Mario Díaz en la presentación de Alamedeando 2014

4/09/2014

Fotografías por Esperanza Mar

El Teatro Alameda acogió el 4 de Septiembre el concierto de presentación del festival Alamedeando 2014 ante un aforo completo y rendido. Una ocasión perfecta para contagiarnos del ritmo de Mario Díaz y prepararnos para disfrutar de lo lindo en La Alameda los días 19, 20 y 21 de Septiembre gracias a La Matraka y el Ayuntamiento de Sevilla.

Sobre el escenario un Mario claramente feliz y entusiasmado por esta oportunidad. Agradecido ante su público. Junto a él, José Marín a la guitarra, Alejandro Benítez al bajo y Andrés Tomás Rodríguez a la batería.

La noche comienza sin apenas mediar palabra. Los nervios se hacen patentes y la mejor manera para calmarlos es siempre hacer uso de tus propias palabras, de tu poesía interior. Desnudarse ante los presentes suele funcionar para enganchar, para ir creando ambiente y textura. «Está en ti«.

Apenas dos temas sobre las tablas y ya tiene a todo el graderío tocando palmas, levantándose de sus asientos para marcarse un bailecito, y mucho más con “Tocar el cielo”.  Los temas de sus dos discos se alternan con fluidez lo que nos indica que el estilo es tremendamente reconocible. En “Hablando con mi hermana” es digno de ver a la gente contonearse en su asiento con ese flamenquito vacilón, bueno al menos los que aun aguantan sentados ya que el graderío de los laterales del teatro se va llenando por segundos.

La alegría de de este tipo se contagia no solo a través de sus letras sino en todos sus comentarios, gestos, guiños. Es uno de esos artistas que consiguen ponerte la sonrisa en los labios sin que te des cuenta y eso nos encanta.

Inténtalo” y “Pídeme perdón” nos dejan uno de esos tremendos riffs a la guitarra que se marca el maestro José Marín. En directo, el deje funkero de este tema le da un ritmillo contagioso y bailongo. Las palmas garrapateras no se hacen esperar, el acompañamiento en forma de coro de la gente viene junto a las palmas en un espontáneo «pídeme perdón» a voz en grito.

«Cuando el corazón se cala» es el primer tema que arranca unas palabras previas a Mario. Se lo dedica a toda esa gente que está ahí cuando el mundo se te cae encima, tal y como diría la propia letra «hay un remedio que no falla».

El tema perfecto para que todo el mundo en tromba se levante de sus asientos y se vaya frente al escenario. Claro que ahí no caben las 400 personas que puede haber hoy aquí. Aun así da igual si no cabemos a pie de escenario nos quedaremos en los pasillos, en las escaleras, vamos, cualquier sitio es bueno para cantar, saltar y bailar.

Un espectáculo digno de ver, esto es justo por lo que nos enamora la música, porque es capaz de sacarnos todo lo que llevamos dentro y contagiar un buen rollito como el que estamos viviendo aquí.

«Dime que lo deje» es el primer tema de la noche de su época con los Aslándticos y a él le siguen algunos más como su archiconocido «Del Sur pal Norte«.

El recurrente “como suena Sevilla” abre la veda al acompañamiento en el estribillo, aunque no hacía falta, a la gente del auditorio hoy no le hacen falta empujoncitos.

Esta pequeña sección de la historia musical de Mario termina con un estribillo cantado a capela y, por supuesto, con «Se ven venir» que nos hace botar de lo lindo.

Para el que no lo sepa Mario lleva semanas encerrado en su estudio, preparando el que será su tercer trabajo en solitario «Rock my Reggae» y nos confiesa que esta es la primera vez que se escapa a dar un concierto en mucho tiempo y que lo está gozando con todas sus ganas.

Para demostrarlo nos regala uno de los temas que se incluirán en ese próximo trabajo «Carbón, tinto y casera«. Un precioso tema que nos deja entrever que su estilo no se va a perder ni un ápice en el nuevo trabajo. La verdad que estamos deseando tenerlo ya en nuestras manos. «Igual que tu» nos devuelve a Está en ti.

Nos gusta mucho cuando los artistas son capaces de cambiar su tracklist durante un concierto. Quizás solo hayan cambiado el orden o quizás solo nos lo ha parecido pero el momento de improvisación que se han marcado los músicos sobre el escenario en la introducción de “Gloria bendita” ha sido uno de mis momentos favoritos de la noche.

Tras las consecuentes despedidas de mentirijilla para el primer bis nos regala uno de esos temas que levanta a un muerto «De momento«. Una ocasión perfecta para coger de la cintura a esa persona que está contigo esta noche y marcarte un bailecito sin miedo, sin complejos y con una risa contagiosa en la cara. Disfrutando del momento, asimilando la letra hasta que te cale en los huesos y dando gracias por poder haber estado aquí esta noche.

No paramos con «Soy un traidor” y gozamos, y reimos, y sentimos, y cantamos y bailamos como si fuera lo último que íbamos a hacer. Una despedida por todo lo alto, como bien merece un concierto de este tipo. Pero… Mario aun nos depara una sorpresa más, y vaya sorpresa. Cuando se va el grupo se quedan Jose con una guitarra y Mario sobre el escenario, se sientan en el borde y bajo la atenta mirada de ojos y móviles en «casi» completo silencio y a oscuras nos regalan en acústico y sin micro «Loco corazón«.

Un mágico momento que nos hiela el corazón y se ahoga en un “Viva la madre que te parió” sincero y sentido proveniente de dentro de todos los presentes.

No encontramos mejor manera para acabar esta preciosa noche.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...