Teatro Argentino a flor de piel en el Central

De Sergio Boris

Del 28/10/2016 al 29/10/2016

Teatro Central. Sala A

La escena argentina siempre tiene su espacio en la programación del Teatro Central, y si es así es porque son unos maestros haciendo teatro y lo demuestran cada vez que se “abre el telón”. “Viejo, sólo y puto” es grande por muchas cosas pero principalmente por la atmósfera que crea, una atmósfera cargada, dura, donde se respira sufrimiento, tensión a raudales y dolor, mucho dolor. Si tuviera que resumir en una sola palabra esta obra de teatro sería “atmósfera”.

Desde el primer momento la parte trasera de una farmacia se convierte en el espacio en el que una noche dos travestis, sus parejas se encuentran antes de irse de marcha a una discoteca y el hermano de uno de ellos y dueño de la farmacia. Esta es la escena y aquí se desarrolla la obra.

La maestría con la que los cinco actores desarrollan sus personajes es abrumadora, una lección de teatro en toda regla, los cinco actores están geniales. La creacion de sus personajes es tan real, tan fina y elaborada que nos engancha a cada uno de ellos, personajes a punto de explotar, a punto de romper a llorar, donde el amor, al violencia, el engaño, la manipulación, la ternura y el dolor están todos casi que a la vez en cada uno de los personajes, brutal cada una de las actuaciones. Los sentimientos no son claros porque el caos interno de cada personaje hacen que ni ellos mismos sepan que están sintiendo, simplemente lo siente, viscerales, jodidos, huyendo hacia delante, con toda la fuerza que da la rabia, con todo el dolor que acumulan, y aún en esta complejidad el público viaja de una emoción a otra sin perderse, sintiendo la dura realidad, la soledad, la violencia y es que a veces no somos todo lo racionales o lógicos que podría caber esperar.

Relaciones familiares, relaciones de amistad, relaciones de interés, relaciones de amor, todo a la vez, caótico como son los seres humanos, y en “Viejo, solo y Puto” además llevado a una atmósfera de demacración, dolor y huida.

En el texto, sin embargo si me perdía por momentos, sentía atasco, que no controlaba lo que ocurría, que no me entetaba de hacia donde iba, aunque creo que esto es buscado por autor y director, que el espectador tenga esa sensación de pérdida y de caos en la que viven constantemente los personajes, las personas.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...