Sevilla volvió a “Bailar el viento”

Manuel Carrasco volvió a Sevilla, como había prometido en su primera visita en febrero, para despeinar  el alma a 45.000 personas bailando el viento del Estadio Olímpico de la Cartuja.

El recinto, que ha acogido a grupos y artistas internacionales de gran renombre, se preparó para recibir el gran evento del onubense. Un gran escenario, una plataforma delantera para que el artista pudiera bajar del escenario y sentirse más cerca del multitudinario público, un fascinante juego de luces y un equipo impresionante de imagen y sonido.

Desde sus primeros pasos en el escenario se vio a un Manuel emocionado, pidiendo a su público que le confirmara que aquello no era un sueño. De hecho, no dudó en agradecer y describir en verso, como buen poeta, todo aquello que le hacía sentir llegar a conseguir esta gran hazaña.

Ya con su primer tema de la noche “Tambores de guerra” Carrasco hizo una clara declaración de intenciones, no pensaba dejar que su público bajara la guardia durante las dos horas y media que duró el recital. Pidió acompañamiento en esta noche tan especial en varias ocasiones y las 45.000 almas que allí estaban no dudaron en concedérselo.

A lo largo de la noche fue desgranando su historia musical, desde sus primeros temas hasta su último trabajo Bailar el viento que da nombre a la gira, haciendo partícipe al público en todo momento. Como el gran contador de historias que es consiguió emocionar al público, haciendo bonito lo cotidiano y elevando a lo sublime lo más terrenal.

Lolo, como lo aclamaban desde el público, se desvivió por darle ritmo a la noche, canciones como “Aprieta”, “Yo quiero vivir”, “Uno x uno”, ”No dejes de soñar”, “Sígueme”… fueron las elegidas para que el calor sevillano de junio apretara aún más con los bailes del artista de Isla Cristina. Mención especial también merece en este apartado el tema “Que nadie” que sirvió al artista para su alegato contra el maltrato a la mujer y para hacer que el Estadio Olímpico tomara la palabra con su voz mientras bajaba con el resto de la banda y sin micros a despedirse del estadio a la plataforma delantera.

Sin embargo no todo fueron temas rápidos acompañados de la banda, a Manuel, como buen músico que es, le gusta acompañarse de su guitarra y resguardado tras ella o tras el piano regaló momentos acústicos que nos hicieron enmudecer para poder escucharle con todos los sentidos. Su coplilla carnavalera y el “Soy afortunado” sonaron como nunca a voz y guitarra. El medley a piano le sirvió para acercar esas baladas de su repertorio que no podían faltar de una manera más íntima.

Ahora bien, el momento que hizo temblar de compás al Estadio Olímpico fue en el que se arrancó por unas bulerías, aún inéditas, que Carrasco dedicó a Sevilla mostrando su agradecimiento y amor por la ciudad, recorriendo cada uno de sus rincones y orillas porque él las quiere a las dos “a Sevilla y a Triana que es lo mismo, pero no”.

En esta noche tan especial Manuel no estuvo sólo con su banda, grandes artistas y a la vez amigos quisieron acompañarle para poner su granito de arena a este gran hito de su carrera. Vanesa Martín salió al escenario para unirse en “La voz de dentro” creando un halo de complicidad que hizo erizar la piel de más de uno. El gran Miguel Poveda por su parte, hizo florecer el lado más flamenco del artista que se dejó llevar por la Inercia del momento con “Menos mal”.

Si algo quedó claro en este concierto es que Manuel Carrasco ya no es el jovencito que salió de aquel reality musical. Para los que de alguna manera hemos seguido su evolución es evidente que el gran show que vivió el Estadio Olímpico era el de un músico consagrado, un músico que gracias a su trabajo y dedicación ha conseguido el gran sueño de llenar un recinto con 45000 personas que le corean las letras escritas de su puño y letra. Todo un espectáculo que quedó grabado en un público entregado que podrá recordarlo para siempre con el próximo lanzamiento del concierto en dvd.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...