17 abril, 2024
Quentin Gas se plantó con su guitarra el 30 de enero para mostrar su folk-rock aflamencado en un íntimo concierto en un típico patio sevillano

Fotografías por Nuria Sánchez

Un músico, un lugar y personas que estén en ese patio escuchando (y viendo) a ese músico. No hace falta más. No hizo falta más, mejor dicho. Repito: un hombre, una guitarra, un pequeño patio sevillano, sillas y personas sentadas. Y comienza todo.

En este texto, suena la guitarra negra y ocre de Quentin. También su voz. Aguda y anglosajona. Sólo cuando canta. Porque él es de por aquí. Por eso se atreve a cantar una bulería en inglés llamada “Sentencia”. Por eso se atreve a meter quejíos entre eternas palabras en inglés. Se atreve y lo aplaudimos. Incluso la novia le dio un beso de lo bien que estuvo este andaluz con pinta de actor de Bollywood.

Un Sandokán que utiliza la guitarra como espada para moverse entre el flamenco, el folk, el rock y la casa de la calle Joaquín Costa donde estábamos, de donde salió para cantar en la calle. De rodillas en la acera y con el público en la puerta esperando a que acabara de cantar una finísima versión del “¿Y cómo es él?” de José Luis Perales. Algo que no tenía nada que ver con lo que él hace, pero lo hizo. Y gustó. Así que volvió a entrar y nosotros detrás. Como el flautista de Hamelín con pantalones vaqueros.

Eso fue el cénit del concierto. Ese paseo por el patio, el vestíbulo y la acera del bar de enfrente. Pasando junto al ambigú de botellines y magdalenas. La gente que estaba en la calle, como era de esperar, miró con asombro o sacó el móvil. Nos tomó por locos. Y seguramente lo seamos, pero nos quitamos un poco el frío entre el paseo y los aplausos.

Ya para acabar decidió subirse a una silla con menos estabilidad que la economía griega y cantarnos la última. Que mantuvo la línea fiel a su nuevo disco: “Big Sur”, donde lo acompañan Los Zíngaros en ese viaje musical que tuvo una parada exprés en un patio sevillano en el que yo estaba con unos pocos más. A la próxima podrías venirte, ¿no?

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.