Los hermanos Lehman compraron Sevilla

Todo empieza con un inmigrante judío de Alemania que llega a EE.UU para conquistar el sueño americano, con un objetivo entre ceja y ceja, el dinero.

En tres horas y tres actos, se desarrolla la vida de tres generaciones de la familia Lehman, en una obra musical, basada en la técnica del narrador mimador, por lo que todo ocurre a un ritmo vertiginoso y donde el ritmo debe es la clave que todo lo amasa.

Los actores están a un muy alto nivel interpretativo, llegando a aparecer ante nuestros ojos más de 120 personajes sin que en ningún momento tengamos la sensación de ser artificiales. Además cantan y tocan infinidad de instrumentos musicales que nos llevan a la época en la que en EE.UU era posible el sueño de hacer dinero.

Y toda esta historia la construye Sergio Peris Mencheta con una maquinaria teatral perfecta, llena de ritmo, música, una excelente puesta en escena y actores polifacéticos, que consiguen hacer disfrutar al espectador, con un primer acto impecable y dos actos de muy alto nivel.

Y para los Lehman ese sueño empezó siendo una tienda de textiles, pero gracias a la sutil e incisiva mirada de uno de los tres hermanos Lehman, ese seño acabó llamándose algodón, ya que fue este el material que hizo a los Lehman Brothers una de las familias más poderosas de Alabama.

Un gran empresario, sabe ver oportunidades donde otros ven tragedia, y así siguió el auge de la familia Lehman, y ante la desgracia de la guerra de Secesión que asoló el país, entre los estados partidarios de la esclavitud y los estados secesionistas. Los famosos hermanos vieron una oportunidad en la reconstrucción y para eso construyeron el que hasta hace poco ha sido uno de los bancos más poderosos del mundo.

Pero hacer dinero ante la tragedia no siempre es un ejercicio de oportunidad, si sigues jugando a este peligroso juego, empiezas a ver en cada guerra una oportunidad en un país que durante el siglo XX ha sido el que más guerras ha provocado, corres el peligro de convertirte en una empresa de guerra para hacer dinero.

Fundadores de la bolsa de Wall Street, el negocio de los valores bursátiles fue visto como la nueva forma de hacer dinero por el último de los Lehman, y las luchas entre los descendientes, lúcidos empresarios siempre estuvieron a la orden del día.

Con la muerte del último de los empresarios llegan los “hombres de negocios” a hacerse con el control de la megaempresa, y con ellos los últimos acontecimientos, al cobijo de las hipotecas basura y del dinero ficticio que llevo a una crisis al país más poderoso del mundo y con ella  a todo el planeta.

Esto ha sido hecho teatro por Peris Mencheta con originalidad, con talento interpretativo, el diseño de luces de Luis Gómez Cornejo y la dirección musical de Litus Ruiz.

Tenemos la suerte de tener en Sevilla uno de los teatros con mayor calidad del país, así que no lo pienses más, ven al teatro, aunque todo hay que decirlo, el Central goza de buena salud y es difícil ver butacas vacías en cada una de sus obras.

DEJANOS TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...