13 abril, 2024
Entiende que Club del Río nació porque necesitaban dar forma a la Inquietud, amiga que lleva conviviendo con ellos desde siempre. A la música no se le puede dar de lado por mucho tiempo porque, entonces, dejas de ser la misma persona.

De la sala madrileña al Puerto de Santa María. <<Queremos probar la movida que se cuece por aquí, en Madrid ya hemos dado suficiente la lata>>. Así de simple te lo explican si  charlas con ellos. Es más, entiendes que el Sur quizás se convierta en uno de sus escenarios potenciales para el 2016. Actualmente giran por salas con GPS y, girando, están acercándose a todos los rincones de la geografía española, Andalucía incluida. De hecho, la experiencia en el Monkey Week se la llevaron calentita. Si fuiste de los que dejaron Sevilla más desértica de lo habitual allá por octubre, a estas alturas seguro estás poniéndoles cara. No sería extraño que les hubieras conocido cuando  salieron vencedores en la Batalla de las Bandas que organiza Hoy empieza todo de Radio 3. Equipados con una botella de anís y una guitarra, hicieron todo lo que otros no supieron hacer con una botella de anís y una guitarra. Por eso ganaron. Por eso te ganaron. La de volver al Monkey, una vivencia que no les importaría repetir. La de ganar, tampoco.

Aunque reconocen que la festivalera es una vida digna de vivirse desde todas las perspectivas posibles, también advierten que van en busca de espacios íntimos donde volcar sus canciones. Como ocurrió el pasado 7 de noviembre cuando Club del Río conoció la Sala Palo Palo -de Marinaleda, Sevilla-. Con los vientos a tu favor, Sevilla -más pronto que tarde- podría recibir de nuevo a Monzón, álbum que, bajo el sello discográfico El Volcán Música, recién cumple un año de vida, año que les ha servido para darse a conocer de la forma más atractiva que puedas imaginar.

Han creado adentrándose en un proceso de producción que les ha llevado a terminar un disco -reconocible por muchos- fuera de normal. La cantidad de integrantes es algo que indiscutible influye en la historia. Es verdad que llama la atención ver a siete madrileños dotados de esta estética guiri adornando tan bien los escenarios. Cuando gustan, gustan mucho. Pero ni han sido los primeros ni serán los últimos en juntar a siete colegas para hacer música. No es esto lo que te enciende. Son sus letras, cómo canta Esteban de Bergia, que te acaricia y te hace protagonista, al que más de uno ya le ha  sacado parecido con Pucho, semejanza que merece estudiarse minuciosamente. Pero, oye, ahí está.

Entiende que Club del Río nació porque necesitaban dar forma a la Inquietud, amiga  que lleva conviviendo con ellos desde siempre. A la música no se le puede dar de lado por mucho tiempo porque, entonces, dejas de ser la misma persona.  Y partiendo de ahí, todo ha venido rodado. Incluso alguna canción que no encuentras en el disco, como «Terciopelo«. Monzón te da y te quita, te mosquea por momentos, te enseña con la segunda lo que te falta y consigue que encuentres lo que te sobra casi al final.

Llamas a la puerta y te abre «Ídolos«, cuyo videoclip fue grabado donde tres de los ocho comparten vivienda. Una casa singular como escenario de una historia también singular. A blanco y negro los chicos de Estrella Films han conseguido que la narración y la imagen se retroalimenten muy originales. También es curioso como «Lunes» comienza con <<Voy cruzando el río, sin hundirme>> y te hace bailar. Vengan los lunes que vengan. Vayas con quien vayas. Y estés donde estés. Bailas porque es lunes o porque ayer fue domingo. Pero bailas. Y así descifras su carta de presentación. <<Club del río es necesidad e inquietud. En el desierto es gota de agua y en el inmenso mar, trozo de tierra>>. Siempre elevarán tu estado de ánimo allí donde éste lo necesite. No se juegan con tonterías ni es sencillo lo que hacen. «Abrázame» comienza joven y madura como las personas cuando lo hacen, soltándote verdades, pidiéndote compañía <<Déjame llegar hasta a ti, y abrazar tu palidez//y esconderme en tu regazo, esconderme para no volver>>. Igual de atrevidas son «Es Natural», «Lobo Amigo», «Como Forma de Vida», «Erosión», «La Madriguera», «Descenso Etéreo», y la esencial «Club Del Río». La relación que guardan con los Ríos te la contamos  en la correspondiente crónica cuando vuelvan por aquí. Pero éste podría ser un buen adelanto.

About Author

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.