Los mejores discos de 2015 (nacional)

Después de las tremendas recomendaciones que os hemos hecho en los discos internacionales, le llega la hora a los nacionales. Al igual que en los anteriores la diversidad de estilos es evidente, y al igual que en los anteriores nos queremos regocijar en ello ya que en esa variedad, precisamente,  está el gusto. Así que nos acercaremos a las radiofórmulas y nos alejaremos de ellas tanto como podamos, todo con la finalidad de encontrar en algún punto del camino ese estilo que a cada uno le apasiona.

Como ya hemos expresado, esto no es una lista sino una enumeración de los que, a nuestro modo de ver, son los imprescindibles de 2015. Colocados por orden alfabético de cantante o grupo. Pasen y vean que seguro que más de uno le sorprende:

Alejandro Sanz

Sirope

(Álvaro Ochoa)

Alejandro lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido rebuscar en su exitosa esencia para derramar un poco sobre este disco y añadirle la veteranía que ya acumula. En “Sirope” cuenta su vida y la tuya. La nuestra en estos años en que se ha hecho mayor (47 años) y ha vuelto a ser padre. Ya no es un joven romanticón, aunque su público si mantenga su adolescencia y devoción por él.

Bebe

Cambio de piel

(Nuria Sánchez)

En un año donde un Cambio de piel es tan necesario como revolucionario, llega Bebe y pone el broche. Trece temas que cantan al futuro bajo la sombra del pasado. Canciones que completan una obra que bien podría formar parte de la Naturaleza y la Evolución del ser humano. Cuando te hablan con sinceridad, nada puede sonar mal. La vida misma y su música de por medio como fórmula de crecimiento.

L.A.

From the city to the ocean side

(Iván Kalifornia)

No sería hasta mediados de año cuando descubriríamos que el cuarto disco de Luis Alberto Segura suena a sus viajes por el Big Sur californiano, coloreando de intimismo esa voz y ese sonido tan marca de la casa. Siendo honestos, la sombra de Dualize (2013) es tan alargada que los directos de su última gira han tenido que heredar la fuerza de aquellos temas para dotar de cohesión su puesta en escena. De cualquier modo, “Secrets Undone” es una buena muestra de por qué debe estar en esta lista.

Los Brazos

Gas

(Antonio Guerrero)

El tercer trabajo de Los Brazos, power trío de Bilbao que lleva en activo desde 2011, nos dejó vibrando. WilliamTxemi y Koki, guitarra y voz, bajo y batería respectivamente, no están en esto para renovar el panorama musical, aunque si tuvieran algo más de suerte y el rock de ascendencia sureña que practican se pusiera de moda todos saldríamos ganando. Un fantástico y poderoso muestrario de rock and roll clásico del que seguir aprendiendo.

Los News

If We Don’t Who will?

(Antonio Jesús Reyes)

Diez temas que son trallazos como la copa de un pino. Riffs adictivos, ritmo atronador de esos que salen de lo más profundo del garaje del rock de los años setenta, toques de psicodelia fina y hard rock. Con una producción cuidadísima, complemento duro de su predecesor, Automedication. Música sin postureos, pura, dura y directa. If We Don’t Who will? demuestra que se pueden recoger sonidos preteritos y darles nueva vida de manera inteligente. Y ahí no queda la cosa, ¡tienes que escuharlos (y verlos) en directo!

Xoel López

Paramales

(Elena Gato)

El cantautor gallego ha vuelto a hacerlo. Si Atlántico supuso el giro de Xoel hacia latitudes más tropicales, Paramales pone de manifiesto la rica miscelanea de influencias que componen el universo de López. Y de qué manera. En él encontramos ecos rockeros de un pasado Deluxe acompañados de pinceladas de pop vitalista y canción tradicional, incluyendo una propuesta en gallego (y sin guitarras). El resultado es un trabajo ecléctico y luminoso que abarca un variado abanico de sentimientos, lenguajes y paisajes desde los que contemplar un nuevo acierto en la carrera de Xoel y relamerse al mismo tiempo en lo mucho que aún tiene que ofrecer.

Rafael Berrio

Paradoja

(David Pérez)

Canciones que arañan por dentro, dulce veneno de experiencias que hacen que recompongamos, con sangre en las manos, el espejo roto donde nos reflejamos en cada escucha. Diez picotazos en vena que dejan resaca y ganas de más. Así es el resurgir eléctrico de Rafael Berrio, que tras “1971” y “Diarios” (dos discos sublimes en los que se asoció a Joserra Semperena y su maestría con los arreglos orquestales), vuelve con otra obra cumbre, en la que desata una tormenta de riffs y distorsiones bajo una poética loureediana que nos empapa y quema al mismo tiempo, porque si “Paradoja” es nadar, es nadar en el fuego. “Mis ayeres muertos”, “Niente mi piace”, “El animal que has sido” o “El mundo pende de un hilo”… Composiciones que están al alcance de muy pocos escritores y recuerdan (¡no nos olvidemos jamás de Berrio!) que estamos ante uno de los más vibrantes y genuinos intérpretes de nuestro tiempo.

Reincidentes

Awkan-Haciendo hablar al silencio

(Eva Bernal)

Estamos sin duda ante el trabajo más complejo y elaborado de Reincidentes de toda su carrera. Se presenta en un formato de lujo compuesto por un libro de 200 páginas en el que, junto con la colaboración de un antropólogo, los miembros de la banda reflexionan y debaten sobre los problemas de nuestro mundo. También incluye un DVD con el concierto en Buenos Aires en Mayo del 2015 y dos CDS que incluyen el audio de dicho concierto y temas extra.

VenueConnection

State of Mind

(Dr. Charles)

Yo sigo a lo mío y es que en españa también se hacen muy buenas cositas cuando hablamos de Soul. Tristemente olvidado por las principales listas y páginas de este país desde aqui quiero partir una lanza por este estilo. Grupos como Freedonia, Aurora & The Betrayers, CosmosoulMarina BBface & the BeatRoots, Anaut o Watch Out entre otros muchos demuestran la salud de hierro que posee este género en nuestro país. Hoy os traigo lo último de VenueConnection que apareció allá por septiembre y que deja el listón muy alto. Con temazos para bailar como “Feel the Groove” junto a otros lentos de esos deliciosos como “Lovely confusion” o “The Forest” hacen de este disco una escucha obligada para cualquier aficionado a la música “negra”.

Wax Dee & D.L. Blando

Glitch

(Mario López)

Esta vez tiro para lo patrio, aunque el sonido del colectivo gallego Norweside parece procedente de más allá de estos lares (y dimensiones). Wax Dee y D.L. Blando conforman un todo conceptual redondo, una base mantenida a través de su estética y la creación de atmósferas envolventes, con mención especial a su portada y los trabajados vídeos. Como ellos mismos expresan en su web: “Glitch es un error, un fallo informático; una brecha a través de la que otros elementos podrían saltarse las reglas establecidas”. De descarga gratuita y en formato Digipack por tan sólo 5 euros.

Zahara

Santa

(Marta Espinosa)

Tras su último disco, Zahara se renueva con sonidos más ochenteros y letras más llevaderas, apartando un poco la tristeza, aunque sin prescindir de ella. La propia cantante lo ha calificado como el mejor de su carrera, sin duda representa la esencia de su música.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Disqus Comments ...