se termina “La hora de dibujo libre”.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.