Rare Folk en The Keepers «sinergia entre músico-público»

Si nos detenemos a desglosar el nombre que denomina a la banda de música de la que hoy hablamos, podemos darnos cuenta de la extraña, y a la vez perfecta, fusión de sonidos que nos ofrecen.

Rare: “Raro, poco común”

Folk: Trad. “Popular”/Coloq. “Gente”

Puede considerarse un estilo de música celta muy rara o poco común, ya que la manifiestan de la mano del rock y ciertos puntales de música electrónica. Este resultado crea un sonido inclasificable dentro del género, repleto de melodías apasionantes y con una personalidad muy enérgica y elaborada durante años.

Rare Folk es una formación de música instrumental, que tiene por bandera la creatividad y la diversión. Llevan más de 20 años mostrando sus 5 trabajos discográficos por distintos escenarios, entre ellos cabe destacar su presencia en grandes festivales como, Sai Festival (Irlanda), Ollin Kan (México) o el Etnosur, aquí en España.

Pues bien, el pasado viernes día 18 de Diciembre ofrecieron un concierto en Tomares (Sevilla). La actuación tuvo lugar en un pub Irlandés llamado “The Keepers”. Con el calor de la cerveza y el frío de la misma Irlanda, se concentraron una multitud de personas para presenciar el concierto que comenzó pasadas las 12 de la madrugada. No cabía un alfiler, pero aun así los asistentes bailaban y saltaban al ritmo que marcaba la banda de Rare Folk. Son grandes músicos y eso se sabe. No había más que observar la expectación que había cuando Marcos Munné (Guitarrista) hacía algún solo de guitarra, o Leslie Jordan (Teclado y violín) se hacía fuerte en su sensibilidad con el violín. El sonido de la flauta travesera de Rubén Díez se introducía hasta el fondo de la cabeza, produciendo un sentimiento indescriptible, pero muy cercano a la tranquilidad y desbordado de felicidad. En general, cada músico tenía su momento especial, que entre tanta fiesta se hacían silencios para verlos tocar.

Esto es lo que tiene la buena música, cuando el público entiende la finalidad de ella, se crea una sinergia entre músico-público que realmente le da un valor especial a todo.

El concierto se hizo muy corto, a pesar de que rozaron las dos horas. El público se fue con ganas de más, y esta banda promete dar guerra dentro de las Nuevas Músicas a nivel internacional.

Me despido con un dicho de Nietzsche, “La vida sin la música sería un error”.

    DEJANOS TU COMENTARIO

    Loading Facebook Comments ...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Loading Disqus Comments ...