RENOfest, música con mayúsculas en Sala X

Reno1

La campaña de promoción de RENOfest prometía casi 10 horas de música. Así de sencillo. Y así de real resultó. Porque la noche del 1 de abril en la Sala X, la protagonista fue ella, LA MÚSICA. Puede que algún grupo brillase más que otro, o que el público viviese cada concierto de una manera. Pero la sensación general a la hora de volver a casa era la de haber visto 5 buenas bandas. Y eso, que se dice con ligereza, es algo que no se piensa al volver de cualquier festival. Ni siquiera en muchos de los grandes con decenas de bandas en su alineación.

La noche comenzaba con los granadinos Briótica. En la línea del festival, dedicado a traer nuevas bandas a Sevilla, era la primera vez en la ciudad de los granadinos. Venían con un gran disco bajo el brazo (producido por Carlos Hernández, reciente premio MIN al mejor productor) y el handicap de presentar una nueva formación con poco rodaje juntos.

Reno2

No obstante, cuando tienes canciones como “El espíritu de Chicharito” o “Instrucciones para hacer surf” y derrochas la energía y las ganas que pusieron sobre el escenario, es difícil fallar. Su noise rock recuerda a partes iguales a grandes de otras décadas como Sonic Youth o Pixies, como a referentes de su ciudad como Los Planetas o Lagartija Nick. La banda presentó algunos temas del que será su segundo disco, y todo hace apuntar que mantendrán el nivel del primero.

Amparos Djs calentaban el ambiente con sus habituales cambios de estilo imposibles para la llegada del segundo grupo de la noche.

reno6

Los mallorquines The Wheels demostraron que, si bien hacen buenos discos, sus directos son aún mejores. Las influencias clásicas que vienen inmediatamente a la cabeza al oír canciones como “Mr. Hyde”, “Victims of a dream” o “Like a little child” se vieron superadas en vivo por la otra cara de la banda de la que menos se habla, la que les hace sonar actuales y audaces. Tocan bien, hacen buenas canciones, tienen garra, ponen ganas, son jóvenes… ¡demonios, son hasta guapos! Este grupo lo tiene todo para triunfar, y no nos extrañaría que ésta fuese la última vez que los vemos en Sevilla en un evento así. Están destinados a grandes festivales y llenar salas ellos solitos.

Pero los cabeza de cartel de la noche en esta ocasión eran otros. Nuevamente un grupo se presentaba por primera vez en Sevilla dentro de RENOfest. Esta vez se trataba de los gallegos Linda Guilala. Un trío con el que no salían las cuentas a la hora de contar las capas de sonidos con las que inundaron la sala.

Reno3

Desgranaron su último disco, el sobresaliente Psiconáutica (Elefant Records, 2016), y hubo espacio para algunas canciones de trabajos anteriores, siempre dejando de lado unos inicios más pop que no casan con este elegante -a la vez que vibrante- shoegaze que tocan ahora. Si bien es cierto que aún se reconocen las influencias pop en sus composiciones, a poco que se rasque la superficie. Las proyecciones no hacían sino subrayar que esta banda concibe la música como un arte vivo, en constante evolución, y abierto a que jueguen y experimenten con él. Ivá, Eva y Mari lo hacen con maestría, y el resultado en temas como “Abstinencia” o “Monstruo” es hipnótico. Una delicatessenWeMakeFriends Djs tomaron entonces los mandos en la cabina y no dejaron que la noche enfriase a nadie. Ya eran casi las 2 de la mañana y aún quedaba mucho por vivir.

Lo siguiente fue la salida a escena de The Magic Mor. El grupo era el único con algo más de presencia en Sevilla, pero les faltaba una noche como la de RENOfest para gritar a los cuatro vientos lo que muchos ya sabían: que merecen estar más arriba.

Reno4

Reno4

Las canciones conectaron rápido con el público, y pronto el concierto fue una fiesta abajo y encima del escenario. Y lo mejor es que las nuevas canciones (últimos singles como “Room Service” y adelantos de su segundo disco) funcionaban tan bien como las de su disco de debut. El cohete espacial en el que viaja la banda tuvo sitio para montar a toda la sala y llevarles de paseo por el espacio exterior.

El último concierto de la noche, con varios asistentes ya en la cama (no saben lo que se perdieron) era otro debut en Sevilla. Los madrileños Cómo Vivir en el Campo firmaron un discazo en el 2016 con CVEEC 3 (El Genio Equivocado), y su directo no se quedó atrás. Clasificarles es imposible. Cada canción es diferente, y todas tienen su sello. El directo fue de los que enamoran, y es que es imposible no encandilarse cuando un concierto empieza con un tema de esos que pocos grupos llegan a componer como es “El Grande”. Hubo para todos los gustos, de todos los discos, y el final apoteósico (conga inclusive) con la versión de “Ritmo de la Noche” no hizo sino dejarnos con ganas de más. Que este grupo haya tardado tantos años en tocar en Sevilla es de delito. Sólo esperamos que no haya reincidencia y vuelvan pronto, porque éstos son otros de los que dan lustre a la palabra “músico”.

Terminaron los conciertos pero, ¡ay! aún quedaba mucha más música. Curtis DJ realizó la dulce transición entre la música alternativa de la noche hacia los ritmos más electrónicos que propuso MOLA/RAM hasta el amanecer. Y es que fue una noche de sublimes conciertos, pero el ambiente festivo que aportaron los Djs también lo disfrutamos de lo lindo.

Y así terminaba la noche del RENO. Una pequeña joya dentro de la programación sevillana, que los que ya apreciaron en ediciones anteriores no se han querido perder, que sigue ampliando su público, y que cada vez se afianza más como una apuesta segura para aquellos que están enamorados de la música. Perdón, de LA MÚSICA.

    DEJANOS TU COMENTARIO

    Loading Facebook Comments ...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Loading Disqus Comments ...