Zico nos enseña su mundo interior en “Demonios al Sol”

Zico

Os voy a contar un cuento….

Erase una vez un hombre común, pero no por ello corriente, que vamos a llamar Zico. Un hombre de los que en su día a día utilizan una sensibilidad que pocos poseen. Quizás fuera por su trabajo (arreglando a padres, madres y niños perdidos), quizás fuera por su mundo interior, a medio camino entre las sombras de la melancolía y la luz de un futuro mejor. Eso nunca lo sabremos.

Pues bien, un día este chico se fue a hacer las américas, como dicen, y allí conoció a una chica, como suele pasar en los buenos cuentos. Como el mundo es una jaula de pájaros iguales dos a dos, cada uno encuentra en algún momento a su golondrina particular. Ese pájaro afín con un mundo interior como el nuestro. Y ese fue el caso de la chica (que llamaremos Meiga).

Una pintora de sueños que en sus ratos libres dejaba escapar notas de sus dedos.

Zico y Meiga

Quizás por sus niños, quizás por sus amigos, tampoco lo sabremos, la parejita se vino a formar su nido al sur. Por aquel entonces Zico ya estaba reliado en una Malahora con la que llevaba cuatro sueños contados. Sin embargo, el mundo interior que ambos tenían era demasiado íntimo, demasiado especial para compartirlo.

¿Por qué no mirarse dentro? ¿Por qué no dejar salir lo que me encuentré? pensó Zico.

Y así, en zapatillas de alpargatas, con gafas de sol de andar por casa y camiseta negra gastada dejó escapar un grito ahogado, alzó la voz y le salieron melodías, las cuales se convertían en notas que atrapaba su guitarra. A veces, lo que le salía de la boca no se entendía muy bien, pero daba igual, ya que ahí estaba Meiga para cogerlas con su red de abrazos y besos y transformarlas en una sinfonía dulce y arrulladora, como sólo la chica de tus sueños sabe hacer.

Con tal panorama Zico dio a luz Demonios al Sol.

Una obra que sale de un mundo al que pocos podemos acceder y que sólo algunos tienen la suerte de descubrir. Una ópera prima en solitario llena de ilusiones, amargura, conocimiento, lucha y sobre todo mucho mucho amor.

El saber hacer se siente tras el primer segundo de escucha. Su mundo, su concepción de la música y el ritmo te cala los huesos hasta hacerte estremecer. La voz de Zico (Guego) calma las aguas de un mar embravecido, pone la radio a una mañana de domingo, te regala un beso en la mejilla tras una noche de desfase. Los instrumentos por su parte te rasgas los oídos, te sumergen en una sucesión de notas y beats que te manejan a su entero gusto. Lo mismo te aceleran el corazón, que te mecen como cuando estas tumbado en una colchoneta y el mar te acuna con dulzura.

¿Nunca habéis intentado  meteros en la mente de alguien muy especial?. Si lo habéis hecho sabréis, como yo, que es algo sumamente difícil. Que quizás puedas rozar pequeños retazos de sus pensamientos, quizás a ritmo de guitarra acústica y soltándote frases cortas pero demoledoras como “¿quién dice que no es posible?“, o quizás cuando entre lágrimas te reconoce que “mueren las artes“. Son personas especiales, íntegras, y tú un pobre hombrecillo que bebes con la boca abierta de su mundo interior.

El final del cuento aún no está escrito.

Quizás lo sigas escribiendo tú mismo cuando le des al play y te encuentres con mundos imaginarios, con la cruda realidad o con la amargura de un corazón enamorado de la vida. Eso lo dejo a vuestra elección. Yo por mi parte me voy a dar un paseíto por la ciudad que acogió a esta pareja de pájaros libres, y voy a tratar de ver el mundo como Zico y su Meiga nos lo muestran….

Zico al completo en la presentación del disco

Zico lo forman: Guego, Nadia Santiago, Jaime Neria (ex-Salieri), Fernando Z (Midipuro, Estado Temporal) y Juan Luis C. del Arco (ex- Sr. Chinarro).

El disco se ha engendrado entre la casa de Zico y Meiga y los estudios Pancake (Dos Hermanas, Sevilla), bajo la producción de Zambruno y José Luis Osuna.

 

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...