21 abril, 2024
Los tres señores que este próximo miércoles 20 llegan a la Sala Custom parecen empeñados en hacer de su música un placer exquisito reservado solo para los oídos más exigentes que gustan del rock, la fusión, lo progresivo y -también- lo bizarro.

Sala Custom

20 de enero de 2016, 21:00h.

23€ / 28€

Cuando varios señores se juntan para tocar música pueden ocurrir muchas cosas. Una de ellas es que un número de personas considere interesante ir a comprobar el resultado de tales actividades, que suelen tener lugar en locales pequeños, oscuros y mal ventilados. Ello depende, por supuesto, de otros muchos factores, como lo conocidos que sean esos señores, el prestigio, notoriedad, fama, publicidad o promoción de que dispongan gracias a los frutos de su trabajo, y también de la accesibilidad del tipo de música que hagan. La mayoría acaba tocando en un bar ante un puñado de amigos, unos pocos consiguen adentrarse en el circuito de salas local, menos en el nacional, aún menos en el mundial y solo unos pocos elegidos llegan a llenar estadios.

Pues bien, los tres señores que este próximo miércoles 20 llegan a la Sala Custom parecen empeñados en hacer de su música un placer exquisito reservado solo para los oídos más exigentes que gustan del rock, la fusión, lo progresivo y -también- lo bizarro. The Aristocrats incluye al guitarrista Guthrie Govan, prodigio técnico que ha servido para la causa de bandas como Asia, GPS y últimamente para ese genio llamado Steven Wilson, Bryan Beller, monstruoso bajista para Steve Vai, Joe Satriani y los maravillosos Dethklok, y Marco Minnemann, batería increíble de Wilson, Satriani, Paul Gilbert o Tony MacAlpine. Entre muchos otros. Con semejantes currículos, podemos hablar de una súper banda en toda regla, de esas en las que de lo que se trata es de tocar mucho y muy bien.

Evidentemente, NUNCA llenarán un estadio, pero la Custom se me antoja un buen lugar para aquellos que deseen distinguirse con el gusto de presenciar a uno de los grupos con mayor nivel instrumental del mundo, lisa y llanamente hablando. Toca engalanarse (mentalmente, al menos) y acudir con los oídos limpios, pues la aristocracia hace acto de presencia en nuestra ciudad. Las normas de etiqueta así lo exigen.

 

Más Información Entradas

 

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.