El mejor álbum de 2016

lo-mejor_album

¿Quién se para hoy en día a escuchar un disco completo? En el mundo de “sólo un beso que no llego a mi vida” pararse a disfrutar algo parece un privilegio que no está concebido para los cafés rápidos con charlas intrascendentes. Quizás por eso todos los que hacemos 8pistas nos sentimos un poquito diferentes. Quizás no sea nada, o quizás si que es verdad que miramos de manera distinta. Quizás miramos con la mirada perdida de quien no intenta ver sino escuchar lo que pasa a su alrededor. Esa gente se hace notar cuando andamos a paso acelerado hacia cualquier sitio. Con una mirada de soslayo pensamos…”joder que suerte tienen algunos” al pasar a su lado.

Y, sin embargo, que sencillo es ser uno de ellos. La redacción de 8pistas lo recomienda encarecidamente. Escucha un disco completo. Date el gusto. No tienes que hacer nada, ni prepararte un baño caliente (que pereza), ni sentarte frente a las cristaleras de tu casa a mirar el bosque (quien tiene eso hoy en día), ni esperar a que los niños se acuesten, la televisión se apague sola, los cascos tengan pilas o que no tengas mil cosas que hacer justo para primera hora del día siguiente. El secreto está en hacerlo. Mirar a un lado y a otro del salón, disculparte, si estas acompañado, por los 40 minutos que vas a estar ausente y darle al play de tu equipo, tu móvil, tu consola, tu pc o donde sea que escuches música. Hazlo y quizás descubras que alguien puso su vida a los pies de la tuya para hacerte el camino un poquito más fácil.

2, León Benavente,  (Elena Gato)

Porque la segunda vez suele ser más difícil que la primera. Porque se ajusta como un guante ya desde la primera escucha. Porque en directo es una fiera sin domar. 2 es el segundo trabajo de León Benavente y el último de los frutos de una banda en estado de gracia. Una colección de nueve canciones que pasan como el aire de un tren que avanza imparable, devorando raíles. Sonidos a martillo con los que, en algo más de treinta minutos, la banda traza el boceto de nuestra generación extraviada. Sin isla, sin mapa y sin tesoro.

 

A Moon Shaped PoolRadiohead,  (Iván Kalifornia)

Puede que su tracklist esté salpicado de las ideas de antaño pero eso es precisamente lo que lo hace tan familiar. En una primera escucha lo aceptas tal cual, y en las sucesivas lo adoras con todos sus dobleces. Con una elevada carga emocional, Thom Yorke se despide de su pasado sirviéndose de una soberbia instrumentación en la que destacan las cuerdas conducidas por Jonny Greenwood. Sí, las cosas siguen siendo como antes; todo está en su sitio.

 

Love and Hate, Michael Kiwanuka (Dr. Charles)

Después del delicioso Home Again el regreso de Michael sólo podía significar nuevos momentos de desconexión de la realidad, momentos cargados de atmósferas evasivas, de instrumentos suaves y delicados y una voz tan personal como carismática. Sin llegar a los primeros puestos de las listas del mundo este disco ha sido la consagración de un artista, una joyita que ha sido venerada por las más prestigiosas publicaciones musicales.

 

A Little Something More from Nathaniel Rateliff & the Night Sweats, Nathaniel Rateliff & The Night Sweats (Esperanzamar)

Lo descubrí en el BluesCazorla de 2016. En un principio temí que todo se quedase en su S.O.B. de su anterior trabajo del 2015. He de admitir que su directo me dejó sin aliento desde el primero hasta el último segundo. Allí nos presentó los nuevos temas para su próximo trabajo que acaba de ver la luz este pasado Noviembre, I need never get old o “Wasting Time” desde mi humilde opinión son un “musthear”, mezcla de soul, folk, rock and pop si es que se puede mezclar todo eso y sonar bien.

 

Baladas para un Autorretrato, Diego Vasallo (Antonio Jesús Reyes)

Canciones de óxido pulcro y letras de ansia y derrotas más bellas que muchas victorias. Estas son las paradojas que nos deja uno de los grandes de la música en español. Música y palabras cuidadísimas, no aptas para almas temerosas de mirarse en el espejo interior de arriba a abajo. Decadencia y elegancia del existir envuelta en una banda sonora para noches bajo una luz tenue, para un bar a punto de cerrar… contigo dentro, claro.

 

“Archipiélago”: A Film Music Retrospective, Alberto Iglesias (Jesús Calderón)

Es uno de nuestros compositores de cine más internacionales, gracias sobre todo a la filmografía de Pedro Almodóvar y Julio Médem. Tiene en su haber diez premios Goya, y ha sido aclamado dentro y fuera de nuestras fronteras. En este completísimo recopilatorio de cinco CDs, se resumen veinticinco años de carrera, donde podemos encontrar auténticas joyas extraídas de películas como “Julieta”, “Los Amantes del Círculo Polar”, o “The Kite Runner”.

 

You Want It Darker, Leonard Cohen  (David Pérez)

Ha sido un año negro marcado por el vacío insondable de una útima despedida tras otra… Y de ese amargor que no cesa, dolor previo o premonitoria desesperanza, han surgido tres obras maestras (sí, aquí empieza mi trampa) sin las que será imposible entender la música: “You Want It Darker”, el testamento existencial de Leonard Cohen, la sobredosis de sinceridad, tristeza y belleza de “Skeleton Tree” de Nick cave y, el mejor disco del año: ★” de David Bowie. Inquietante, mágico y con una palpitante y luminosa oscuridad que se te queda pegada a la piel hasta la siguiente escucha. Arriesgó siempre más que nadie, aquí lo sigue haciendo y cantando como nunca.

 

Contra las cuerdas, Sidecars (Cristina Baquerizo)

No soy una persona de escuchar siempre la misma música, pero sí que acabo volviendo a los mismo al final, y Sidecars es uno de los grupos que siempre vuelve a mí en el momento indicado, que, normalmente, suele ser caótico. Muy yo todo.

 

Destrozares, canciones para el final de los tiempos, Robe (Marina Benítez)

Aunque con el Rey de Extremadura sobran explicaciones, este nuevo delirio nos obliga a incluirlo en la lista de mejores álbumes 2016. Dispuesto a soportar las críticas infinitas que caigan sobre él, su tormento sigue dando frutos exquisitos. Se trata de una obra maestra, musical y literalmente, que bien estarían a la altura de un nobel de literatura como el del Bob Dylan, pero a lo español. Con trazos de lo más lírico que nos recuerdan vagamente a su gran éxito con Extremoduro, La ley Innata, el Robe está evolucionando hacia su alter ego, más calmado, pero igualmente caótico.

 

The life of Pablo, Kanye West (Marta Espinosa)

Dejando a un lado las excentricidades, Kanye west es posiblemente uno de los mejores artista de nuestro tiempo. Sabe cómo crear un hit y gustar a todos, así como los temas más profundos y complejos. Es otro de esos artistas que convierte en oro lo que toca y entiende perfectamente el mundo musical en el que vive. Por lo tanto, su disco nuevo estaba claro que iba a dar de que hablar. Desde “Ultralight Beam” hasta “Saint Pablo“, son canciones que todo amante del hip hop debería escuchar y que trascenderán más allá de este 2016

 

Coloring BookChance the Rapper (Mario López)

Responsable del mejor tema del último disco de Kanye West, el rapero de Chicago ofrece un álbum lleno de color (nunca mejor dicho) y con una energía tan contagiosa como satisfactoria. De obligada escucha.

 

Revolution Radio, Green Day (Eva Bernal)

Desde American Idiot no impregnaban sus composiciones de esa frescura y fuerza con la que se dieron a conocer. Con este álbum han vuelto a recuperar el punk que dejaron atrás en sus últimos discos.

 

Blackstar, David Bowie  (Augusto Robles)

El testamento de un genio, de los primeros que se llevó este 2016. Sobran palabras, escuchen “Lazarus”.

 

Hopelessness, Anohni (Juan Antonio Gámez)

Una voz sentimental e inquietante para poner frente a nuestros ojo un realidad que olvidamos con excesiva facilidad. Compromiso de mensajes claros y directos para agitar conciencias.

 

Dos Amigos, Modelo de Respuesta Polar  (Rafa Marchena)

Un álbum que crece a cada escucha, donde se hermanan melodías y letras hasta el infinito. Para paladares refinados

 

Skeleton tree, Nick Cave & The Bad Seeds (Rafa Ordoñez)

Nick Cave nos brinda un disco angustioso y oscuro, sustentado en la trágica perdida personal vivida por el músico británico.

 

Me mata si me necesitasQuique González y los Detectives (Antonio Manuel Arispón)

Sin duda, el disco del año. Puede que el mejor de Quique González, en esta ocasión, acompañado de su espectacular banda Los Detectives.  Rock lleno de matices y detalles, violines folk y aromas norteños. Canciones que ahondan en cicatrices a la vez que reconfortan.

 

Citizen of Glass , Agnes Obel (Le Petit Patte)

Delicadeza y fuerza a partes iguales. Crítica a la excesiva exposición mediática actual que nos convierte en transparentes al resto. Otro discazo de la danesa, y ya van 3.

 

3ª Guerra Mundial, Full  (Valeria Navarro)

Es mi voz masculina favorita desde hace mucho tiempo. Todo lo que hacen me gusta, por lo tanto, no es difícil que su último álbum sea mi favorito de 2016.

 

Munay, Vanesa Martín (Irene Sánchez)

Porque en este quinto álbum de estudio es perceptible la evolución de una autora que poquito a poco ha ido subiendo puestos en la escalera de la popularidad a base de una progresiva y evidente mejora en la calidad de sus producciones. Así, en Munay podemos disfrutar de hermosas melodías que acompañan a unas letras creadas con palabras muy cotidianas pero que consiguen crear imágenes sublimes.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...