Pop Caac: El Pimiento no pudo ser domado.

Fotografías por Marina Benítez

Seguimos con el ciclo de música POP CAAC que está haciendo más llevaderas las calurosas tardes de verano que se cuecen en Sevilla. Por si estáis perdidos, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo está acogiendo noches musicales en el patio. Un lugar único donde puedes cenar tranquilamente disfrutando de los grandes nombres que se encuentran en estas jornadas o disfrutar de una buena cerveza sentado en el césped de este jardín tan acogedor. Una idea maravillosa que aún estás a tiempo de disfrutar si te han entrado las ganas.

El pasado jueves 11 fuimos a una de las citas más esperadas; la vuelta a los escenarios de El pimiento indomable, el grupo formado en 2012 por Kiko Veneno y el uruguayo Martín Buscaglia. Después de cumplir uno de los sueños de Kiko, grabar el disco en el continente americano, haber hecho gira por América y presentarlo en España hace unos años, por fin han vuelto a nuestro país para dar tres únicos conciertos. Y allí estuvimos nosotros para disfrutarlo.

Hicieron un repaso por su corta discografía, ya que solo tienen un trabajo por el momento. Y con sus canciones aprendimos lo verdaderamente importante y que a veces se nos olvida en estos días tan ligeros: “Cuándo”. Quisimos descifrar la distancia que escondes dos cuerpos que comienzan a encontrarse y que a menudo sabe a “Sagrado, Salado”, quien ha querido lo sabe. Estuvimos dispuestos a dejarnos salvar con su tema “Nadador Salvador” y reconocimos lo que todos necesitamos en este mundo, mucho más amor con “Necesito todo tu amor”. Este tema en concreto, no solo es divertido, sino que contaron con la colaboración para escribirlo de una niña pequeña, según creo recordad de unos 5 años de edad. Además, esta canción hacía partícipe al público que recordó toda la noche el leitmotiv de la canción “qué, qué, qué”. Y no solo eso, sino que en esta canción ponen de manifiesto la gran variedad de instrumentos y composiciones musicales que tienen en todo su disco.

Especialmente destacable la canción “Don Perogrullo”, su tema más pegadizo y divertido que tuvo a todo el mundo bailando.

Como ya hemos comentado, una gran cantidad de instrumentos se convirtieron en fundamental en sus canciones, desde ukeleles hasta maracas, pasando por un servilletero para la percusión. Admirable integrar tantos sonidos tan dispares para componer un tema.

Algo que nos llamó muchísimo la atención fue el inmenso número de padres con sus hijos que asistió al concierto. Otro punto a favor de este ciclo, porque puedes venir con tus hijos, hermanos y sobrinos a disfrutar en familia, sin necesidad de buscar alguien con quien dejarlos para poder hacer algo distinto una noche. Por ello, toda la generación que vivió el gran esplendor de Kiko Veneno estuvo allí con sus pequeños para disfrutar de su nueva aventura.

El concierto ya llegaba a su fin y el público reclamó un bis, a lo que los dos artistas no se pudieron resistir y salieron a tocar un mashup de sus mejores temas para terminar de despedirse de ese público que tan bien lo pasó.

A pesar de todo, entre los coros que pedían otra canción, nos pareció escuchar a varias personas pedir “Echo de menos”, la canción más famosa de Kiko Veneno, y es que creemos que muchos de los que allí estaban esperaban escuchar las grandes glorias de este cantante. Este momento nunca llegó, pero el espectáculo que ofreció junto con Martín Buscaglia mereció la pena como para olvidar todo lo que ya sabíamos de antes y dejarnos llevar por sus nuevas andanzas.

Y sí, nos dejamos llevar, porque al fin y al cabo, “Todos somos raros.”

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...